Pildoritas 127 (Año V)

El desespero no deja dividendos, por ello algunas figuras opositoras andan como locos, recorriendo el país emulando a aquellos luchadores que en épocas pasadas veíamos por la TV, en el que uno era el sucio, que le daba al otro hasta con el tobo y no pocas veces hasta con el árbitro y el que respetaba las reglas y generalmente ganaba la contienda.

Por aquí por ejemplo estuvo el inefable Ledesma, el mismo que cuando el paro salió a decirle a la gente que no pagara sus impuestos, llamando a la desobediencia civil, algo que no le sirvió para nada, y eso que el caudal de engañados era poco despreciable y lo manejaban como marionetas de marcha en marcha, de cacerolazo en cacerolazo.
Vino pues el que mientan “el abuelo Monster” a repetir su llamado esta vez contra disposiciones del Concejo Nacional Electoral y a despotricar contra las Asambleas Regionales que en todo el País y por iniciativa de nuestro líder se están convocando de manera abierta para que el pueblo discuta y aporte al llamado Programa de la Patria o Segundo Plan Socialista de la Nación 2013-2019 que en el momento de la Inscripción de su candidatura, presentó ante las autoridades del CNE, para lo cual, como quizá en ninguna parte del mundo se ha hecho, sea el poder popular quien en su función de soberano, asuma para sí las propuestas macro del candidato ahora ratificado como Presidente y le agregue lo que en sus vivencias cotidianas, son sus necesidades más sentidas como colectivo.

No sólo la derrota los enloqueció, sino que esas magnificas jugadas, como si se tratara del maestro más insigne en una competencia de ajedrez, éstas cosas inéditas que son iniciativa de un estratega sin parangón, los tiene al borde del suicidio político, al intentar contraponer argumentos tan pueriles y descabellados como que lo que quiere el Presidente es acabar con las Gobernaciones y Alcaldías.

Esta gente lo que en realidad inspira es lástima, cuando a pesar de sus gritos casi desgarradores, no tienen respuesta de un pueblo que a decir de muchos, ya está abriendo los ojos y parece que se dispone a no dejarse engañar más como se nota aquí en al Táchira donde notables figuras de la derecha, políticos o no, no pocos empresarios, profesionales de clase media, estudiantes, deportistas etc., están acercándose de manera voluntaria, por ejemplo a la sede del Gran Polo Patriótico y de los Movimientos Sociales, para apoyar a alguien como el Capitán JOSÉ GREGORIO VIELMA MORA, que les inspira confianza, tanta que saben que es la única alternativa que cualitativamente por su profesionalismo, idoneidad y dotes de buen gerente, le garantiza al Táchira salir del marasmo en que está sumido, como nunca antes, por la nefasta y destructiva administración de alguien cuyos genes y orígenes políticos no le dan sino para confabularse con mafias, que han sumido a este estado, en lo peor en toda la historia republicana.

Ledesma entonces, no se imaginaba con lo que se iba a encontrar aquí que no es otra cosa que un fenómeno político como VIELMA MORA, quien ya es motivo de conversación en todos los círculos y estratos de la sociedad tachirense, desde los mas encopetados hasta los más humildes, en clubes por ejemplo, donde acude la clase media y alta, hasta en las colas de los bancos, lo buses, el mercado etc., donde diariamente los más humildes saben como es que se vate el cobre aquí, en este estado fronterizo en el cual el caos y la anarquía se han enseñoreado y mantienen al pueblo en una permanente desazón, para lo que ha surgido una esperanza que tiene nombre y apellido JOSE GREGORIO VIELMA MORA, y en su historial, además de sus credenciales académicas y gerenciales destacadísimas, tiene la madera de su maestro que es nada menos que el fenómeno nacional y continental que no es otro que el Presidente Chávez, que es nada menos y nada más que el mejor padrino para este joven futuro gobernador y la mejor garantía para una comunión indisoluble entre el gobierno nacional y el regional, algo que como sabemos, por no existir, ha traído consecuencias funestas para nuestro querido Táchira.

Ya el ambiente se impregna de una especie de ola humana, de esas que se ven en los estadios acompañada de un grito a veces silencioso, que nos augura un triunfo rotundo en el que VIELMA MORA será el máximo goleador o bateador de un juego democrático en el que el Táchira retomará su rumbo, interrumpido en mala hora.

Vamos entonces con el gran Capitán a conquistar, sin triunfalismo y con mucha voluntad y trabajo, la meta que nunca debimos haber perdido. saulmolina2006@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1416 veces.



Saúl Molina Z


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: