Puntos de vista

Escasez de Patriotismo

Sin lugar a dudas que América Latina y el Caribe viven hoy día un momento estelar. Se han aprendido lecciones y han germinado de manera efectiva las semillas de la unidad, del patriotismo, de la complementariedad, del encuentro de los pueblos para enfrentar, como lo decía Martí, al “tigre de afuera”.

La Celac, Unasur, ALBA y el Mercosur son espacios donde está latente un nuevo modelo de relaciones, una nueva visión de desarrollo, con matices, pero común. Y cuando desde esas instancias se habla de desarrollo no se piensa solo en el mercado, sino en el hombre y la mujer, en el niño y la niña, en nuestros indígenas, en fin en sociedades enteras que se levantan con toda la fuerza de su carga histórica para crecer juntos.

Chávez el visionario, corresponsable de buena parte de estas iniciativas no hizo más que interpretar a Bolívar, a Martí y a pueblos ricos que habían sido condenados por el imperio a ser pobres pero que decidieron levantarse y cambiar paradigmas. Temas trascendentales se trataron en esta cumbre donde sin hipocresías nuestros presidentes discutieron temas que antes lucían espinosos y que hoy es posible abordar en igualdad de condiciones, hablando el mismo lenguaje.

Se trazaron estrategias comunes en torno al tema de la pobreza y la educación. El intercambio y la complementariedad como fortalezas para robustecernos y abordar con ventajas otros bloques internacionales con los que estratégicamente también debemos relacionarnos, pero nunca más como debilidades unilaterales, sino blindados bajo la premisa de la hermandad.

La lucha cubana y su indoblegable fortaleza para afrontar 50 años de bloqueo, así como la soberanía Argentina sobre las Islas Malvinas fueron tema de una discusión sincera y solidaria que nos habla de nuevas realidades socio políticas en América Latina y El Caribe. Las cosas van por buena camino y todo gracias a Chávez y a otros mandatarios que, como nuestro líder, han puesto los intereses de la Patria por encima incluso de las capacidades físicas de un solo hombre.

El patriotismo siempre estuvo presente en el debate, por eso Chávez nos dice en documento enviado a la CELAC que gracias a los logros de la integración “nos vamos pareciendo a lo que una vez fuimos”, haciendo alusión a los proyectos liberadores y patrióticos hoy reencarnado en las nuevas luchas de los pueblos latinoamericanos y caribeños por la liberación e independencia plena.

En América Latina, Sur América y el Caribe no sólo hay estabilidad política, sino que hay comprensión suprema del momento histórico y del rol de cada nación. Decía Chávez en el documento enviado a la Cumbre que “la gran política tiene en la Celac un sólido espacio para su realización, se ha puesto elocuentemente de manifiesto que nuestra América latinocaribeña es capaz de verse y pensarse a sí misma y al mundo con plena autonomía y actuar conjuntamente”.

Pero tristemente la noticia para el oposicionismo venezolano no está relacionada con nada de esto. Para ellos el debate se circunscribe a la negación del discurso de Chávez, pero no por su mensaje, sino por la firma. La necrofilia política con la que desde hace más de 2 años limitan su discurso y su acción se puso nuevamente de manifiesto. La escasez de patriotismo de la MUD y sus acólitos ya no sorprende, pero hay que desnudarla cada vez que se pueda.

Los títeres políticos de la oligarquía criolla y los tarifados del imperialismo siguen ausentes de esta realidad continental. Poco les importa el crecimiento económico de los pueblos, solo les interesa el de las franquicias y transnacionales. Para nada les importa el valor de la inversión social y mucho menos logran digerir que finalmente Cuba tenga participación, con voz y con voto en el concierto de países. Al contrario, para ellos, entregados en cuerpo y alma a la doctrina del capitalismo depredador, el asunto es más bien una pesadilla.

Su noticia es el chisme estéril y la pelea mal habida. Siguen disociados. Asumimos que ya con ellos no hay nada que buscar, la carencia de valores patrios los llevará a la tumba política. Mientras tanto nosotros junto a Bolívar, a Chávez y a Martí reivindicamos el concepto de la patria grande. “O hacemos la única patria grande o no habrá patria para nadie en estas tierras” dijo nuestro líder Hugo Chávez en 2011 y quedó sellado en la partida de nacimiento de la CELAC. Hagamos Patria pues esa es la orden.

@natachainatti / natachainatti@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1471 veces.



Natacha Inatti


Visite el perfil de Natacha Inatti para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Natacha Inatti

Natacha Inatti

Más artículos de este autor