Réplica de Jesús Silva R. a Jerónimo Carrera. Presidente del PCV

Partido Comunista de Venezuela y antichavismo de izquierda

Para que la discusión esté basada en la resplandeciente realidad y no en la perversa oscuridad de la ficción, urge definir la identidad de las partes involucradas. En este caso, se trata del actual Buró Político del Partido Comunista de Venezuela y quien suscribe, Jesús Silva R., vale decir, la misma persona a quien el presidente del PCV Jerónimo Carrera Damas en el semanario La Razón (Del 28 de octubre al 4 de noviembre de 2012. Páginas 1 y 3) generosamente le atribuye, entre otros calificativos, el de “joven intelectual venezolano”.

Ejerciendo mi derecho a réplica, circunstancia incómoda porque me conduce a confrontar en el mismo escenario mediático, las imprecisas afirmaciones de uno de los amigos que más he querido y respetado a lo largo de mi vida revolucionaria; procedo en legítima defensa de mi honor y reputación como hombre revolucionario y doy a conocer ciertas verdades que ya habíamos discutido no por “cierto tiempo” tiempo como lo dice en su columna, sino durante cinco años (2005-2010) de militancia en la misma célula.

No escribo contra el comunismo, desde niño he vivido en esa doctrina formulada por esos teóricos alemanes del siglo XIX y reflexiono sobre sus adaptaciones al siglo XXI. Pero ni Oscar Figuera (secretario general del PCV) es Marx ni Perfecto Abreu Nieves (secretario de organización del PCV) es Engels; así que no reniego de la doctrina del hogar comunista donde fui educado por un padre marxista (Jesús Manuel Silva Alfonzo) que fue guerrillero de la FALN y una madre revolucionaria (Carmen Rivas) que siempre lo acompañó en sus convicciones sociales.  No escribo contra el PCV, a éste ingresé por la entrañable amistad de mi familia (especialmente mi abuela comunista María Silva) con su presidente Pedro Ortega Díaz. Años después fui miembro de la dirección nacional de la juventud, abogado de la central comunista de trabajadores en Aragua y luego escritor (junto al propio Jerónimo, Ramón Losada Aldana, María del Mar Lovera, Juan Rafael Perdomo, Elio Gómez Grillo, Fermín Toro Jiménez y otros) del libro “Pedro El insustituible” (2008), que relata la vida y obra de ese gran venezolano, desde la óptica de sus más íntimos camaradas.

Con 32 años de edad, más de la mitad de mi vida la he pasado vinculado a ese digno instrumento de las luchas populares que se llama el PCV, en las facetas de militante, profesional y docente universitario. Carrera Damas conoce mi historia desde que Ortega Díaz se la refirió. Sabe también que Jesús Silva R. tiene demasiado clara la diferencia entre la doctrina (comunismo), la institución histórica (PCV) y su actual cúpula dirigencial (Buró Político), pues ha sido esta última a quien he dirigido críticas por su antichavismo, sobre todo en elecciones, donde juegan siempre al divisionismo contrarrevolucionario con absurdas candidaturas opuestas a las del presidente Chávez que sólo sirven para favorecer a los candidatos de la burguesía nacional y el imperialismo yanqui.

Mi camarada Jerónimo se equivoca cuando dice: “el aprecio que he tenido por ese antiguo militante de la célula José Martí, y quien a mi juicio anda en acrobacias, dando saltos en lo desconocido”. (…) militó de manera regular en esa célula por algún tiempo, pero luego desapareció y ha estado escribiendo, en cierta prensa, cualquier cosa que se le ocurra en contra del comunismo”. Lo cierto es que yo gané la elección dentro del PCV (a pesar de que Jerónimo votó en mi contra) y fui delegado efectivo ante la conferencia regional de Caracas y el Congreso Extraordinario (2007). Allí la consigna más sonada era “fuera los chavistas, somos pecevistas”, lo que delata la emboscada que había sido montada y el lavado de cerebros. Sépase que en esas instancias yo llamé a no acatar el antichavismo del alto cogollo, pero fui (como hasta el presente soy) falsificado por los aparatos de control interno.

Me aparté del PCV al comprobar la nula democracia interna. Una cúpula actúa como “inquisición roja” pues difama y sataniza a todo el que critique la traición de sus actuales apóstoles contrarrevolucionarios. Hay un Gorbachov y un Yeltsin en esa Perestroika criolla que quiere llevar a sus militantes de base como rebaño de ovejas al matadero de un antichavismo de izquierda.

Libero de culpa a Don Jerónimo, pues aunque fue utilizado como “agente 007” (pecevista con licencia para decir que Chávez es un animal de tres patas) me consta que no anda buscando cargo público, no así los trepadores.

El autor es: Constitucionalista. Profesor de estudios políticos e internacionales (UCV).

http://jesusmanuelsilva.blogspot.com
 

jesussilva2001@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4470 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: