Sobre la producción y los productores

Es increíble las cosas que se escuchan sobre la producción y sobre la revolución ¿Cuál revolución si estamos pasando hambre? Cual producción, si no hay harina de maíz (mejor conocida como harina pan, por lo de la marca patentada por industrias Polar).

¿Cómo es posible que en catorce años….?

Europa tiene Siglos produciendo Trigo, avena, centeno, carnes, quesos, legumbres de todos los tipos, aprovechó la revolución industrial que a nosotros no nos llegó porque estábamos en pañales como grupo social y no existíamos como grupo económico (me refiero a la américa del Sur en su conjunto) y a pesar de todo eso ESTAN QUEBRADOS.

Grecia, la de los magnates griegos no pudo pagar más sueldos ni salarios sin quitar prestado a la banca mundial; España está en bancarrota y no devaluó la moneda porque ya no tiene moneda propia, rebajó los sueldos y aumentó los impuestos.

Estados Unidos, cuya economía se mantiene exportando la guerra e imprimiendo billetes a diario sin permitir que nadie los controle y sin explicar en que fundamentan su emisión tiene no un hueco sino un abismo fiscal, según sus propios términos.

Escucho críticas por la falta de producción y quienes lo hacen son amigos que trabajan duro, pero que ninguno produce nada, más allá de sus horas laborales.

Que no hay Harina Pan (harina de maíz) pero resulta que en el país que tiene la mayor cantidad de blackberrys per capita del mundo son pocos los que quieren ser agricultores (sembradores de maíz, papa, tomate y esas cosas) y muy pocos los que quieren que sus hijos lo sean, mientras esperan que los hijos de los demás lo hagan y están convencidos de cosas como: “Coño no me van a decir que no quedan en Venezuela campesinos que no necesitan ipod ni blacberrys ni sambiles, nojoda en un país como Venezuela debe haber muchos lo que pasa es que el gobierno…”

Que no hay pescado, pero nadie quiere ser pescador, por lo que los que quedan en esa cultura tienen que pescar suficiente pa los 30 millones y a precio barato, mientras nuestras mujeres se ponen uñas tan largas que tienen que poner los dedos de lado para poder enviar los pin en los blackberrys y los hijos van a la universidad a estudiar lo que sea, no importa que haya en el país 10 millones de contadores que importa uno más.

Que no hay leche, con tanto llano que tenemos en el país, no es posible que pongan a estudiar cosas banales a los campesinos ¿Quién los manda a nacer en el campo, como van a querer estudiar ingeniería o derecho y quien va a ordeñar las vacas para que en la oficina podamos tomar un cafecito con leche, mientras descansamos de la computadora y saludamos a los amigos por el pin?.

Venezuela no puede competir con la cultura agrícola de Europa ni con la del sur de América, no puede competir con la cultura pesquera de Portugal, no puede competir con la cultura lechera de Uruguay, ni con la quesera de Holanda, ni con la guerrera de Estados Unidos, ni con la turística de Monaco…Venezuela fue infectada por un virus llamado petróleo que arrancó a los campesinos del campo y se lo llevó a las ciudades llenando aquellas de miserias y dejando aquellos en abandono y miseria.

Venezuela tiene 500 años de sub cultura que algunos pretenden debe haberse erradicado en 14; la mayoría de los que se quejan por la falta de alimentos no han sembrado jamás ni un grano de maíz ni permiten que sus hijos se dediquen a eso porque “aspiran cosas mejores”: la mayoría de los que se quejan de la falta de pescado jamás han lanzado un anzuelo y se sentirían desgraciados si a sus hijos se les ocurriere dedicarse a pescar. La mayoría de los que andan como locos buscando leche y despotricando porque en el país no hay suficiente, no han visto una vaca en su vida ni permitirían que sus hijos se dediquen a vaqueros.

Esa es la historia; vivimos en un país sin producción donde todos queremos ser servidos; vivimos en un país sin producción donde nadie quiere sembrar pero todos quieren cosechar; vivimos en un país donde la mayoría se encarga de enviar por PIN su molestia de que aquí como que nadie quiere sembrar y nadie quiere producir.

Vivimos en un país donde la mayoría está muy ocupada entre el trabajo y el blacberry, como para tener tiempo de sembrar un tomate porque, según su concepto, tiene que haber un grupo social que nació para eso. Vivimos en un país que llegó al siglo 21 sin haber pasado por el aprendizaje que le llegó a la mayoría de la humanidad en los siglos 18 y 19 (el 20 lo omito). Mas sin embargo nos sentimos con derecho a criticar al gobierno que no es capaz de obligar a aquellos a que produzcan para que podamos comprar.

oscarajimenezr@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2057 veces.



Oscar Jiménez


Visite el perfil de Oscar Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: