Arrancó la campaña electoral

Al acercarse unas elecciones, y más ahora que, a pesar de los triunfos, la situación electoral futura es difícil para el Gobierno, aparecen articulistas y otros ?mandaderos? a señalar la importancia de las capas medias, la necesidad de comunicarse con ellas y de explicarles los beneficios que les traería el socialismo, de manera que ?cambien sus erradas ideas? respecto al sistema capitalista. Las capas medias, dicen estos activistas, creen que el socialismo es el comunismo cubano, que acabará con la propiedad privada, y piensan que el Presidente no está de acuerdo en que se tenga más de un auto, ni que se posea un apartamento como inversión. Sin duda que la presencia de este tipo de publicaciones nos indica que empezó la campaña electoral de alcaldes y concejos municipales.

El problema central para el chavecismo radica, en cuanto a las capas medias se refiere, que el propio Presidente y la dirección política de su movimiento han hecho de las capas medias, en estos 14 años de gobierno, su enemigo principal. Las han vituperado, agredido y hostigado en todas las formas posibles, de manera encarnizada, permanentemente, a través de todos sus voceros e incluso despojado de sus bienes, mediante el atropello, la promulgación de leyes y recurriendo incluso a mecanismos judiciales penales sin ningún asomo de misericordia. Ante esta práctica siniestra es muy poco lo que pueden hacer para convencer a la gente de lo contrario, más cuando se trata de personas mucho más difícil de envolver debido a su educación universitaria y a su práctica cotidiana.

Los buenos deseos de estos ?benefactores? de las capas medias chocan con la práctica de las invasiones de viviendas, terrenos y otros inmuebles, por parte de ?colectivos? chavecistas, que no pueden ser enfrentados legalmente pues gozan de total impunidad, a parte del coro de ?opiniones? que los felicita y someten al escarnio público a los propietarios. Chocan con las campañas del gobierno contra los médicos venezolanos, presentados como delincuentes y hasta asesinos del pueblo pobre. Chocan con el trato que se les da a los profesores universitarios, cuyos salarios han sido llevados al nivel de los ingresos del personal menos calificado, con quienes no se discute si no son progubernamentales y con quienes tienen millonarias deudas, cuyo pago debe ser agradecido.

Esa nueva conducta que se propone tener ante los sectores medios es contradictoria con las leyes de arrendamiento vigente, en las cuales los arrendatarios terminan quedándose con facilidad con la vivienda del arrendador, quien es considerado un miserable usurero traficante de las necesidades ajenas. Es contradictoria con la desocupación de ingenieros, arquitectos y otros profesionales, desplazados por transnacionales brasileras, chinas, rusas, etc. El discurso nada tiene que ver con la práctica; es un discurso mentiroso, manipulador y demagógico y la gente lo sabe.

lft3003@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1819 veces.



Luis Fuenmayor Toro


Visite el perfil de Luis Fuenmayor Toro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Fuenmayor Toro

Luis Fuenmayor Toro

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a158439.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO