Pedagogía socioeconómica

El futuro de la economía venezolana (V)

El Plan agrícola


Este instrumento que, en materia de cooperación internacional, impulsó el presidente Hugo Chávez con China, y que ahora continúa el presidente Nicolás Maduro, es parte del esfuerzo del Gobierno Bolivariano en su búsqueda de una verdadera plataforma agrícola y agroindustrial sustentable, que pueda superar los problemas estructurales de la producción de alimentos en nuestro país. Uno de esos centros “pilotos” donde se adelanta el “plan agrícola” es la Comuna Agroindustrial Valles del Tuy, en el estado Miranda, visitado en labores de supervisión, el 15/05/2013, por el ministro Elías Jaua, en compañía de los vicepresidentes, Sr. Li Yuanchao y Jorge Arreaza, de China y Venezuela, respectivamente, y por varios altos funcionarios de ambos países. Estos lazos de cooperación entre la nación asiática y nuestro país, que incluye este sector, alcanza ya una cifra superior a dos mil quinientos millones de dólares para desarrollar los sistemas de riego, instalación y construcción de plantas agroindustriales, entre otros interesantes proyectos que beneficia este tipo de desarrollo, a través de la transferencia de tecnología del gigante asiático para Venezuela. Como la Comuna Agroindustrial Valles del Tuy coexisten varios centenares en el país, cuya maduración la veremos en pocos años.


La política agrícola es apenas una de las tantas que actualmente se desarrollan en nuestro país, entre las cuales se cuentan acuerdos con las repúblicas de: Argentina, Uruguay, Brasil, Nicaragua, Rusia, Bielorusia e Irán que, a la vuelta de pocos años, no dudamos transformarán el campo venezolano en un verdadero emporio productivo. Esos dos mil quinientos millones de dólares constituyen apenas una porción de las inmensas inversiones que, en los últimos diez años, se han aplicado para solucionar la deuda agrícola contraída con nuestro pueblo. Eso lo saben los dirigentes de la oposición; de allí el interés por derrocar este Gobierno antes de que fructifique este inmensurable esfuerzo.


No es sólo el de la producción de alimentos el reto que tenemos que asumir. Desde hace más de setenta y cinco años se ha operado en Venezuela un estrangulamiento de nuestras fuerzas productivas, cuando en 1938 se establece en nuestro país el consorcio internacional Indulac, producto de la asociación de las grandes transnacionales Nestlé y Golden, cuyo enclave constituyó el principio del fin de la incipiente capacidad empresarial productiva existente para ese entonces en el campo venezolano.


A partir de entonces se agudizó el éxodo campesino; privados de escuelas, centros de salud, caminos de penetración para sacar sus productos al mercado; agobiados por trabajos miserables, plagados de enfermedades de toda naturaleza y origen, nuestros productores agrícolas abandonaron el campo y se vinieron a engrosar los cinturones de miseria de las ciudades, donde -al menos- tendrían la oportunidad de que gozan las clases menesterosas. En ese trayecto histórico se perdió la vocación agrícola del campesino venezolano y la explotación de la tierra, donde privaba una relación de producción de carácter precapitalista, rayana en la semiesclavitud, fue desapareciendo lentamente mientras se imponía el capitalismo rentista con base en los ingresos petroleros.


Los pocos empresarios, que con un capitalismo precario explotaban la tierra con nula tecnología y una improductividad de desespero, comenzaron a ver en la “economía de puertos” la oportunidad de enriquecerse de manera rápida y sin mayores riesgos, lo que contribuyó con la desaparición definitiva del espíritu emprendedor de nuestros hombres del medio rural, convirtiéndose, en pocos años, en verdaderos “gorrones” de la renta petrolera.


Ya en la década de 1970, los ”emprendedores” venezolanos, del campo y de la ciudad, pasaron a convertirse en “empresarios parásitos” del Estado venezolano y a vivir definitivamente de la renta petrolera.


En próxima entrega revisaremos la estructura socioeconómica de la sociedad venezolana.

*Miembro de Número de la Academia de Ciencias Económicas del Estado Zulia



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1684 veces.



César Eulogio Prieto Oberto

Profesor. Economista. Miembro de Número de la Academia de Ciencias Económicas del Estado Zulia. Candidato a Dr. en Ciencia Política.

 cepo39@gmail.com

Visite el perfil de César Eulogio Prieto Oberto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a166256.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO