Capitalismo versus Socialismo

A través de la historia se han dicho muchas cosas, la gran mayoría manipuladas, que ofrecían un paraíso terrenal, donde la persona tenía resuelto todos sus problemas, inclusive se les decía que si pensaban y actuaban de conformidad con lo que pregonaba un grupo de farsantes llamados capitalistas tendrían asegurado su entrada al “cielo”(el sueño americano). Nada más falso e incierto, pues Jesús El Cristo (que en griego quiere decir “El Mesías”), pregonaba todo lo contrario a lo que sostiene la doctrina capitalista, ya que el eje central de esta última es el explotador, patrono, “empresario”, empleador, expoliador, amo, dueño, jefe y pare de contar; en contrario, el eje central de la doctrina de Cristo es el expoliado, el trabajador, el pobre, el menos favorecido, el que no posee otro derecho que servir al amo, señor y dueño del capital; no porque se lo haya ganado limpiamente, sino  logrado con artimañas, trampa, hurto, estafa, engaño, falsedad y pare de contar. Este párrafo sólo lo quiero utilizar como exordio (preámbulo) al análisis que propongo a continuación.

DESDE EL PUNTO DE VISTA ETIMOLÓGICO (origen, significado).

Capitalismo (según el DRAE), significa: “Régimen económico fundado en el predominio del capital como elemento de producción y creador de riqueza”. Vale insertar aquí una frase, muy propia del capitalismo, que dice: “el fin justifica los medios”; ahora, por qué digo esto, porque si analizamos, aunque sea superficialmente, la definición anterior vemos que el capitalismo en su fin teleológico, (causas finales) de generar riqueza, lo hace aplastando, imponiéndose sobre todos los que conforman la sociedad económica, inclusive los capitalistas de mediana y baja categoría ( los medianos y pequeños productores o empresarios); que entre paréntesis, son medianos y pequeñosnempresarios porque no han podido aún ser grandes empresarios, son a decir de Aristóteles empresarios en potencia, son la semilla que con un empuje del viento caerán en tierra fértil para germinar en grandes empresarios. Quiero aclarar que no todo empresario está guiado por el deseo de aplastar a otros empresarios; en mucho de los casos se unen entre sí para apuntalar su posición. Pero lo que si tiene carácter axiomático es que tanto los unos como los otros explotan sin misericordia al pobre trabajador. Es la naturaleza propia del capitalismo el quitar del entorno a sus futuros y actuales competidores sin  que  importen mucho los medios que utilice para lograrlo.

Como contrapartida, el socialismo, que a decir del DRAE es: El “Sistema de organización social y económico basado en la propiedad y administración colectiva o estatal de los medios de producción y en  la regulación por el Estado de las actividades económicas y sociales, y la distribución de los bienes”. Aquí también debo aclarar que este es un concepto, en sentido estricto, de lo que representó este sistema en la extinta Unión Soviética, que todos sabemos que fracasó. No así en el sistema Chino, que utiliza una mezcla de capitalismo en lo económico y comunismo en lo político y social; como vemos existen diferentes matices que en una u otra forma están envueltos en el término “socialismo”. Por ejemplo: el caso venezolano encarnado en la revolución socialista, encabezada por el Presidente Chávez, conceptualiza el término como socialismo del siglo XXI y que tiene sus diferencias con la definición del DRAE en que los medios de producción sólo pertenecen al Estado en aquellas empresas de carácter estratégicos para la Nación; o sea, que de ellas va a depender el desarrollo del País, tal como sucede con nuestra industria petrolera y nuestras industrias básicas, que, a sensu contrario,  serían privatizadas y con ellas parte de nuestra soberanía. El resto de los medios de producción (tierra, trabajo y capital) estarán, fundamentalmente en manos comunitarias y excepcionalmente en manos capitalistas. La propiedad privada personal, o sea la que corresponde a todos aquellos medios indispensables para el desarrollo de la persona humana, tales como vivienda, vehículos, medios de trabajo, huertos, etc. seguirán siendo privados de cada persona. La educación, la salud y la alimentación constituyen, por mandato constitucional, una responsabilidad ineludible del Estado Venezolano.

DESDE EL PUNTO DE VISTA ECONÓMICO

En la edad media, regía el sistema feudal donde los propietarios de los feudos agrícolas detentaban el poder, la riqueza provenía de la explotación de los fundos agrícolas y los señores feudales se erigieron en explotadores de los campesinos, quienes eran los que labraban las tierras, trabajando de sol a sol para que sus expoliadores se enriquecieran cada vez más, estos señores feudales se denominaban terratenientes y pertenecían a la clase social dominante, para la época, o sea la nobleza que era la que detentaba todos los privilegios.  El sistema económico imperante era el llamado mercantilismo, que se centraba en la acumulación de riquezas. Luego vino la Revolución Francesa y con ella surge una nueva clase social que se llamó la burguesía, que a diferencia de los terratenientes, no acumulaban riquezas que tomaban de otros sitios ( el oro y la plata de América), sino que comenzaron a crear riquezas, dando origen al actual capitalismo, que no sólo acumula riquezas, sino que las crea.

En el capitalismo los medios de producción están en manos de los grupos económicos poderosos, o sea en las corporaciones industriales, siendo su verdadero fin el de enriquecerse al máximo. Para ello impiden, a como dé lugar, que las personas se eduquen, por eso para ellos la educación debe estar en manos privadas y así poder crear verdaderos embudos que frenen la producción de futuros competidores, sólo sus hijos pueden educarse, ya que son los únicos que pueden pagar los altos costos de la educación privada (ver el caso de Chile, donde su propio Presidente, que es un capitalista, ha sostenido que no puede existir educación pública gratuita). La salud es para ellos un negocio, sólo tienes derecho a ella en tanto y en cuanto estés en condiciones de pagar sus altos costos. La alimentación es controlada por verdaderos imperios agroindustriales, aplicándose el lema, o pagas o no comes. (Monsanto, Del Monte, Nestlé, etc.). Como podemos ver, para ellos, el pobre debe seguir siendo pobre y cada vez más pobre y en contraposición el rico será cada vez más rico y poderoso, por eso quienes detentan el poder económico persiguen el logro del poder político para poder controlar todo y así hacerse más rico, y el pobre que se pudra. Ver el caso de Europa, donde los desahucios ( expulsión del inquilino o propietario que no puede pagar) son de tal magnitud e inmisericordes que la gente se está suicidando porque no tiene otra salida, los índices de pobreza han aumentado considerablemente, no tienen dónde acudir cuando se enferman, ya que las clínicas son privadas y no te aceptan sino pagas, no tienes como alimentarte a menos que sea asaltando a los supermercados como se ve diariamente, y sus gobernantes no hacen absolutamente nada por ayudar a los pobres, que ya pasan de la mitad de su población.

El sistema socialista, por el contrario, vela por la seguridad económica del menos favorecido, les enseña a agruparse para que unidos constituyan una verdadera fuerza, no en sindicatos, que constituyen  verdaderos subterfugios del capitalismo para mantener su hegemonía. Recordemos la famosa tripartita de la época de la IV República, donde los sindicatos pactaron con el Estado y los empresarios la anulación de las prestaciones sociales de los trabajadores. En el socialismo la mayor parte de la actividad industrial y comercial descansa en las Comunas, a través del modelo socio-productivo comunitario (ver Ley Para El Fomento y Desarrollo de la Economía Popular); en los Consejos Comunales como ente articulador entre los ciudadanos y las diversas organizaciones comunitarias, que permiten tanto el ejercicio del gobierno comunitario como la gestión directa de las políticas públicas. (ver la Ley Orgánica de los Consejos Comunales); en las comunas como eje central y primario del sector colectivo, que se rigen por la Ley Orgánica de las Comunas, son entidades locales socialistas donde los ciudadanos (as), desarrollan los principios de soberanía y participación protagónica, mediante el autogobierno y la edificación del Estado Comunal (Artículo 1° de dicha Ley). En el Estado socialista venezolano, la soberanía descansa en el pueblo y no en  grupos económicos poderosos como sucede en el capitalismo, donde las corporaciones toman las decisiones más importantes en el desarrollo de la nación. La educación es gratuita y de calidad óptima; la salud es, igualmente, gratuita y sin trabas burocráticas; la alimentación es gratuita para los que se encuentran en pobreza crítica y de muy bajo costo para el resto de la población sin distingos de ningún género. Los productores privados participan en la producción de alimentos, pero sujetos a un precio asequible controlado por entidades gubernamentales para aquellos alimentos de la cesta básica del venezolano.

DESDE EL PUNTO DE VISTA SOCIAL

En realidad el sistema capitalista en el ámbito social es muy poco lo que puede aportar; cuando hace una obra social lo hace movido por lo que ésta representa en la disminución del pago de sus impuestos; cuando hace una rebaja en los precios es porque previamente los ha subido en igual o mayor proporción; los gastos de propaganda los cubre con la subida equivalente en el precio de los productos. De manera que no vale la pena analizar algo que no existe ni existirá nunca en este sistema.

En el sistema socialista, a sensu contrario, toda su actividad tiene en el fondo una razón social; todo lo que se crea, modifique o deje de ser, tiene por finalidad el mejoramiento del ser social, del hombre en cuanto que ser social colectivo e individual, pero también de su entorno familiar. Podríamos decir, que todo lo que tiene que ver con lo social es el motivo fundamental de su existencia; grosso modo podemos ver que la educación, los servicios médicos, la alimentación, el bienestar o bien vivir constituye el motor que mueve al socialismo, y esto se logra a través de la igualdad, la solidaridad, la eficiencia, la honestidad y demás valores culturales del socialismo; que deben practicarse, en todas las fases del socialismo, hasta llegar al fin social, que es en el fondo, la máxima expresión del ser social.

CONCLUSIÓN.

Todo este somero análisis me ha dejado como enseñanza, algo que constituye una verdadera paradoja, que se plantea con la siguiente pregunta: ¿Cómo es posible, que siendo el modelo capitalista, como en efecto lo es, un modelo perverso donde sólo importa el enriquecimiento de la oligarquía y el resto sólo trabaja, a brazo partido, para que esos señores se vuelvan cada vez más ricos y el pobre cada vez más pobre, y el capitalismo haya logrado, en las últimas votaciones del 7 de octubre, un caudal de votos cercano a los seis millones y medio?. Esto sólo se puede lograr a través de una campaña mediática exitosa (Guerra de IV Generación) y de la compra de votos, fueron muchos los millones de US Dólares que se movilizaron para reunir los votos de la oposición, que no posee ni poseerá nunca tal cantidad de votos representados en seis millones de personas de clases bajas y medias bajas. Todo ello nos indica que debemos profundizar la ideologización de esas clases bajas y medias bajas a fin de abrirles los ojos, porque esos por quienes estos votaron fueron los esclavizadores de sus antepasados y los hambreadores del presente.

El autor es: Coronel en retiro de la Aviación Militar Bolivariana y abogado del pueblo.

brauliomartinez@cantv.ne



Esta nota ha sido leída aproximadamente 20794 veces.



Braulio Martínez Zerpa

Coronel en retiro de la Aviación Militar Bolivariana y abogado del pueblo. Independencia y Patria Socialista.

 brauliomartinez@cantv.net

Visite el perfil de Braulio Martínez Zerpa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Braulio Martínez Zerpa

Braulio Martínez Zerpa

Más artículos de este autor