¿Cuánto pagan por sus 4x4?...ese es problema de ellos, Nicolás

Camarada Nicolás, deje que la burguesía resuelva sus problemas entre ellos. Deje que ese peo de los carros caros y que las estafas de la que sistemáticamente es víctima la clase media la resuelvan entre ellos mismos.

Ocúpese Ud., de: viviendas dignas para el pueblo (MGVV), salud (Barrio Adentro y fortalecimiento de hospitales); seguridad alimentaria (Mercal, PDVAL y fortalecimiento de producción agrícola nacional); educación de calidad para el pueblo (escuelas y liceos bolivarianos); seguridad social para los hombres y mujeres de tercera edad excluidos por el capitalismo (Misión Amor Mayor). Recuerde que las Misiones le abrieron una ventana al Comandante Chávez, siga en esa misma senda.

Aquí la clase media es enemiga de nuestra revolución, no porque la revolución sea enemiga de ella, sino que por razones ideológicas los valores que ésta clase profesa la distancian de los objetivos de la Revolución.

La Revolución Bolivariana procura: igualdad, un reparto equitativo y justo de la renta petrolera, la soberanía, la independencia, el progreso de Venezuela como pueblo y como nación, así tal cual como magistralmente lo plasmó Pereira en el Preámbulo de la Constitución.

La clase media: no desea que otros, la gran mayoría del pueblo, pueda acceder a condiciones de vida digna, principalmente porque parten de la premisa (falaz) de que ello supone que su condición de vida desmejoraría; considera esta clase que más importante que la Patria es su bienestar material y su supuesto “capital” (el capital no tiene patria); siente desprecio profundo por todo lo que representa al pueblo llano; considera que lo mejor y su ideal de sociedad está fuera de Venezuela.

Fíjese que el Presidente Chávez entendió esto muy bien y aunque promovió el ensamblaje de vehículos en el país, como medio de bajar costos, siempre entendió que el futuro de la Revolución estaba en manos del pueblo más humilde, por eso enfiló sus baterías a atender fundamentalmente sus carencias y sus necesidades.

El escaso segmento de la clase media que apoya a la Revolución Bolivariana, verdaderamente de corazón, tendrá el reto de entender que las grandes políticas que desarrolle su gobierno, para continuar la senda que nos trazó el Comandante, deben seguirse ocupándose de los más humildes, de los excluidos históricos y de las necesidades más apremiantes de la Patria.

No pueden ser políticas de primer orden del Gobierno Bolivariano las estafas de que es víctima la clase media por parte: de los vendedores de vehículos (que “especulan pero dan empleo”); de las empresas aseguradoras; de las clínicas, de los que quieren llevar una vida de “reyezuelos”, porque ellos tienen derecho (suponemos que divino), cuando cientos de miles aún viven en condiciones de pobreza, carencias y miserias. Tanto en lo material como en lo espiritual.

carloslunarvelo@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1911 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: