La cara de Capriles es la de un demente fascista

No queda duda de que Enrique Capriles Radonski no está bien de la cabeza .En vez de asistir hoy al CNE debería pasar primero por el psiquiatra. Se acaba de presentar ante los medios de comunicación para lanzar su candidatura a las elecciones del 14 de abril, tembloroso, desencajado, como en trance , vestido de luto, con los ojos desorbitados y un discurso incoherente y violento que es una señal peligrosa : propia de un psicópata

Totalmente enajenado y aislado de la realidad tangible, lo primero que hizo fue disparar contra la dignidad y la tristeza del pueblo venezolano que en estos momentos llora la muerte de Chávez, incluso puso en duda el día del fallecimiento de líder revolucionario, faltándole el respeto a la familia. Además dirigió sus dardos envenenados de odio e irracionalidad a todas las instituciones del estado, entre ellas el Consejo Nacional Electoral, al Tribunal Supremo de Justicia y la Fuerza Armada Nacional.

Por lo que acabamos de presenciar en televisión tenemos la intuición de que la Mesa de la Unidad acaba de lanzar a Capriles Radonski al infierno político, al averno dantesco de su propia locura y de su propia inmoralidad.

Seguramente tuvo que parrarse obligado frente a las cámaras de televisión porque no tiene otra salida, y no es para menos, es posible que durante la campaña pasada haya hipotecado por adelantado al país al que soñaba gobernar, y ahora quienes le entregaron los reales para la campaña le están cobrando y no tiene ni siquiera vida para pagar.

Las palabras de Capriles Radonski son muy peligrosas, lo dijo el presidente encargado Nicolás Maduro, es una “grave irresponsabilidad histórica”, porque en el fondo el no es más que un títere que está utilizando el fascismo internacional que nuevamente intenta generar violencia en Venezuela. El pueblo lo sabe y pesar de la hora menguada que atraviesa por la muerte de Hugo Chávez, se mantendrá alerta en la calle.

Esta especie de bestia negra, colocando a Dios en sus labios y mintiendo de manera esquizofrénica dijo cosas extremadamente peligrosas, con el solo propósito de provocar una ira colectiva que no dejaría piedra sobre piedra en este país, que a lo único que ha aspirado durante estos últimos catorce años ha sido a la paz y la felicidad del pueblo.

El de Capriles Radonski no es más que una respuesta desesperada y violenta. Creía ingenuamente este miserable que con la muerte de Chàvez tenía el camino abierto para sus fechoría, resulta que Chávez ha renacido y con mayor fuerza, para siempre.

jhocas66@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2654 veces.



Jhonny Castillo

Periodista, presidente de la Fundación Lectura Crítica de Medios.

 jhocas10@hotmail.com      @heraclitando

Visite el perfil de Jhonny Castillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jhonny Castillo

Jhonny Castillo

Más artículos de este autor