Licencia para acentuar la crisis económica global

Estados Unidos y Europa no quieren perder el poder político alcanzado por los imperialismos en el siglo XIX, la más grande conquista colonialista en la historia de la humanidad, el reparto económico ya no lo pueden sostener la Unión Europea ni Washington, no solo por la crisis que atraviesan sino porque entraron en escena los BRICS con China e India a la cabeza como los países más representativos de un grupo de naciones que superan los 20 conocidos como el G20. Economías emergentes que frenan de alguna manera la inversión de los monopolios del capital en muchas regiones del mundo como América Latina y Asia.

En la práctica, el proyecto del euro significa conceder libertad al capital alemán, como el país más fuerte de Europa, para invadir con el Banco Central Europeo (BCE), FMI, la soberanía económica de otros países arruinando sus pequeñas empresas no solo por la falta de créditos y baja demanda de los productos sino por la austeridad a la que se ven sometidos los pueblos por la rebaja de salarios y por el desempleo.

Los países de la zona euro en crisis están sometidos a auditorias mensuales para otorgarles los créditos que les permitirán a los gobiernos cumplir los compromisos fiscales previo los recortes sociales y el congelamiento del dinero en los bancos, esta política no hace más que suscitar profundas contradicciones entre los gobiernos europeos.

Los economistas dicen “cuando una economía está estancada se la puede reactivar con política monetaria (bajar tasas) política fiscal (gastar más) o reformas estructurales (volver más eficiente la economía)” las economías desarrolladas agotaron la opción fiscal y no aprueban para ellos la austeridad por el costo político que eso representa motivo por el cual lo practican con los países que requieren salvataje, así, solo les queda poner a trabajar las imprentas del estado.

Hay una dicotomía entre los gobiernos que no tienen efectivo y una parte de la población que dispone de algunas reservas, aun así, el sector privado no quiso evitar que sus gobiernos acumularan enormes deudas porque prefirieron sacar el dinero del país para depositarlos en bancos estadounidenses que todavía gozan de seguridad financiera o en cuentas Off Shore de los paraísos fiscales por un monto superior a los 20 billones de dólares, cantidad requerida para que Europa pueda salir de la crisis en corto plazo.

Según la (ICIJ) Coalición Internacional de Periodistas Independientes, ONG con sede en Washington investigo por dos años 170 países que suman 120.000 empresas y 130.000 personajes la mayoría de ellos de países europeos Alemania, Inglaterra, Francia, los que llevan el control de la zona euro pero que prefieren tener esos 20 billones de dólares en paraísos fiscales.

En el 2012 la economía global produjo 75 trillones de dólares, 45 corresponden a las economías consolidadas, 27 a los países emergentes y 3 trillones a los países subdesarrollados o más pobres. Hasta la década de los 80 la representatividad de las economías emergentes no superaba el 18% hoy tienen un peso del 37%, en 30 años de trabajo supera a la Comunidad Europea y sostienen su crecimiento a pesar de la declinación en el desarrollo de estos últimos 2 años.

El crecimiento económico de los países con economías emergentes es superior en 4 veces l de las economías desarrolladas que atraviesan por una crisis la más larga de su historia. Los 27 trillones producido por las economías emergentes es gracias a China e India que han mantenido su crecimiento al doble de lo registrado por América Latina en los últimos 6 años lo que les permite acumular una ventaja política decisoria para los acuerdos internacionales que cosen al mundo.

La FED logro aglutinar a los bancos centrales de Europa, Japón, Inglaterra, Suiza, cuyo interés continúa al 1% o menos como la última regulación del banco central de Japón. Desde el 2008 los bancos centrales bajaron las tasas de interés del 4 al 1% para que los bancos privados accedan a préstamos con bajo interés, pero lo que no trasciende mucho es, que esos préstamos son a corto plazo.

Para bajar las tasas a mediano y largo plazo los bancos centrales compran bonos de toda índole para emitir dinero, mas circulante ayuda al consumo, a la inversión empresarial y ciudadana, esas tasas bajas benefician una economía, pero, son un gran problema si las personas y empresas que adquirieron esos créditos a bajo interés no puedan cancelar esas deudas cuando las tasas suban que sumado el corto plazo, los bancos privados no entregan prestamos con facilidad, la gente no accede a esos dineros por temor, en otras palabras, el propósito de los bancos centrales al mantener las tasas de interés bajísimas para la banca local no se cumple porque estos no asumen los riesgos.

Prefieren tener amortizado esos dineros jugando con sus deudas o realizando préstamos vinculados a empresas y compañías fantasmas o utilizando financistas intermediarios en los diferentes mercados como en los países emergentes con materias primas, minerales, petróleo, alimentos, armas, cuyos precios son producto de la especulación.

Hay una serie de bancos e inversionistas que andan por las sombras con capitales especulativos de menos de 4 billones alineados con la FED y otros bancos centrales que profundizan la crisis del capitalismo y del imperialismo. Es una evidente falta de capacidad para resolver las contradicciones del imperialismo con la OTAN, organización que ahora lleva el peso del cambio del método de las guerras en Libia y Siria, que se desplazan al interior del nuevo pacto formado por Obama, para repartirse por regiones el mundo según el capital y según la fuerza disponible, acarrea indefectiblemente una agravación de la crisis.



rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1418 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: