Todo se encarece y desaparece por arte de magia

Ahora si entendí lo que es “la mano invisible del mercado”

Quiero pedir disculpa a las personas que me han enviado mensajes a mi correo, extrañando que no estuviera escribiendo durante desde hace casi dos meses en nuestra queridas paginas www.ensartaos.com.ve y www.aporrea.org . El motivo es que he estado bastante quebrantado de salud, pero ya me estoy recuperando.

Cuando estudie Economía Política en la ULA y me topé con las teorías del filósofo y economista escocés Adam Smith y su famosa teoría sobre “Las riquezas de las Naciones”, no entendí como la Ciencia Positivista, podía admitir la existencia de una “mano invisible” que regularizara la oferta y demanda de los bienes que producía la sociedad para satisfacer sus necesidades. Algo tan concreto como la producción de mercancías no podría depender de un ente etéreo, invisible, inodoro e incoloro para llegar a los mercados de consumo. Para pasar la materia había que aceptar la teoría de Smith o te raspaban, pues sus teorías estaban basadas en leyes inmutables que predicaban todos los economistas famosos del mundo occidental capitalista.

Viendo como funciona la economía venezolana, en tiempos electorales, es que por fin he logrado entender la forma como actúa esa “mano invisible” que produce la escasez y el encarecimiento de las mercancías y servicios que son necesarios para la sobrevivencia de los sectores más pobres de la población venezolana, veamos los hechos:

1.- “La mano invisible” sabe que “amor con hambre no dura y si dura no perdura”. Con esta sabiduría ancestral origina las estrategias de escasez y encarecimiento de los alimentos básicos, elementales y necesarios a fin de lograr que la población vulnerable dirija su frustración contra el responsable causante de sus desgracias y carencias.

2.-“La mano invisible” sabe también que, cuando un pueblo ha sido manipulado eficientemente por los medios de comunicación, no está en capacidad de distinguir quien es realmente su enemigo histórico y va a embestir contra el que cree es el causante de sus desdichas. En el caso venezolano, los medios han creado la matriz de opinión que es el gobierno revolucionario quien ha impedido que crezca la producción y quien no permite el desarrollo de la economía productiva por sus ataques a la empresa privada y por lo tanto es el responsable de la carestía y escasez de los alimentos y servicios.

3.-Como “la mano invisible” no tiene rostro, nombre ni es ubicable en el tiempo ni en el espacio, es muy difícil que el pueblo pueda localizarla para cobrarle algo, en cambio las instituciones del gobierno si son localizables y tienen nombre y apellido: Indepabis, Mercal, Pdval, Mercados Bicentenarios, Etc. Etc.

Con las premisas anteriores es como han planificado sus estrategias los sesudos economistas del capitalismo venezolano, orientado por sus amos del norte. Para ellos El Caracazo del 27 y 28 de Febrero del 1989 no existió. Ahora y con “el fracaso” del gobierno chavista y de su candidato Nicolás Maduro, el pueblo se desquitará y canalizará su arrechera votando por Capriles Radonski. Con el triunfo de su candidato la empresa privada volverá a producir todas las mercancías y la escasez desaparecerá pues “la mano invisible” atiborrará los estantes de los supermercados y todos los productos que habían desaparecido aparecerán y las ofertas de 2x1 y los descuentos del 60% serán normales en todas las tiendas del país.

Los héroes que harán posible este milagro de abundancia ahora si tendrán nombre y apellido: Empresas Mendoza, Consecomercio, Fedecamaras, Banca, Fedenagas, Fedeagro, Molinos Nacionales, Inversiones extranjeras, Empresas Multinacionales, FMI-BM. Por fin se sabrá quienes eran los que manejaban “la mano invisible del mercado” Habrá tantas mercancías que el 20% de la población venezolana no podrá consumirla y habrá que exportarla al norte para paliar el hambre que allí se ha generado. Mientras tanto nuestros pobres volverán al estado inicial de pasar sus ojos por los estantes llenos de mercancías sin poder adquirirlas, pues tendrán los bolsillos y estómagos vacíos como en los tiempos de la IV República.

Juanveroes64@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5695 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: