¿De donde sale Globovisión?

Antes existía la muy acentuada costumbre que las personas que iban al gobierno llegaban con la mentalidad de robar y se valían de mil y una argucia para ello, y entonces con ese dinero robado montaban sus empresas o hacían otras inversiones. Si el gobierno actual hiciera una somera investigación, descubriría como algunos funcionarios del puntofijismo ingresaban a la administración pública limpios de solemnidad y pasaban a percibir una modesta remuneración, sin embargo a los pocos años, o antes, se transformaban en multimillonarios y se metían en cualquier clase de negocio, muchos de aquellos funcionarios limpios de solemnidad, hace unos 15 o más años, son ahora importantes personajes. En el Puntofijismo se utilizó mucho aquello de: COMPAÑERO NO IMPORTA EL SUELDO, LO IMPORTANTE ES QUE ME PONGA DONDE ALLA. Fue de esta manera que Globovisión salió al aire en el último gobierno del Pacto de Punto Fijo, con capital, equipos técnicos y mobiliarios robados a la nación; razón por la cual este canal debe ser incautado para devolverlo al pueblo igual como se ha realizado con las tierras mal habidas.

Los dueños de medios de comunicación fueron creando en Venezuela un horrible monstruo y ese monstruo no respeta ningún otro derecho humano que no sea el derecho y abuso a la libre expresión del pensamiento. Los dueños de medios y periodistas irresponsables por defender ese derecho irrespetan el derecho a la vida, pues por la difusión de las calumnias, odios y sus propios intereses económicos provocan guerras en cualquier parte del mundo y consecuentemente estimulan muertes de civiles y militares. En cierta forma los comunicadores antisociales son los autores intelectuales de muchos delitos a la propiedad, heridos y muertos. Ellos perturban tan profundamente la tranquilidad y la paz de muchas personas, por las angustias que causan, que hacen se contraigan enfermedades psicológicas de tal gravedad que al final matan a centenares. Y hacen subvertir el orden e incumplir las leyes dentro de un país, pues incitan a las rebeliones en la población, estimulando el vandalismo y muertes. La saña con que actúan los que manejan los medios de difusión tienen que ser minimizada, y para conseguir esto solo lo que hay es aplicar las leyes, y no faltando al juramento de: CUMPLIR Y HACER SE CUMPLAN LAS LEYES DE LA REPÚBLICA.

En Venezuela el presidente Hugo Chávez no conoció el odio y nunca se dejo llevar por la irracionalidad, pero de eso se aprovecharon sus enemigos y lo atacaron de una manera bestial y terrorífica en la llamada GUERRA DE IV GENERACIÓN. Se a dicho que a Chávez siempre le preocupó la constante insidia, odio y violencia que emanaba del canal de televisión Globovisión, él se daba cuenta de que el veneno que salía de boca de sus serpientes parlantes dañaba la salud emocional de su pueblo. El odio y la violencia inducida por Globovisión penetran el conciente y el inconsciente del pueblo venezolano y poco a poco enferma su mente y cuerpo. Chávez aguantó todo ese martirio y tenía que decir públicamente que no le importaba para nada lo que dijeran de él, tratando de inculcar al pueblo fortaleza frente a esos ataques enfermizos emanado de Globovisión. Algunos delincuentes dueños de medios de difusión y muchos periodistas han hecho creer y han impuesto en la mente de la gente que el derecho de la libre expresión del pensamiento está por encima de cualquier otro derecho del hombre y es así como ellos cometen fechorías y después argumentan que a él no se le puede tocar porque eso es ir contra la libre expresión del pensamiento, o libertad de prensa; apareciendo de inmediato la solidaridad automática de sus patrones y colegas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1632 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a167348.htmlCd0NV CAC = Y co = US