La alienante historia de Venezuela

(Dedicado al profesorado de Historia Americovenezolana)

Desde nuestro laboratorio sadelasiano nos preocupa el efecto psicológico de irreversible secuela operado en la mentalidad de nuestros imberbes escolariegos y liceístas, provocado por las formas y contenido de la enseñanza de la HISTORIA, de VENEZUELA y los demás países americanos.

Nos referimos a que dicha Historia nos pinta o describe a unos ancestros sometidos, primitivos, enguayucados, famélicos, celestinos, y pare de contar cualidades literarias y negativas caracterizantes de los habitantes precolombinos, mientras que al *descubridor* e invasor europeo nos lo pintan y caracterízanlo por su avanzada (?) civilización, su adelanto tecnológico de marras, su gobernación, su onerosa y sofisticada vestimenta, sus caballos y lanzas, y , apoyado en la Historia Universal complementaria y no menos alienante para nuestros jóvenes, son perfilados como una gente superior, constructora de bellas esculturas, de coloridas pinturas y arquitecturas de lo más impresionantes para los desorbitados ojos de esos ingenuos y aprendices chamos y escolariegos en general.

De resultas, cuando esos aprendices de Historia Patria y Universal llegan a su adultez, entonces con elevado rango de probabilidad devienen en gente subliminal y alienada y servilmente respetuosa de cuanto extranjero europeo caiga por estas tierras, ya que efectivamente solemos desear vehementemente viajar a Europa y Norteamérica, conocerlos de cerca al precio y sacrifico de nuestros dólares turísticos, y tendemos ciegamente a admirar hasta el cachifaje norteamericano, puesto que basta que llegue aquí un barrendero yanqui, italiano, español, portugués, francés, teutón u oriental... para sobrentender subconsciente y sublñiminalmente que se trata de los descendientes de aquel *civilizador*, descubridor y conquistador, de largas espadas y que tanta descarga genética mezclaron con nuestras vírgenes de marras, mientras que solemos menospreciar y dudar de hasta el más talentoso y civilizado de nuestros connacionales y compatriotas.

Corolario: La Historia Patria americana debe comenzar su primer capítulo con la divulgación de la homogeneidad de las fases y etapas civilizatorias por las que ha pasado todo grupo étnico de todos los continentes terrestres, si no, del Universo mismo. Enseñar enfáticamente que los europeos también fueron cavernícolas, que anduvieron sus buenos milenios semidesnudos y hasta como Dios los echó al mundo; que también fueron tribales como lo fueron y confiesan israelitas bíblicos, etc., etc. En fin, que debe enseñárseles que allá, en esa Europa también hubo analfabetos como arroz.

Tenemos que pintar otro cuadro y reperfilar a nuestros antepasados con una neohistoria que nos impida seguir pensando como sirvientes, y abandonemos y quebremos la falsa idea de que los extranjeros son lo mejor del mundo.

OBSERVACIÓN IMPORTANTE: No nos mueve ninguna inclinación xenofóbica: sólo sugerimos dejar de subestimarnos y de dar inmerecida sobrestima a terceros.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2640 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas