Un Poder Popular cuyo comportamiento garantice la eficiencia de las inversiones sociales

Todos seres humanos, que por una u otra razón considera que una gran extensión de tierra al que llama Patria, les pertenezcan y con ella los recursos. La dificultad de una distribución equitativa, ha permitido que surjan diferentes formas de gobiernos y con ellos de políticas. La diversidad de culturas ha permitido en muchos casos, que el grupo más fuerte impongan los intereses a los menos débiles. Con el tiempo, los pueblos se han incrementados y el proceso de masificación, son orientados para formar una fuerza política que opta por favorecer a los seguidores. En algunos casos, la alternabilidad ha sido una solución y en otros afloran las diferencias creándose situaciones imprevisibles. Donde la política, ha sido la herramienta más efectiva, para conciliar diferencias.

Al implementarse una política, se crean comportamientos de diferentes niveles comunes y de diferencias. Si los comportamientos comunes permiten que la organización que detenta el poder, tenga el Poder Político en ciertos modos, se sienten seguros. Sin embargo, cuando es lo contrario, se debe generar el interés de estudiar las políticas concienzudamente, antes de implementarlas. Sin embargo, con solo el Poder Político, no se puede mantener un Gobierno. Es necesario ostentar el poder económico y para eso es necesario desarrollar proyectos sociales, para sustentarse, desarrollando beneficios para el pueblo.

Si no fuera por lo disimiles del comportamiento humano, la formula sería muy sencilla. Para muchos expertos en la materia, la complejidad del comportamiento humano, se atribuye a razonamientos y no producto de la dinámica física. La falta de conocimientos del principio ontológico del razonamiento, para algunos científicos no la incluyen como parte de la ciencia natural. Sin embargo, existen razonamientos que coinciden con los pensamientos creados por la Mente; que es “Lo que aparece” y que se puede inferir que tiene similitud ontológica con la naturaleza. Y sin embargo, existen quienes se oponen, a las aproximaciones empíricas, de demanda, que el método científico no explica y ni con aproximaciones; un comportamiento del pueblo que se aproximen a los que ellos piensa que puedan obtener.

A la luz del comportamiento humano, el político científico debe de analizar concienzudamente ¿Cómo ver el Mundo: Individualmente o colectivamente? Identificando las habilidades individuales que le permita identificar la empatía, sentimientos o pensamientos, que permita la formación Sujetiva, que deben ser estudiados. Al implementarse una política, la repuesta a la interpretación del comportamiento del pueblo, no es una explicación científica en sentido general. Las interpretaciones se concentran, en las expresiones en sentido específicos verbales, símbolos, acciones físicas realizadas, muy diferentes con el propósito de probar una hipótesis.

Esto lleva a inferir sobre algunas objeciones en la aplicación de la ciencia en el estudio del comportamiento humano, es como ir más allá para configurar un conocimiento científico. Los objetos que los científicos estudian, tienen una tendencia independiente y es difícil que tenga un alto nivel de objetividad, al considerar los intereses y el estado emocional. Sin embargo desde 1970, se viene desarrollando una alternativa, con perspectivas de uso en la ciencia política, que poca a poca se va estructurando como una construcción social, llamado Constructivismo. Tiene como soporte, la demanda que los humanos hacen, en base a: percepciones, recordatorios y creencias. Básicamente, en la cultura humana y en los acontecimientos históricos y en hechos pragmáticos, que las personas a menudos piensan que son hechos puros y no que son condicionados por las costumbres consuetudinarias.

En los actuales momento, el Constructivismos está cumpliendo un excelente rol a nivel internacional, haciendo énfasis en la no miscibilidad con la anarquía. Donde el principio de seguridad se basa en el Poder Político, mediante un Poder Popular eficiente con conocimiento de integralidad. Apropiándose de una gran variedad de conocimientos específicos, conformando una idea de objetivo epistemológico o para alcanzar teorías. Tales conceptos específicos sin la profundidad epistemológica natural y ni la profundidad filosófica, pero con la intencionalidad de ir más allá para alcanzar los objetivos de la Ciencia Política. Aunque los estudios que hacen los científicos son controversiales en muchos casos ampliamente aceptados y soportan políticas y comportamientos de ciertas índoles. Es menester desarrollar nuevos paradigmas, que permita desarrollar investigaciones en búsquedas de la sabiduría de los pueblos, para resolver los problemas sociales. De gran significancia para la investigación, para estudiar el comportamiento del ser humano con profundidad ontológica y epistemológica, frente al desarrollo social que redunde en beneficios el pueblo, como un gobierno con eficiencia.



Ing.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1253 veces.



Basilio Lezama


Visite el perfil de Basilio Lezama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: