Pat Robertson... después del daño

Hay un dicho que reza "una mentira dicha mil veces se convierte en verdad". Este ha sido el caso de miles de mentiras que han sido inventadas por distintas personas, sin embargo, lo importante de esto es el alcance que pueda tener, las personas a las llegue el mensaje y la relación que guarde la mentira con cierta organización, persona, empresa, grupo político, entre otros.

Si a Fulano de tal, hombre promedio que vive en una modesta casa, que tiene una familia y un empleo determinado, lo acusan de algo en su comunidad o en el medio social en el que se desenvuelve, este buscará los mecanismos para aclarar su verdad, o sencillamente lo dejará pasar, ya que está conciente de que las personas que lo conocen no creerán las incoherencias de aquellos que intentan destruir su reputación.

Si en cambio la mentira que se entabló en relación a este mismo hombre poco conocido, es contada por medios de comunicación que masifican los mensajes y llegan cada día a un mayor número de personas, tenga por seguro que este ilustre desconocido verá pisoteada su integridad y reputación, y que muchos jamás olvidarán las calumnias.

Este es el poder que tienen los medios de comunicación en las personas, lanzan un mensaje y aun si ese mensaje no es cierto y se comprueba jurídicamente que fue una mentira o un invento del medio, sigue siendo una verdad para muchos. Es entonces cuando el daño está hecho.

Desde la aparición de medios como la radio y la televisión, el común de los habitantes del mundo entero dan por sentado que lo que estos medios difunden son realidades, son verdades absolutas que luego, aunque otros (ciudadanos comunes, elites, organizaciones, etc.) intenten desmentir, generalmente el público no las validará, dándole el mayor peso a las primeras. Es entonces cuando los medios dominan y crean daños irreparables.

Llevando esto a la realidad, encontramos miles de casos que han sacudido la vida de muchas personas, matrices generadas para el desprestigio de procesos, movimientos, grupos, países, etc. Uno muy cercano se puede ver claramente con la actual guerra que mantiene Estados Unidos contra Irak, otro que toca directamente a nuestro país es el atentado que el “coloso del norte” está enfilando, desde hace un tiempo, contra la soberanía de los venezolanos, adelantando abiertas amenazas de magnicidio hacia el Presidente Hugo Chávez, difundidas éstas a través de los medios de comunicación de ese país sin ninguna sanción. Tomando en cuenta que la FCC es tan estricta en el control a los medios de comunicación para que no trasmitan mensajes “incorrectos” que promuevan actuaciones que inciten a la violencia, y considerando que tras los ataques de las torres gemelas en el 2001, EEUU ha aplicado políticas antiterrorista hasta en los medios impresos, ¿cómo es siquiera concebible escuchar una declaración de un tele evangelista invitando al gobierno estadounidense (con el que tiene grandes vínculos económicos, personales y partidistas) a matar al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela?

El responsable de estas declaraciones Pat Robertson, es un conocido y prestigioso tele evangelista estadounidense que tiene la posibilidad a través de su prédica de llegar a millones de personas creyentes, no solo en EEUU sino en el mundo entero. Además de su programa de televisión ha sacado varios libros y cuenta con la admiración y respeto de estás personas que lo siguen.

Entonces me pregunto ¿cuál es el trasfondo de estas declaraciones?, ¿será que se necesitaba a alguien que gozara de mucho respeto ante la opinión pública estadounidense para intentar hacer creer que la mejor solución era la salida de Chávez a través de un magnicidio?, ¿es acaso esto un anuncio de alguna próxima acción que asumirá EEUU contra nuestra soberanía?...

¿Esto no es terrorismo?...

¿Qué acciones asumirá la FCC?...

¿Qué hará Mister Bush al respecto?...

¿Suspenderán el programa del señor Pat Robertson?...

El daño ya está hecho, pero después del daño y más allá del imperialismo y la dominación impuesta por los medios de comunicación está la soberanía y la dignidad del pueblo Venezolano, de los pueblos Latinoamericanos y Caribeños, y del mundo entero para responderle: Después de tantos años de daño y mentiras, a pesar de la fuerza que continúan enarbolando los medios de comunicación, estamos nosotros, una gran verdad que está despertando y que nunca más permanecerá dormida.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1918 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter