Conozcamos algo sobre el petróleo (III)

Venezuela es un importante país productor y exportador de petróleo y de éste depende en un alto grado la economía nacional, sin embargo, es posible que más de un 95% de la población venezolana desconozca algunas cosas elementales de ese hidrocarburo. Por tal motivo creí útil exponer en forma didáctica algunas cosas relacionadas con el oro negro; y es así como continúa los escritos que pretenden dar alguna ilustración al público. Veamos.

La perforación de pozos petroleros en el subsuelo marino sigue en términos generales los mismos lineamientos que los perforados en tierra, pero esta perforación se efectúa desde enormes plataformas ancladas al lecho marino. Estas plataformas son verdaderos complejos que disponen de todos los elementos y equipos necesarios para el trabajo petrolero. Ahora bien, en la exploración petrolera los resultados no siempre son positivos, muchas veces los pozos resultan secos o productores solo de agua, y como los costos son elevados esta inversión resulta de alto riesgo. El petróleo es una sustancia aceitosa de color oscuro a la que por sus compuestos de hidrógeno y carbono se le denomina hidrocarburo. Ese hidrocarburo puede estar en estado líquido o en estado gaseoso, en el primer caso es un aceite al que también se le dice crudo y en el segundo se le conoce como gas natural. Según la teoría más aceptada el origen del petróleo y del gas natural es de tipo orgánico y sedimentario, esa teoría enseña que el petróleo es el resultado de un complejo proceso físico-químico en el interior de la tierra debido a la presión y las altas temperaturas lo cual produce la descomposición de enormes cantidades de materias orgánicas que se convierten en aceite y gas. Esa materia orgánica está compuesta fundamentalmente por el fitoplancton y el zooplancton marinos al igual que por materia vegetal y animal, todo lo cual se depositó en el pasado en el fondo de los grandes lagos y en el lecho de los mares. Junto a esa materia orgánica se depositaron mantos sucesivos de arenas, arcillas, limo y otros sedimentos que arrastran los ríos y el viento, todo lo cual conformó lo que geológicamente se conoce como rocas o mantos sedimentarios, es decir, formaciones hechas de sedimentos.

Entre esos mantos sedimentarios es donde se lleva a cabo el fenómeno natural que dio lugar a la creación del petróleo y el gas natural, ese proceso de sedimentación y transformación es algo que ocurrió a lo largo de millones de años. Entre los geólogos hay quienes ubican el inicio de todo ese proceso por la época de los dinosaurios y los cataclismos, hay quien opina que hoy se está formando de una manera similar el petróleo del mañana. En un comienzo los mantos sedimentarios se depositaron en sentido horizontal, pero los movimientos y cambios violentos que han sacudido a la corteza terrestre variaron su conformación y, por consiguiente, los sitios donde se encuentra el petróleo. Es por esto que la geología identifica hoy varios tipos de estructuras subterráneas donde se pueden encontrar yacimientos de petróleo. En todo caso el petróleo se encuentra ocupando los espacios de las rocas porosas, principalmente de rocas como areniscas y calizas, es algo así como el agua que empapa una esponja. En ningún caso hay lagos de petróleo, por lo que no es cierto que cuando se extrae el petróleo quedan enormes espacios vacíos en el interior de la tierra, y si tomamos el ejemplo de la esponja, cuando ésta se exprime vuelve a su contextura inicial. En el caso del petróleo, los poros que se van desocupando son llenados de inmediato por el mismo petróleo que no alcanza a extraerse y por agua subterránea. Los orígenes del gas natural son los mismos del petróleo, pues, como se dijo antes, el gas es petróleo en estado gaseoso, cuando se encuentra un yacimiento que produce petróleo y gas a ese gas se le llama "gas asociado", pero también hay yacimientos que sólo tienen gas y en este caso se le llama "gas libre". Pero generalmente el petróleo líquido se encuentra acompañado de gas y agua. El petróleo puede estar en el mismo lugar donde se formó (en la "roca madre") o haberse filtrado hacia otros lugares (reservorios) por entre los poros y/o fracturas de las capas subterráneas. Por eso, para que se den las condiciones de un depósito o yacimiento de petróleo, es necesario que los mantos de roca sedimentaria estén sellados por rocas impermeables (generalmente arcillosas) que impidan su paso y a esto es lo que se llama una "trampa"; porque el petróleo queda ahí atrapado. En términos geológicos las capas subterráneas se llaman "formaciones" y están debidamente identificadas por edad, nombre y tipo del material rocoso del cual se formaron, esto ayuda a identificar los mantos que contienen las buscadas rocas sedimentarias.

joseameliach@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2927 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a155285.htmlCd0NV CAC = Y co = US