A la calle por la verdadera nacionalización del petróleo y todos los recursos del Estado

¡Qué susto! ¿Quien explica esto de la cogestión? Alerta

A propósito de la entrega de recursos económicos a las empresas cogestionarias, diversas declaraciones dadas por los beneficiarios como la entrevista con Alcides Rivero, participante en la experiencia cogestionaria de ALCASA, Guayana (Entrevista) La cogestión: Un paso hacia el cambio de las relaciones de producción aparecida en Aporrea.org el Domingo, 05/06/05 09:31pm, y una entrevista a Alejandro Uzcategui en la Radio Nacional (Programa de Andrés de Chene), me entró un susto, mejor dicho un pánico, porque el bojote de dinero que se está entregando en estos momentos, sin tenerse claro que es esto de la cogestión, puede convertirse en mas de lo mismo, mas pronto de lo que nos imaginamos.

De acuerdo a la entrevista de Alcides Rivero, el cambio de las relaciones de producción en el caso de Alcasa, se logrará en otra etapa: vamos hacia otra etapa, que tiene que ver con la autogestión, donde los trabajadores, en ese momento de la autogestión, vamos a tener el control obrero. Me pregunto a que se refiere eso de vamos por el control obrero, pues suena a mas de lo mismo pero con gente nueva. Los trabajadores convertidos en patronos.

En el caso de Empresarios por Venezuela, entiendo menos, pues resulta que esa organización que no se sabe que es, administra dinero del Estado, le cobra 100 mil bolívares a los que quieren acceder a créditos (¿?), y de paso ahora Alejandro Uzcategui es Gerente de Bancoex, no se porque me recuerda a Pedro Tinoco (Zamuro cuidando carne).

El susto no se me paso, por todo el tiempo que duró el programa de Andrés de Chene el pasado domingo, donde entrevistara a Uzcategui, porque ahora viene la repartidera de activos del Estado, la emoción con la que se habló en ese programa de la reactivación de los hoteles donde ya los grandes empresarios presentarán o presentaron proyectos ante el Ministerio de Turismo, para activar estos espacios hoteleros a nivel nacional, fue impresionante.

Definitivamente, entre el acuerdo contra la doble tributación que exonera a las transnacionales del pago de impuestos, las próximas alianzas con las petroleras, que nos colocaran en calidad de socio con los tramposos de siempre, la cogestión y la entrega de activos a empresarios nacionales y extranjeros para el manejo de activos que creíamos nuestros, no indican precisamente que estamos en vías de un socialismo, y no hablo del socialismo que fracasó en otras latitudes, habló del socialismo bolivariano que estamos construyendo y que suponemos incluye un cambio en las relaciones sociales y de producción, y no la entrega de nuestros recursos energéticos o el potencial empresarial que tiene el Estado, a los mismos empresarios de siempre, a quienes como siempre además le tenemos que dar créditos para que los activen.

Si fueron tan buenos administrando sus propios negocios en el pasado, ¿por qué ahora con el dinero y los activos del Estado si van a funcionar?

Que pasa que no se ve claro el asunto del cambio de las relaciones sociales y de producción, y se siente un gran furor por parte del empresariado venezolano, a las pruebas me remito, con las declaraciones de Albis Muñoz que tienen tiempo sonando mas conciliadoras.

Tenemos que estar alerta, porque las cosas no están claras, y cuando el amo se alegra por sus logros, es porque son de ellos nada mas. No podemos ser ingenuos, porque bastante que la historia de nuestro pueblo ha sido la del engaño y la traición. La cogestión poniendo todo el gobierno y dejando sólo un 28% de las acciones a los trabajadores no es mas que una ilusión, ya veremos a la hora de repartir las ganancias. Además si queremos crear un modelo distinto, porque impulsar un modelo que lo que está haciendo es mas atractivo el colocarse en un empleo, con la posibilidad de ser socio, aunque sea por poco, para gozar además de todos los beneficios contractuales que pudiera tener. Ya se oyen cooperativas pensándose el asunto, a pesar de que a mi juicio este el modelo que tiene todos los elementos socialistas de la revolución bolivariana.

Los saltos de talanquera de las iniciativas de economía social, no nos deberán sorprender entonces, porque la transformación cultural esta en mora, y la cogestión está sonando atractiva para muchos, especialmente para los empresarios de siempre.

La Misión Vuelvan Caras, suponiamos que iba a lograr la activación de los activos del Estado, en sus diferentes frentes de batalla: Turístico, Industrial, Servicios, etc., pero por lo que se observa, los buenos activos, los lomitos, se han pospuesto para ¿mejores? proyectos. ¿Qué pasa en el proceso de formación de las cooperativas de Vuelvan Caras que trabajarían en el frente turístico? ¿Es que acaso los hoteles Melia y Sheraton no pueden ser relanzados por estos y estas compatriotas que ya llevan un año preparándose para las diferentes áreas que comprende esta actividad? ¿Porque debemos dar concesiones a empresas nacionales o transnacionales para el manejo de activos que estuvieron en manos de la empresa privada? ¿Quién explica la transformación que supone todo esto de la cogestión, en condiciones que no se ven tan claras? ¿Quién explica lo del cargo de Alejandro Uzcategui en Bancoex?.

Es hora de estar alertas, el neopuntofijismo está instalado, y si no nos ponemos las pilas, es posible que estemos entregando el país a la oligarquía de siempre, al mismo sistema que queremos transformar. El diablo se disfraza de muchas maneras, y tiene un tremendo olfato para colocarse donde esta la plata. Una amiga adeca, me decía hace años que quien hace la ley, hace la trampa, y sabemos que todavía estamos funcionando con las estructuras de la cuarta, es decir, estamos conviviendo con el enemigo. Por eso hay que abrir los ojos y estar alertas y en la calle, como nuestros hermanos y hermanas de Bolivia.

tibisaymaldonado@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2371 veces.



Tibisay Maldonado Lira


Visite el perfil de Tibisay Maldonado Lira para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas