Vini,vidi,vinci

Pildoritas 147 (año V)

Cuando el Táchira se enteró de la escogencia del Capitán JOSE GRECORIO VIELMA MORA, para ser presentado a la población como candidato a ejercer el más importante cargo de gobierno, la jauría de la derecha se desencadenó en ofensas y descalificaciones, tanto que hasta contra su esposa arremetieron, fue el primer síntoma, la primera señal, de que ese era el hombre indicado.

Que si no era tachirense, que desconocía al Táchira, que desde el SENIAT se había convertido en un destructor de empresas, llegar hasta el extremo de querer relacionarlo con el narcotráfico y pare usted de contar, ¡craso error! y una muestra más de lo desubicada que está la derecha en este estado como en todo el país, por lo que les ha ido tan mal elección tras elección.

No había transcurrido una semana y el flamante nuevo candidato ya se había posicionado en todos los sectores de la población, su bien ganada fama de buen gerente era uno de los comentarios en reuniones y conversaciones grandes o pequeñas, su energía era una de sus características más destacadas, su capacidad para concitar a su lado no solo los cuadros dirigenciales del partido y del polo patriótico, fue clave para que en tan poco tiempo se pudiesen estructurar estrategias de campaña que resultaron exitosas, la sede del GPP, por ejemplo resultó insuficiente para albergar tanta gente que llegaba de manera espontanea a ofrecer su colaboración, no pocas personas que jamás habían votado por la revolución manifestaban abiertamente su simpatía y disposición no solo a aportar su voto sino a contribuir a un cambio.

La aceptación del candidato era notable en los sectores más diversos de la población y por ello la reacción de la derecha no se hizo esperar, trajeron de la capital personajes de tan baja ralea como Antonio Ledezma, la inefable María Corina Machado y el nefasto Miguel Ángel Rodríguez quien montó desde la televisora Regional un espacio de guerra tan sucia y denigrante, que ni los directivos de la empresa pudieron soportar y tuvieron que sacar del aire, se gastaron enormes sumas de dinero en las ciudades colombianas fronterizas con el Táchira, comprando votos al precio que fuese, como lo hicieron el 07 de octubre, inundaron las paginas de los periódicos regionales y nacionales con millonarias publicidades que habría que investigar de dónde salieron los fondos para tal fin. En resumen se puede afirmar que nunca la derecha de este estado se había mostrado tan desesperada como en esta campaña, lo cual les resultó tan contraproducente, que ahí están los resultados.

Por otro lado de parte del candidato y su comando la estrategia que surtió mucho efecto fue no agredir ni de hecho ni de palabra a nadie, no descalificar al candidato con acusaciones inventadas, que no tuviesen basamento real como si lo tiene por ejemplo la enorme corrupción, algo que en los años de democracia que se conocen, no se había visto jamás y que tiene en la cárcel y condenados a buena parte del tren ejecutivo de quien pretendía lavarse las manos y buscar la reelección.

Previa a la designación del hoy flamante gobernador como candidato, era un clamor el que fuese el escogido, clamor que afortunadamente fue oído por el Líder de la Revolución y que hoy se cristaliza en el resonante triunfo que todos estamos celebrando y augurando se refleje en una gestión brillante, de ello estamos seguros, esta vez no se van a frustrar las esperanzas de un pueblo que merecía un desagravio por haber soportado estoicamente el peor gobierno que haya podido pasar por este Estado.

Vielma Mora ahora puede exclamar como Julio César ante el Senado Romano “vine, vi y vencí”, por sus méritos pero también porque encontró tierra fértil y a un pueblo consciente de sus propias necesidades y capaz de rectificar.

saulmolina2006@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1454 veces.



Saúl Molina Z


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: