Por fin abrieron los ojos con la DEA

La reciente decisión del gobierno venezolano de suspender, unilateralmente, sus acuerdos con la DEA, es además de un nuevo incidente en las ya muy deterioradas relaciones políticas entre los dos países, un hecho que traerá cola y que con suerte, permitirá abrir una discusión sobre la veracidad de la lucha que el gobierno norteamericano dice tener contra el narcotráfico.

Nadie, medianamente lógico en su razonamiento, puede dejar de preguntarse por qué el gobierno norteamericano se gasta decenas de miles de millones de dólares en combatir fuera de sus fronteras a cultivadores y traficantes de drogas, cuando le resultaría mucho más económico controlar la distribución y el consumo internamente.

El gusto por las drogas en Norteamérica crece exponencialmente a pesar del gasto multimillonario, el Plan Colombia, las extradiciones, los incentivos por cambio de cultivo y tantas otras acciones. Razón tenía Ricardo Arjona cuando en una de sus composiciones afirmó que los gringos "viajan con marihuana para entender la situación", pues millones de norteamericanos son drogadictos consuetudinarios y se inician en el vicio antes de los 13 años.

Ese incremento en el consumo, año tras año, evidencia no sólo el fracaso de las campañas de prevención en los Estados Unidos, sino la demostración más clara de que la inversión realizada supuestamente para combatir el narcotráfico está muy lejos de ser medianamente exitosa… ¿o será que ése no es el objetivo real?

Los gringos crearon un programa de "ayuda" destinado a dar dólares a aquellos países que colaboran en la lucha contra el narcotráfico; al mismo tiempo se autoproclamaron como el país que certifica quienes son los que luchan contra el narcotráfico y quienes no.

No son pocos los mandatarios de América Latina que permiten que aviones norteamericanos sobrevuelen su territorio sin ninguna restricción o que los agentes de la DEA actúen libremente en el territorio nacional, violando incluso sus leyes.

Esto les garantiza "la ayuda" económica norteamericana, les ahorra la raya de ser descertificados y les permite soñar con la "eterna gratitud" del imperio más poderosos del planeta. Nada importa si tienen que aceptar que ningún funcionario norteamericano puede ser juzgado en esos países, aunque cometa delitos como violación, asesinato, contrabando o narcotráfico… los dólares bien valen la pena.

Ahora bien, pecaría de estúpido si creyera que un gobierno como el George Bush está dispuesto a gastarse toda una millonada de dólares, sólo para darse el lujo de que sus agentes tengan el placer de limpiarse el trasero con las leyes de nuestros países o para que realicen vuelos de inspección que raramente detectan cultivos de droga; pero tampoco podemos ser tan ingenuos para aceptar que el único objetivo de esa inversión es acabar con el narcotráfico. De ser así, ya habrían echado las cuentas y concluido que los pingües resultados no justifican la inversión… ellos son lentos, pero no pendejos.

La verdad, la única verdad es que hay demasiados "peces gordos" en gringolandia vinculados al tráfico de drogas y al lavado de dólares provenientes de éste, para que exista la voluntad de acabar con el negocio. Mas esa verdad nos deja una interrogante, ¿cuál es entonces el papel que desempeña la DEA en nuestros países?

La respuesta a esa pregunta explica mucha de las cosas que han ocurrido recientemente en Venezuela. La lucha antidrogas es la fachada de una DEA que espía, conspira, sirve de enlace con la CIA, asesora golpistas, financia actos terroristas, planifica magnicidios y tantas otras acciones criminales. El papel de la DEA es contribuir al fortalecimiento de las relaciones de dominación y explotación que el imperio norteamericano ha tenido por siglos con nuestros pueblos.

Por fin nuestros organismos de inteligencia se convencieron de una verdad que tiene el tamaño de una montaña y acabaron con una relación que tenía a unos malandros como esos, haciendo de las suyas en nuestro territorio, y lo que es peor, con pasaporte diplomático.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2567 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas