Contribución al Plan de la Nación 2013-2019 en materia de Defensa Nacional

De los cinco objetivos Históricos y Nacionales contemplados en el Plan de la Nación 2.013-2.019, hay dos que tienen que ver con la seguridad y defensa de nuestra Patria; estos son: el primero y el tercero. El Primero de ellos: “Defender, expandir y consolidar el bien más preciado que hemos reconquistado después de 200 años: la independencia nacional”; y, el tercero de ellos: “Convertir a Venezuela en un País Potencia en lo social, lo económico y lo político dentro de la gran potencia naciente de América Latina y el Caribe, que garanticen la conformación de una zona de paz en nuestra América”.

Objetivo N° 1. La independencia Nacional. Recordemos aquellas Palabras de nuestro Libertador Simón Bolívar cuando dice que es el único bien que nos queda, pero que abrirá las puertas para el logro de todo lo demás; esto lo convierte en el más importante de todos los objetivos contemplados en el Plan de la Nación 2.013-2.019. A esto le agregaría, que para poder mantener nuestra independencia y poder tener éxito en cualquier negociación es una condición, sine qua non, poseer una plataforma de defensa lo suficientemente fuerte como para respaldar cualquier acción o proposición. El caso más palpable en nuestra América es el caso de la reclamación de Argentina sobre las Islas Malvinas, donde Inglaterra ha usurpado el derecho de Argentina sobre estos islotes, actuando con prepotencia y exhibición de fuerzas para amedrentar a la Argentina, que a pesar de poseer todos los derechos sobre estas islas, ha tenido que replegarse y esperar a que la providencia le otorgue una mejor situación. Por qué pasa todo esto, pasa, sencillamente porque Argentina no posee una plataforma de defensa que le permita hablar de tú a tú con Inglaterra; desgraciadamente, no se trata de ejercer la fuerza, sino de ejercer el derecho a la soberanía de una parte de la Nación argentina; y, mientras Argentina no comprenda esto, tendrá que conformarse con lo que decida Inglaterra.

Esto lo traigo a colación, porque Venezuela posee la más grande reserva de petróleo del mundo, y este sí que es un bien codiciable para cualquier potencia ya que es un bien estratégico necesario para poder mover los distintos sistemas de armas. Desgraciadamente los imperios no les piden permiso a los países indefensos para tomar lo que les venga en gana, sobre todo si son recursos indispensables para sus planes de dominación del mundo. Por todo ello, Venezuela está obligada a poseer una plataforma de defensa lo suficientemente poderosa como para que sirva de disuasivo a las apetencias imperiales; no importa si hay que utilizar grandes recursos para ello, ya que si no lo hacemos así, no tendremos ni petróleo ni independencia ni nada; tampoco nos debe preocupar que alguien diga por ahí que estamos rompiendo el equilibrio armamentista en la región, hace ya mucho tiempo que este está roto en detrimento de nuestro País y ello, fundamentalmente por el propio imperio que nos ha rodeado de bases militares, amén de que esta plataforma de defensa serviría para aumentar la capacidad de defensiva de UNASUR y no para atacarla.

Ahora bien, este primer Objetivo Histórico: “Mantener la Independencia Nacional”, es a la vez el primer objetivo Nacional, y en cuanto que objetivo Estratégico contempla en su punto 1.6 “Fortalecer el poder defensivo Nacional para proteger la independencia y la soberanía Nacional, asegurando los recursos y riquezas de nuestro País para las futuras generaciones”. Este se desglosa en el punto 1.6.4.4: “Incrementar la adquisición de sistemas de armas y materias para la dotación de unidades”; y, el punto 1.2: “Preservar y consolidar la soberanía sobre los recursos petroleros y demás recursos naturales estratégicos”. Ambos puntos están estrechamente relacionados con la adquisición de sistemas de armas idóneos y su correspondiente despliegue. En cuanto a la adquisición de sistemas de armas idóneos lo analizaremos desde el ámbito de cada poder.

Poder Aéreo: Es recomendable adquirir unidades de aviación de combate que mejoren nuestros Sukhois-30; o sea, dar el salto a una generación superior que esté disponible en el mercado; tal es el caso del Sukhoi-35 (última versión) que es un caza de cuarta generación que ha sido mejorado para que sea 4ª++, vale decir casi de quinta generación; tiene la ventaja sobre el S-30, en que el alcance del radar duplica al anterior y por tanto el alcance de sus misiles (400Kmts), igualmente se ha aumentado el número de blancos a seguir y destruir. La autonomía de vuelo y velocidad, también, han sido aumentadas con relación al S-30 venezolano. El S-35 posee una maniobrabilidad superior y sus controles electrónicos a bordo están dotados con mando digital; es un avión de combate, que a decir de los expertos rusos es superior a los otros aviones de quinta generación actualmente en el mercado. Se recomienda, dada la posibilidad de ayudar en un momento dado a otros países de UNASUR o de La ALBA, así como en la defensa de nuestra soberanía y de nuestros recursos energéticos y acuíferos, que se adquieran 3 escuadrones de 24 aviones cada uno. Cuando la guerra de Las Malvinas Argentina nos pidió ayuda, ya que también poseíamos aviones Mirage, pero no se la pudimos dar porque de los 18 aviones que teníamos la mayoría estaban indisponibles y sin cohetes ni bombas (esa era la política de la IV República, desarmar los aviones para que no se alzaran). Yo fui piloto de combate de nuestra Fuerza Aérea y les estoy hablando con propiedad. En mi escrito anterior alerté de que Rusia estaba vendiendo 18 Sukhois-30 que habían sido devueltos por la India ya que los habían cambiado por otro modelo y dada la premura, recuerden que entre los escenarios allí planteados estaba la desestabilización extrema del País y la invasión desde Colombia de paramilitares entrenados en terrorismo con el apoyo del imperio, lo que nos obligaría a destruir las bases de operación en territorio del País invasor, entonces, dada esa premura (antes del 7-O) debíamos adquirir dichos aviones, que ya están listos para volar, para cumplir esas misiones en el interior del País invasor. También debemos adquirir misiles de mediano y corto alcance para cumplir misiones de destrucción en las bases del imperio que nos rodean; Rusia, China e Irán poseen este tipo de misiles y nos pueden ayudar a su adquisición. Igualmente, debemos incursionar en el uso de aviones no tripulados (Drones), para la vigilancia permanente de nuestras fronteras, especialmente la occidental, pero que también tengan Capacidad ofensiva para destruir blancos pequeños y grupos de soldados de infantería. Es indispensable, la adquisición, cuento antes, de los sistemas de defensa aérea rusos S-300 de gran altura, para la defensa de nuestros sitios estratégicos ante ataques de aviones y misiles a gran altura. Igualmente se requiere la adquisición de un sistema de transporte de personal para apoyo de las fuerzas de superficie; y, avionetas con tanques auxiliares para el reconocimiento aéreo. También será de primera necesidad la adquisición de aviones cisternas para el reaprovisionamiento de nuestros aviones de combate en el aire, lo cual les permitiría llegar a cualquier rincón del País invasor.

Poder Naval: Sería muy importante la adquisición del misil Ruso anti-buque SS-N-26 Yakhont-M, ofrecido por Rusia para exportación, es un misil que puede ser lanzado desde aviones, buques y submarinos convencionales a través de los tubos lanza torpedos, y desde aviones de combate utilizando un dispositivo llamado Alfa y puede ser lanzado desde las playas y puertos del País a través de dispositivos móviles. Tiene una cabeza de guerra de 440 libras, cubre una distancia de 162 millas náuticas y una velocidad de más del doble de la velocidad del sonido, Mach 2+. Contiene dispositivos de 3 niveles para evitar la detección por radar. También es necesario la dotación de los buques recién comprados a España y fabricados en Navantia, con misiles superficie-superficie y superficie-aire. Hay, igualmente, que comprar aviones patrulleros para la detección y ataque a submarinos enemigos que se internen en nuestras aguas. Irán ha desarrollado una estrategia barata y difícil de detectar, que consiste en la colocación de misiles anti-buques en pequeñas embarcaciones de gran velocidad y maniobrabilidad, muy temidos por los portaaviones del imperio, Acaso no podemos hacer algo así nosotros.

Poder Terrestre: Partiendo de la hipótesis de que el imperio nos invadiría a través de Colombia, donde poseen 7 bases militares, más las de Aruba y Curazao, utilizando instalaciones y armamento colombiano; así como paramilitares de ese País debidamente entrenados para sembrar el terror en nuestra población, entonces se requeriría dotar a nuestro Ejército de armas anti-tanque. Anti-personal y anti-aéreas de mediana y baja altura (portátiles) en cantidades suficientes; visores nocturnos, e igualmente adquirir más helicópteros de combate y de transporte de tropas.

En cuanto al punto 1.2: “preservar y consolidar la soberanía sobre los recursos petroleros y demás recursos naturales estratégicos”, debo decir, que los poderes aéreo, naval y terrestre, deben ser desplegadas tomando en cuenta la protección de estos objetivos, fundamentalmente, los sistemas de defensa aérea. Aquí nuestra Milicia debe jugar un papel de primer orden en la defensa de tales objetivos para evitar el sabotaje a las mismas. Hay que recordar que en Siria, los grupos terroristas armados e infiltrados por EEUUAA, Arabia Saudita, Qatar y Turquía (todos estos últimos lacayos del imperio ), han comenzado a sabotear los oleoductos, gasoductos, centrales de electricidad y medios de transporte, ese es el formato Siria y se repetiría en el formato Venezuela.

En cuanto al punto 3.3 (del tercer objetivo): “Conformar y ampliar el poderío militar para la defensa de la Patria”, encontramos el punto 3.3.3.2, que dice:” Integrar de forma activa los planes de formación de nuestras Academias de Formación Militar y nuestras Universidades para ponerlas a la orden del desarrollo y defensa de nuestra Patria”. Aquí podríamos decir que, nuestras universidades deben crear, lo antes posible, las carreras de: Ingeniería Aeronáutica, Ingeniería Naval, Ingeniería de Armamento Terrestre e Ingeniería de Explosivos y Comunicaciones, esto con la finalidad de ir trabajando en la planificación y construcción futura de nuestros sistemas de armas.

Esta es mi modesta colaboración con este formidable Plan de la Nación 2.013-2.019. Confieso que nunca había visto un plan que, de una manera tan precisa y concisa, abarcara tanto el ámbito nacional como el internacional, dejando abierta la posibilidad de expansión en otras áreas del acontecer internacional a medida que estas vayan fluyendo. Mis felicitaciones a su guía el Presidente Chávez y a sus colaboradores. La Patria os lo agradecerá.

Independencia y Patria Socialista, viviremos y venceremos.

Coronel en retiro de la Aviación Militar Bolivariana y abogado del pueblo.

brauliomartinez@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 8780 veces.



Braulio Martínez Zerpa

Coronel en retiro de la Aviación Militar Bolivariana y abogado del pueblo. Independencia y Patria Socialista.

 brauliomartinez@cantv.net

Visite el perfil de Braulio Martínez Zerpa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Braulio Martínez Zerpa

Braulio Martínez Zerpa

Más artículos de este autor