“Gorda y Chavista”

Estando recientemente en uno de los ministerios más emblemáticos de la revolución bolivariana, sostuve una conversación con un grupo de camaradas y algunos compañeros de trabajo de estos, los temas que abordamos fueron de distinta índole dentro de realidad nacional, siendo el mas importante la organización de la clase trabajadora que apoya a nuestro comandante Hugo Chávez para las elecciones del próximo 07 de octubre que fue el tema sobre el cual me invitaron a participar y ayudar organizar.

Durante la conversación pude notar claramente que cada una de las intervenciones iba acompañada de la condición de clase e ideológica de cada uno de los presentes. Lo que genero en mi persona la idea profundizar el debate a los fines de desnudar ideológicamente a unos compañeros que utilizaron un lenguaje sexista, religioso y hasta misógino en la conversación cuando les indique que invitaran a dichas reuniones una camarada a la cual le tengo el mas grande y profundo de los afectos que puede existir debido a su condición de mujer revolucionaria en el estricto sentido de la palabra.

Resulta que ya a mitad de la conversación le manifiesto a uno de los compañeros presentes que era necesario sumar la mayor cantidad de camaradas a la organización de patrullas, y para esto era necesario que se invitase a mi camarada y su colectivo de trabajo ya que conozco su praxis (destacando su interés de desprenderse de valores propios del modelo burgués y su solidaridad), a lo que este me contesta “esa gorda chavista no hace nada” otro dice “gracias a Eva el mundo esta así” no me quedo mas remedio que darles una pequeña clase a estos compañeros de los que es la misoginia desde tiempos inmemoriales.

Comencé hablándoles de corintios 14:34 y corintios 14:35; 34 Vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley dice. 35 Y si quieren aprender alguna cosa, pregunten en casa á sus maridos; porque deshonesta cosa es hablar una mujer en la congregación paseándome rápidamente por Timoteo 2:11 a 2:14; 11 Que la mujer aprenda en silencio y con toda sujeción, 12 pues no permito que la mujer enseñe ni ejerza dominio sobre el hombre, sino que guarde silencio. 13 Porque primero fue formado Adán, y después Eva; 14 y el engañado no fue Adán, sino que la mujer, al ser engañada, incurrió en transgresión.

Luego le digo al compañero que manifestó que mi camarada era una gorda que recordaba su apreciación de una de las cartas que Stéphane Mallarmé le escribió a Eugéne Lefébure el 27 de mayo de 1867 donde le dice en una parte de la misma” No admito más que una clase de mujeres gordas: ciertas cortesanas rubias, al son, en un vestido negro principalmente, -que parecen relucir con toda la vida que le han quitado al hombre, dan bien la impresión que han engordado con nuestra sangre, y así, están en su verdadero día”

Les hable de Juan Jacobo Rousseau quien excluye a las mujeres del contrato social y la igualdad de derechos políticos aplicando el mas puro feudalismo patriarcal “hombres y mujeres son diferentes por naturaleza”

Culmino manifestando a los Marxistas-leninistas más duros que no debemos olvidar que nuestro camarada Federico Engels sitúa la opresión a la mujer en el surgimiento de la propiedad privada de la tierra y el ganado aunque luego nos sorprende al decir que la mujer gozaba de respeto en toda la historia hasta la llegada del capitalismo, confundiendo lo particular del patriarcado en el marco de la producción capitalista con el propio capitalismo. Y que el mismo Engels establece que la división social del trabajo se da entre hombre y mujeres pero que es natural.

Muchos de quienes creemos en un mundo distinto y vivimos en esta sociedad capitalista tenemos contradicciones internas y externas, las cuales generan confusión o tristeza, pero es necesario saber reconocer a un verdadero camarada y compañero, este es quien nos acompaña en nuestro proceso de formación, nos dice cuando cometemos errores y nos ayuda a corregirlos, es necesario oírnos y decirnos nuestras verdades por muy dolorosas que sean, no podemos vivir huyendo, refugiándonos en nuestras habitaciones, molestándonos y asumiendo posturas malcriadas (no contestando el teléfono).

La construcción del socialismo pasa por una transformación cultural radical, en todas las capas sociales existentes en la sociedad venezolana, en su más amplio sentido, como en lo que refiere a las relaciones de igualdad, paridad y equidad entre mujeres y hombres. Logrando el respeto hacia la personalidad del otro, la unidad en la acción y de voluntad en la creación común.

El amor verdadero debe ser defendido desde todas las trincheras hasta derrumbar las barreras existentes. ¡¡¡Con fervor revolucionario y todo mi cariño a la camarada revolucionaria Yekuana Rodríguez quien me enseño que la mujer bella es la que lucha!!!

chinovaleramora@gmail.com

@acerorh


Delegado del PSUV



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4297 veces.



Roberto Hernández G


Visite el perfil de Roberto Hernández G. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández G.

Roberto Hernández G.

Más artículos de este autor