Caso carbón de la Sierra de Perijá

Peor que "Casas Muertas"

"(...)Un día de agosto abandonaron las casas muertas. Olegario había contratado el camión en San Juan y el vehículo se hallaba estacionado a la puerta de «La Espuela de Plata» desde la noche anterior.(...)"
*Fragmento del capítulo 39 de Casas Muertas de Miguel Otero Silva.

En la segunda fecha de la reunión de la Comisión de Investigación sobre la situación de explotación de carbón en el Zulia efectuada el martes 17 de mayo de 2005 en las instalaciones del Min. de Ambiente ubicadas en la Torre Sur del Centro Simón Bolívar, a la cual asistimos voceros de las organizaciones Homo et Natura (el profesor zuliano Licenciado Lusbi Portillo)y AZUL Ambientalistas del Zulia (un servidor, médico zuliano Elio Ríos Serrano) y una periodista de VIVE TV Zulia, como diríamos en Maracaibo, nos llevaban "retragados" porque nuestra contraparte eran trece personas de Corpozulia, Carbozulia, Gobernación del Zulia, Alcaldía de Mara y empresas del ramo carbonero activas en nuestro estado, en bloque.

La dinámica la establecieron el Viceministro de Coservación y el Director General de Vigilancia y Control Ambiental del MARN. Consistió en la exposición de las partes para luego pasar a una rueda "interactiva" de preguntas, respuestas, aclaratorias y comentarios. Al terminar la primera parte una funcionaria que allí se encontraba, despojándose de su función gubernamental, explicó (según sus criterio que manifestó personal, como oriunda y vecina del municipio Luis de Vicente del municipio Mara) las bondades de la presencia de las empresas carboneras. Lo decía con la convicción de haber visto el cambio en su lar, en Carrasquero, "capital carbonífera" del municipio Mara del estado Zulia. Sus palabras narraban lo bueno del empleo de sus familiares y sus amigos, pero en el recodo del epílogo, con preocupación, preguntó que cuánto duraría la explotación y cómo iba a quedar su ciudad.
En las exposiciones de las partes se expresó que el carbón era agotable, que es una minucia de reserva respecto del total mundial, y que a vuelta de un tiempo (unos treinta años que dura el proyecto), pues cedería su explotación. No aguanté y le respondimos de inmediato: Casas Muertas...., casas muertas, hija.... Cuando se vayan desmantelarán todo como hicieron las petroleras en La Paz (municipio Jesús Enrique Lossada) y en Casigua El Cubo (municipio Jesús María Semprún). Señalando a los funcionarios le indicamos que de eso se trataba: una campaña mediática que dice que el carbón trae felicidad al Zulia, pero a las zonas de entreminas y sus habitantes quedan excluidos y que con el tiempo, quedarán abandonados a su suerte con sus "casas muertas" con Carmen Rosa diciendo: "-Aunque ya no queda gente a quien caerle encima, Olegario. (...)"

Fue interesante saber de boca de funcionarios de Corpozulia que las actividades mineras del carbón a través de 3.390 trabajadores directos e indirectos, tocaban al 14% de las familias de la subregión guajira (municipios Mara, Páez e insular Padilla). Los parámetros poblacionales que se manejan, nos indican que la subregión Guajira cuenta con unos 263 mil habitantes aproximadamente, casi 100 mil niños, un aproximado de 63 mil mujeres fértiles y se calcula pueden estar embarazadas unas diez mil. Al tenor de una familia típica de esa subregión, son cinco componentes familiares, por lo cual debe haber unas 52 mil 600 familias. El 14% de esa cifra (cobertura informada por el funcionario relator de CORPOZULIA) es 7.364 familias. Mas de 250 mil familias quedan excluidas del proceso.

Peor que "casas muertas" va a quedar Luis de Vicente: Un funcionario asomó un indicador interesante cuándo replicaba sobre la oposición al modelo de producción de la explotación de carbón por los dos ambientalistas y el refuerzo de la periodista de VIVE TV ZULIA. Explicaba que había un indicador de la bonanza económica de la zona que se podía analizar, se trataba del incremento de las ventas de cervezas la cual según su versión emotiva, hasta trató de hacerla jocosa, se había triplicado. En esos momentos pensamos dos cosas: se debe estudiar el método de penetración geográfica del comercio de cervezas por lo exitoso y en segundo término, eso es un indicador de decadencia comunitaria y no de bonanza económica. ¿A tal punto mejora el carbón a la comunidad de la subregión guajira?, o será que sus poblñadores ahogan sus penas en el licor.

En su exposición, Corpozulia explicó que la tasa de pluviosidad había venido bajando a través de los años, o sea, que llueve menos desde que llegó la explotación del carbón, pareciera que se les escapó esa información. Y todavía así quieren intervenir la cuenca de los ríos que se represan Tulé y Manuelote. Ellos mismos dijeron que el ciclo del agua ha sido alterado en la fase atmosférica a nivel de la precipitación. Eso fue admitir lo peligroso de la explotación de Carbón de la Zona del Socuy, así dejen arriba un jardín y el río principal, y se metan a horadar la tierra. La cuenca cuenta con las otras fases como las escorrentías, el flujo superficial del río, el flujo subsuperficial, la percolación y el flujo subterráneo. Es un todo y la afectación de un factor intervienen en los otros.

Pronto será día del ambiente y no creo que vuelvan a hacer una marcha a favor de su destrucción a través del modelo de extracción, transporte y comercialización del carbón, como lo hicieron el día de la conservación de la Tierra, craso error. Peor que "casas muertas" pudiera quedar: "MONTAÑAS MUERTAS", sin árboles, sin aves, sin mamíferos, sin reptiles, sin insectos, sin arácnidos, sin vida. Solo huecos profundos llenos de aguas azufradas, cuencas (superfical, subsuperficial, subterránea) de ríos contaminados, montañas postizas que llaman ecombreras probablemente sembradas de Nim (árbol oriundo de la India muy utilizado como insecticida natural, extraño a la Sierra de Perijá) como los vemos ya afuera de las minas en la zona del Guasare.

Pedimos, tanto Homo et Natura como AZUL Ambientalistas del Zulia, como toda la vida, la activación de la contarloría ambiental de las minas, como parte fundamental de la contraloría social expresada en nuestra constitución, para la comunidad y para los grupos ambientalistas. Pedimos en esa reunión, que respetáramos la Agenda 21 (Cumbre de Río 1992, ratificada en Johanesburgo 2002) que en la proclama de la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, en su principio número 10 reza: "El mejor modo de tratar las cuestiones ambientales es con la participación de todos los ciudadanos interesados en el nivel que le corresponda. En el plano nacional, toda persona deberá tener acceso adecuado a la información sobre el medio ambiente de que dispongan las autoridades públicas, incluida la información sobre los materiales y actividades que encierren peligro a sus comunidades, así como la oportunidad de participar en los procesos de adopción de decisiones(...)".

La contraloría ambiental debe ser un interés de todos los ciudadanos (único título que quizo aceptar Bolívar), por ello debemos conocerlos todos y debe ser impartido en nuestra universidades, en especial en la UBV como líder del salto adelante en la educación, con profesores comprometidos con este proceso de cambio que también es ambiental, para que todos los venezolanos seamos contralores no solo de la explotación del carbón, sino de toda la vida venezolana.

Así como nos preocupamos que nuestro líder que por horas no lo vimos participando, que se pensó en su afección y se movilizó la base revolucionaria, así debe ser dar la discusión por el hermano que no vemos, quien viviendo en la Sierra de Perijá se afecta él, su familia y su entorno. Así también pensemos en la ciudad de Maracaibo (con sus dos municipios: Maracaibo y San Francisco), cuenca de escorrentías y de flujos subterráneos, sin ríos, dependiente de las cuencas de los ríos de la zona marense de la Sierra de Perijá como única entrada (identificada como I en hidrografía), que pronto caerá bajo la deforestación programada, el implacable poder de la dinamita y la recolección mecánica de trozos de carbón. Más de 2 millones de personas , de ellos mas de 600 mil niños, mas de 500 mil mujeres fértiles, mas de 80 mil mujeres posiblemente embarazadas, quedarán sin agua (ver censos poblacionales).

Oiremos los canturrios finales de Rupert, el chofer del camión de "Casas Muertas": "Rupert, el trinitario, aceleró el camión y canturreó una canción de su isla: Sofia went to Maracaibo / ¡Bye, bye, Sofia!"
Para consultar "Casas Muertas" de Miguel Otero Silva puede acudir a: http://www.analitica.com/bitblioteca/mos/casas_muertas.asp#12

Presidente de AZUL Ambientalistas del Zulia y miembro del Frente por la Defensa del Agua y la Vida


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6466 veces.



Elio Ríos Serrano


Visite el perfil de Elio Ríos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas