Entre tanto

¿Llegó la hora de botar a los alcaldes o de votar por los alcaldes?

En la decadente estructura del Estado burgués, impuesto desde la época del dominio europeo y vigente aún en la Venezuela revolucionaria que construye progresivamente su sociedad socialista, pervive el ayuntamiento o alcaldía, como forma de gobierno local que no ha conseguido evolucionar hacia una participación más directa de los munícipes en las decisiones de su gobierno.

Cuando uno piensa en la organización social de nuevo tipo, debe tener presente las reflexiones del Comandante Supremo de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, quien al proponer la reforma constitucional el 17 de agosto de 2007, habló de la nueva geometría del poder e hizo hincapié en que “los territorios federales se mantienen y los municipio federales forman parte de la nueva figura”, pero sin descartar una revisión profunda, conceptual, cultural, de la geografía y de las estructuras de gobiernos.

Decía el Comandante Chávez en sus explicaciones primarias que la “ley podrá disponer la creación de territorios federales en determinadas áreas de los estados, cuya vigencia queda supeditada a la realización de un referendo aprobatorio en la entidad respectiva. Por ley especial podrá darse a un territorio federal la categoría de Estado, asignándosele la totalidad o una parte de la superficie del territorio respectivo”.

Aunque el oposicionismo rancio seguro salte de nuevo a la palestra argumentando que esa reforma no fue aprobada, lo cierto es que en el espíritu de la Revolución Bolivariana, sigue estando vigente una propuesta radical que, entre otras cosas, dé paso al fortalecimiento de formas de gobierno más cercanas al poder popular y a su ejercicio directo, a través de las comunas.

Es algo que el pueblo revolucionario organizado y organizando desde las bases sus comunas, acompañado por las vanguardias de este proceso, su dirección político-militar y los partidos como el Psuv y el PCV, entre otros, se proponga estudiar y debatir en profundidad sobre este tema.

El asunto es que, hasta el presente, pese a todos los esfuerzos por hacer de las alcaldías verdaderos espacios para el ejercicio del poder popular, ello no se ha conseguido. Esas estructuras continúan siendo territorios de privilegios, de elitización, de aislamiento de las bases. Y pese, a los múltiples esfuerzos que se han hecho y se hacen para contribuir a que eso deje de ser así, los cierto es que muy poco se ha avanzado.

Es por eso que en el provocador titular de esta nota de opinión, me pregunto si es la hora de botar a los alcaldes o de seguir votando por ellos. Es un planteamiento que creo debe hacerse con urgencia. No hablo de violentar las estructuras constitucionales, sino de reflexionar y avanzar, mientras se ofrece un acompañamiento político más firme al florecimiento cierto de las comunas, como estructura de organización política y cultural de la sociedad que queremos, la sociedad de la participación y no de la representación.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1570 veces.



Iván Padilla Bravo

Director del semanario cultural "Todos Adentro", medio adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Cultura. http://www.mincultura.gob.ve/

 ivanpadillabravo@gmail.com      @IvanPadillaB

Visite el perfil de Iván Padilla Bravo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a166798.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO