Un consomé de recuerdos al panita José Vicente Rangel

El panita JVR: anda como en sus mejores tiempos –no deja pasar una- y, está siempre presto a la acción política y, en primera fila: dispuesto a desenvainar con acierto la espada colaboradora de su persona y, en cada situación se agiganta en lograr su altura límite al que el tiempo lo ha traído.

Un hermano, me pidió en uno de estos días pasados que, le dedicará o escribiera algo sobre el panita JVR y, le contesté –empresa nada fácil- por lo tanto después que muera (lo que no deseo) y él, no. Creo que ahorita es cuando tiene más valor.

Pensé sobre eso y, recapacité: verdad que sí es ahora el momento y, voy a tratar de hilar con paciencia y abusando de mi buena memoria, lo que diré sobre él: después de haberlo seguido por años sin nunca tratarlo y como candidato de izquierda jamás dejé de votar por él como nuestra carta sin destino.

El panita JVR es uno de esos hombres que no dejan de sumar méritos –uno tras otro- y, dudo que esté conforme. Siempre registra buscando más.

Su recorrido por esta vida dedicada a la política sin lucro sin descuidar para nada su gran pasión y, preocupación por los derechos humanos en favor de los demás como desamparados de la Venezuela pasada corrompida y desorientada que para él fue envidiable y riesgoso.

Sin temor alguno –por lo menos nunca lo manifestó- se compenetró con ahínco en los momentos más difíciles de la IV-R que como diputado sin pedir ni dar tregua lo consagró en denunciar y sacar a flote los casos más hostiles a la condición humana del venezolano que no seguía ni se acogía a las políticas de esos gobiernos.

Jamás lo vimos dar marcha atrás: con presión o sin ella estaba donde debía estar con una altivez que sólo él sabe sobrellevar.

Todos los presidentes de la IV-R lo vieron como un enemigo incorruptible capaz de arriesgar su vida por el bienestar de los demás y, siempre combatió la corrupción en todos sus espacios.

El panita JVR es amigo de los amigos, aunque ha sido traicionado inmerecidamente por su rectitud sin caprichos.

Él jamás ha dejado de ser socialista, aunque está casado con el chavismo, no ha descuidado su formación de demócrata en su independencia personal que en otrora le sirvió para salvar a Carlos Andrés Pérez del linchamiento político a fue sometido en el Congreso en que adecos y copeyanos que eran la mayoría y, él no se prestó a componendas y corrió con el pesado acertijo de cara o sello para el momento y lo hizo con lealtad a su persona y a su compromiso de no prestarse a la ruindad de sus enemigos que siempre los ha tenido.

El panita JVR siempre está dispuesto en colaborar y en llevar adelante cualquier acto noble y, se pierde de vista entre todos los políticos que se vendieron al mejor postor viniendo unos de la izquierda.

Su responsabilidad es de tal magnitud que no le teme al destino, lo lleva asido a su palabra y acción y, nunca ha sido un tira piedra ni un acaparador de rencores.

No es segundón de nadie y es un trovador incansable. Le ha servido de escudero a Chávez sin miramiento ninguno que enderezó muchos entuertos y, por Chávez sigue luchando con un amor que no escapa a la amistad que une luchas y trasnochos.

El panita JVR es lector e investigador hasta el cansancio.

Su amistad con Luis Miquelena desde los tiempos de URD no fue motivo para desenmascarar a un tramposo e instigador del golpismo que por ahí anda comiéndose sus ruindades e ignorado.

El panita JVR le ha dado renombre al canal Televen en su programa dominguero: “José Vicente hoy”.

El panita JVR en una realidad viviente que enaltece a la Patria. Y como tal será el Alfa y el Omega que de los 14 años de gobierno del presidente Chávez.

Como nos dolió y, que no le perdonamos al panita JVR es que haya metido sus manos sinceras al fuego por un desconocido como lo fue el después traidor del gordo Manuel Rosendo que, lo dejó muy mal parado. Ese fue una ligereza como mal paso que nunca JVR debió dar.

Dios cuide al panita JVR y le dé larga vida para que siga de lleno aportando en provecho del proceso revolucionario y de la Nación todas sus buenas intenciones en conjunto de ideas que son propias de él como el patrimonio “conviviente” que es con honor y méritos probados.

Y, finalizamos con el poeta, Hölderlin, “Nadie se siente demás y ninguno falta” que como Rousseau, compatriota JVR, eres, “un alma invencible, enérgica y paciente, un espíritu firme y el dulce don de oír y decir”.

estebanrrojas@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1695 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a160145.htmlCd0NV CAC = Y co = US