Rumores…

Que se murió Chávez, que Chávez fue llevado a la Orchila con su familia, que hay saqueos en el centro de Caracas, que no funciona el Metro, que también hay saqueos en Petare, que los militares dieron un golpe, que hay enfrentamientos entre los representantes del gobierno, etc., etc.…

Todo se confirmaba a través de las redes sociales y muchos de los y las que tuvimos el viernes en la zona próxima al centro de Caracas efectivamente fuimos víctimas de la ola de rumores y del efecto que esto causó en tanta gente.

Vimos a muchos afirmar que lo que se estaba diciendo era cierto, que el desastre que algunos pocos vienen augurando para el país desde la partida de Chávez a Cuba en diciembre, se nos venía encima en ese momento. Pocos pudieron mantener la calma y la tranquilidad. Ningún medio, ni radial, ni televisivo, ni público ni privado daba cuenta de los “supuestos” hechos y del desastre y de la conmoción que la gente se encargaba de trasmitir boca en boca.

Un poco más tarde, hasta alguien que ya tenía una versión “confiable” desmintiendo los rumores que causaron la zozobra inicialmente, la mostraba sin dejar de colar su duda, y reservándose su derecho a mantener la angustia y la intranquilidad convencida de que algo va a pasar.

Así fue como nos enteramos, para que volviera la tranquilidad de todos, aunque para algunos más momentánea que permanente, que hubo un enfrentamiento armando en el centro de Caracas donde resultó abatido un antisocial que enfrentó a la comisión de la C.I.C.P.C que intentaba aprehenderlo.

Después ya en la noche pudimos enterarnos de la destitución de un alto funcionario del Metro de Caracas, por su responsabilidad en las fallas que reportó éste importante servicio durante el día viernes, desde tempranas horas. En Caracas cuando falla el metro la ciudad es un verdadero caos, especialmente si es quincena.

También vimos respuestas vía redes sociales también, por parte de funcionarios gubernamentales, desmintiendo la ola de rumores que desde mediodía circularon causando conmoción en el centro de la ciudad y en muchas otras regiones muy posiblemente.

Ya hace un tiempo lo viene denunciando mucha gente, entre estos el experimentado combatiente Carlos Lanz, quien afirma que las operaciones psicológicas contra nuestro país forman parte de un plan desestabilizador que busca sembrar conmoción y zozobra en la población y prepara el terreno político y social para intentar, a partir de ello, acabar con la Revolución Bolivariana. Lanz menciona que puede aparecer hasta la figura de “mercenarios” que propinen la muerte a inocentes y achacárselos al gobierno, ¿alguien recuerda los francotiradores instalados en azoteas próximas a Puente Llaguno que asesinaron a venezolanos afectos a la oposición y a la revolución el 11 de abril de 2002?, y la campaña mediática que se desató posteriormente, según el guión preestablecido.

Ya lo alertó Ernesto Villegas, mañana vendrán nuevas campañas, ¿qué haremos la mayoría de los venezolanos y venezolanas que apostamos a este proceso revolucionario y a los que Chávez nos ha delegado la responsabilidad y el compromiso de darle continuidad en el tiempo?


carloslunarvelo@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1735 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: