¿Golpe de Estado o asimilación?

Constantemente se habla de que sectores de la oposición, con apoyo del imperialismo, preparan un golpe de Estado. La oposición burguesa usa el garrote y la zanahoria, los combina y maneja como alternativas, una al servicio de la otra, sin descartar ninguna por completo. Pero desde la derrota del golpe petrolero, los cambios en la correlación de fuerzas la han obligado a mantenerse la mayor parte del tiempo, o predominantemente, dentro del juego electoral e institucional, apostando al desgaste paulatino del chavismo, especialmente en el terreno electoral, y esperando los frutos de la burocratización y del estancamiento reformista del proceso revolucionario. Las movidas conspirativas han sido piezas de esa estrategia.

Cuando dieron el golpe de abril de 2002 se apoyaron no sólo en fuerzas externas al gobierno, sino también en los espacios otorgados por el chavismo, con Caballos de Troya colocados en puestos institucionales y militares claves. Luego, trataron de utilizar a la “meritocracia” y los resortes informáticos con los que controlaban a la PDVSA dependiente. Esto llevó a que el gobierno y el aparato del Estado vomitasen a una gran parte de los operadores de la burguesía y a los “salta talanquera”.

Ante la fuerza del proceso revolucionario popular, no han tenido más remedio que mantenerse (más o menos) dentro de los límites del marco constitucional; digamos que en el “border line”, echando alguno que otro paso fuera de la raya. Incluso fue así cuando recurrieron al referendo revocatorio. La situación se ha mantenido casi siempre polarizada y tensa, pero con los últimos triunfos bolivarianos, con Chávez el 7 de octubre y luego en las elecciones de gobernadores el 16 de diciembre, aparte de los desprendimientos de renegados del chavismo, comenzó a verse un realineamiento de algunos sectores de la oposición que se deslindaban de sus filas o se pasaban a las del “oficialismo”. Sectores de la MUD e incluso de Primero Justicia, recibieron bienvenidas incondicionales, a riesgo de “encochinar” el campo político bolivariano con indeseables importados, que no vienen a radicalizar la revolución, por supuesto, sino a reubicarse de la manera más oportunista.

Pero, ante la reafirmación del chavismo en el poder y, sobre todo, ante la incertidumbre que produce la ausencia prolongada por la enfermedad de Chávez, es obvio que al menos una parte de la burguesía aspira la cooptación o asimilación de la burocracia, a la conciliación política, mientras por otro lado, se ha dedicado a hacer sus negocios, dentro del sistema capitalista aún predominante, a pesar de la revolución, y con la ayuda de sectores burocráticos que manejan las transacciones del Estado con el capital.

Además de tratar de acabar con el chavismo, tratan de mantenerlo funcional al capitalismo, a pesar de sus contradicciones con la geopolítica imperial que tanto les molesta y de tener que calarse el “populismo” necesario para torear un vulcanismo revolucionario todavía bastante activo e impredecible. No es intolerable para ellos en medio de las altas ganancias que obtienen los especuladores y, especialmente, el capital financiero. Quizás ellos no descartan una especie de “adequización” del chavismo. Algunos entusiastas, opositores reconvertidos o neo-chavistas de ocasión, hasta creen que la olfatean y no dudan en tocar la puerta, dejando embarcados a sus viejos amigos.

Cuando estamos esperando el garrote o cuando creemos estar acorralando a la derecha, podrían estar amaestrando a la fiera con la zanahoria, los negocios, la “estabilidad” del status quo, las medidas gubernamentales engarzadas a la lógica del capital... Una lógica que no perdona y una ilógica que "enamora" a no pocos "revolucionarios realistas".


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1955 veces.



Gonzalo Gómez Freire

Psicólogo y comunicador popular, co-fundador de Aporrea. Miembro de la Coordinación Nacional de Marea Socialista y de la Plataforma para la Auditoría Pública y Ciudadana.

 gonzalo@aporrea.org      @GonzaloAporrea

Visite el perfil de Gonzalo Gómez Freire para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: