Memorias de un Escuálido en Decadencia

Suapara

 ¡Fin de mundo! Embajada Radonski se equivoca cada vez que abre la boca. Y los chavistas allí, cazándolo para jodernos todo el día. No es posible que llegue a Ciudad Bolívar y diga que se va a comer una suapara, “¿qué vaina es esa?” Preguntó Andrés Velásquez, que iba a su lado pero no se veía. Lo que ha demostrado esta campaña es que Embajada Radonski no conocía el país y por lo menos ahora lo está conociendo. Se equivoca cuando llega a Chiguará y dice Paraguaná, cuando llega a Chivacoa y dice Coquivacoa, en fin, se equivoca como la paloma aquella que se equivocaba.

Los asesores de nuestro candidato, que se están metiendo un billetón verde, tienen que sentarse un momento con uno de nuestros historiadores, llamarlo y decirle: “Siéntese un rato ahí con Embajada y le dice un montón de esas vainas nacionales, por ejemplo, el pájaro nacional es el Turpial, la flor nacional es la Orquídea, el árbol nacional es el Araguaney”. Y luego le preguntan a Embajada: “¿Cuál es la flor nacional?”, y él contesta: “Esté, esté, esté, la wualquiria”, “Coño, no chico, la orquídea, la or-quí-dea, repite conmigo Embajada, vamos que tú puedes: Or-quí-dea. Eso es, veinte puntos”.

Y es que metemos la pata de una manera exitosa. Trabajamos para que el dictador y sus seguidores se rían de nosotros. Cada vez que un chavista me ve y me pregunta que si voy a comer Suapara en su tinta, me arrecho pero tengo que tragarme mi vaina porque fue Embajada quien llamó al coro-coro ese así. Y después anunciamos que vamos a enviarle un mensaje a los empleados públicos y decimos que ningún empleado público ganará menos que el salario mínimo, coño, ustedes han visto esa vaina, y se la ponemos bombita al dictador, y llega y dice a toda boca: “Nosotros somos los únicos que hemos aumentado el salario mínimo todos los años, aquí ningún empleado público está por debajo del salario mínimo, allí están las nóminas de los ministerios”.  Cuando el papá de Margot escuchó al dictador decir esa vaina, se metió en el cuarto y tiró la puerta y desde allá preguntó: “¿Quién coño es el bolsa que está escribiendo esos mensajes?”

Ahora, cuando Embajada Radonski diga que va a enviar un mensaje todos nosotros, los pendejos que lo apoyamos, vamos a estar asustados, porque seguro que metemos la pata. Allí está el mensaje a los militares, Embajada forjó un documento, lo envió por su cuenta twitter y después descubrimos que fecha, firma y contenido era todo falso, y nunca dijo nada. Así que estaremos como palo de gallinero cuando hable de otro mensaje.

-  Llegando a Ciudad Bolívar me dijo una guayanesa. – me canta Margot

robertomalaver@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7846 veces.



Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 robertomalaver@gmail.com      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: