¿Es acaso incomprensible?

Que los profesores de la UCV se queden sin seguro HCM, porque no hay disponibilidad presupuestaria, y que hagan un paro en reclamo de este derecho, pareciera para algunos algo inentendible o explicable sólo con esa fantasía de la desestabilización y ese lugar común de la conspiración del imperio. Que los profesores jubilados, precisamente cuando están en la edad en que se verán obligados a requerir los servicios de salud y la atención hospitalaria, se queden sin esta posibilidad porque el ministerio respectivo no tiene recursos, luego de haber recibido este país un billón de dólares de ingresos durante los últimos 9 años, luce para unos fanáticos indolentes como algo que no amerita de preocupación ninguna. Es más, pensarán se trata de un “castigo de Dios” por seguramente tratarse de profesores oligarcas traidores a la Patria.

¡Hasta dónde ha llegado la desidia entre quienes se autodenominan revolucionarios! Quienes en el pasado protestaban por mucho menos, hoy, con una tranquilidad pasmosa, afirman que el paro de los profesores es inentendible. Recuerdo que las mismas respuestas nos daban los gobiernos de Lusinchi y de Carlos Andrés Pérez, cuando en la segunda mitad de los ochenta recurríamos a paros y manifestaciones ante la negativa de otorgar los recursos necesarios para el seguro de HCM profesoral. Las actuales acusaciones y explicaciones son las mismas utilizadas por los adecos hace más de 20 años. Sólo que hoy las hacen los “defensores” de la justicia, de los trabajadores y de la patria. ¡Insólito!

No nos debe importar hoy, como no nos importó ayer, la posición política de los integrantes de la FAPUV o de la APUCV. La respuesta tiene que ser la misma que se daba en aquella ocasión: Desestabilizadores son quienes en el Gobierno niegan los recursos que los trabajadores, en este caso docentes, necesitan para mantener sus servicios de atención médica hospitalaria y de maternidad. Los dirigentes adecos de la FAPUV de entonces terminaban luchando codo a codo con nosotros en procura de las reivindicaciones económicas, sociales y laborales de los profesores universitarios. No le tenían miedo a la dirección de AD; terminaban por convencerlos las demandas de los profesores, a quienes se debían como sus representantes gremiales. Los representantes chavecistas hoy son patronales y se cuadran con lo que diga el Gobierno.

Nos agreden también las autoridades universitarias, que al igual que ayer no priorizan los gastos sociales sobre egresos menos importantes. Hacia ellas también tienen que ir las presiones gremiales. Hay que rechazar cualquier tipo de chantaje. Esta lucha es justa, pues exige recursos para la salud de los profesores. Si nuestros colegas chavecistas no lo entienden, allá ellos con su conciencia. Se debe ir hacia un paro indefinido de actividades de carácter gremial. Ya basta de arbitrariedades y burlas. 

lft3003@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1555 veces.



Luis Fuenmayor Toro


Visite el perfil de Luis Fuenmayor Toro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Fuenmayor Toro

Luis Fuenmayor Toro

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a143724.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO