Lo que no dicen

Los medios europeos dan la impresión de que «la crisis» es un terremoto, una inundación, un maremoto, un huracán que cayó del cielo y del que nadie tiene que asumir responsabilidad alguna. Por cierto, ¿ha habido épocas sin crisis? Es por una duda que tengo.

El banco Bankia, en España, buscó irresponsablemente unas hipotecas «tóxicas», es decir, endeudó a una cantidad de incautos, y presionó al Estado mediante sobornos y/o chantajes y, como era de esperarse, quebró. El Estado lo expropia, pero tiene que pagar 19 mil millones de euros a sus dueños, supongo, es decir, premiarlos por ser aviesos y alevosos en abultar a la bruta una cartera de créditos para inflar su valor en bolsa, hasta que se pinchó la burbuja inmobiliaria. O sea, malcriarlos al recompensar su pésima conducta.

Los venezolanos tenemos ante eso una sensación de déjà vu de los años 80 y 90, esos veinte años de nuestro descontento, para parafrasear a Shakespeare. Los expertos economistas desfilaban por los medios dictando sentencia de cómo éramos culpables de la debacle bancaria, por ejemplo. Solo faltó que nos dijesen de qué íbamos a ser responsables el año siguiente. De vivir por encima de nuestros medios, de ser manirrotos, de ser consumistas, etc. Es decir, de ser como su publicidad nos inducía a ser.

Programas sobre economía en que Pedro Palma y tantas mentes insignes nos daban lecciones de cómo había que mimar a la burguesía para que magnánimamente invirtiera y el trickle down economics (http://j.mp/LyUqJU, in English, sorry) dejara salpicar hacia abajo migajas de riqueza para hacer felices a chicos y grandes. Crecería la economía, habría más centros comerciales donde comprar baratijas carísimas y, en fin, felices, como en Miami, la Meca de cuanto forajido y bandolera hay en este lado de la galaxia. O sea, Grecia.

Eso vemos en los medios europeos y gringos en estos días. Elaboran las peroratas más rebuscadas para que la señora Christine Lagarde nos explique cómo los griegos son unos facinerosos. Cómo los jóvenes españoles entre botellón y botellón (http://j.mp/NkTn6y) están despilfarrando los dineros de la banca. Esa manía de enfermarse, estudiar, tener vivienda, etc. Qué stidio. Hay que quitarles todo eso para pagar los 19 mil millones de Bankia con su torre inclinada de Madrid, no de Pisa. Aquí hacemos lo contrario con los bancos rufianes: auxiliar el ahorro, no el capital. El capital quita; no da.

Pero no fue esa la felicidad que nos prodigaron los neoliberales, ¿verdad, Teo? Tenemos felicidad con todo lo contrario. Porque, al revés de Grecia, España, Portugal, Italia, Irlanda, etc., no estamos bajando ni quitando pensiones sino subiéndolas y otorgándolas a quienes no las tenían; no estamos sacando a nadie de su casa sino dando viviendas, a veces gratis; no estamos reduciendo gastos de salud sino aumentándolos; no estamos reduciendo la educación, sino que ha poco regalamos la 1.600.000˚ Canaimita. Dice Earle Herrera: ¿Imaginas la dicha definitiva de recibir una computadora en la infancia? Uno se alegraba con los Prismacolor, el olor de los cuadernos nuevos y el sacapuntas de globito terráqueo…

¿Será por eso que somos tan felices?

roberto.hernandez.montoya@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7042 veces.



Roberto Hernández Montoya

Licenciado en Letras y presunto humorista. Actual presidente del CELARG y moderador del programa "Los Robertos" denominado "Comos Ustedes Pueden Ver" por sus moderadores, el cual se transmite por RNV y VTV.

 roberto.hernandez.montoya@gmail.com      @rhm1947

Visite el perfil de Roberto Hernández Montoya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Montoya

Roberto Hernández Montoya

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a144820.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO