Rupturas y secuencias

La Revolución Socialista como objetivo histórico

Generalmente se habla de revolución socialista sin considerar las transformaciones profundas que la misma implica. Se llega a pensar que basta simplemente con un cambio de leyes y de personajes en el escenario político para alcanzarla, omitiendo que la revolución nunca será posible sin efectuar cambios estructurales significativos, especialmente si hablamos de socialismo revolucionario. Esto ha logrado que muchas veces se caiga en el lugar común de las consignas, sin que exista correspondencia alguna con la práctica revolucionaria, siendo éste -quizás- el propósito oculto de quienes las pregonan para dejar todo igual y así aprovecharse del poder conquistado. De ahí que resulte fundamental disponer de una teoría revolucionaria que no sólo explique la realidad que se busca transformar sino que sea también herramienta en manos del pueblo para confrontar y trascender los hechos y cambios producidos. De esta manera la revolución estaría en un proceso continuo de regeneración hasta lograr un nivel óptimo que permita su continuidad, evolución y consolidación.

Es preciso, por tanto, que los propulsores de la revolución socialista estén dispuestos a experimentar en sí mismos un cambio radical de sus patrones de conducta, tomando en cuenta que los mismos son resultado de siglos de vigencia del capitalismo y de sus valores mezquinos. En este caso, habría que emprender una lucha tenaz contra las disparidades de ingreso, riqueza y acceso a oportunidades impuestas por el sistema capitalista, sustituyéndolas por los valores que siempre han acompañado a la humanidad, pero que han sido minimizados en beneficio de la lógica capitalista. Esto supone iniciar una revolución cultural afirmativa, revalidando la historia y las luchas de nuestros pueblos. Como lo afirmara Antonio Gramsci, "no hay revolución sin revolución cultural", lo cual debe manifestarse tanto en cambios subjetivos como objetivos verdaderamente emancipatorios y socialistas que tengan un efecto directo en el desarrollo integral de las personas, incluyendo su ética y su moral.

Con tal convicción, será siempre posible la revolución socialista como objetivo histórico de la humanidad, entendiendo que la misma no sucederá como consecuencia de la inercia ni del azar sino que provendrá del esfuerzo permanente y consciente de los revolucionarios, provistos de propuestas programáticas y tácticas que ayudarán a orientarse a los sectores populares en la construcción colectiva del socialismo. El viraje histórico que la misma causará en la vida de nuestros pueblos dependerá en gran medida de la voluntad, la tenacidad y el compromiso real de quienes se consideran a sí mismos como revolucionarios y socialistas, en la medida que sean capaces de aceptar e impulsar los cambios radicales que deben originarse en lo político, lo social, lo económico y lo cultural, alterando así las relaciones de producción y de poder derivadas del sistema capitalista.- 

mandingacaribe@yahoo.es

*Maestro ambulante.

¡¡¡REBELDE Y REVOLUCIONARIO!!! ¡¡Hasta la Victoria siempre!! ¡¡Luchar hasta vencer!!





Esta nota ha sido leída aproximadamente 1640 veces.



Homar Garcés*


Visite el perfil de Homar Garcés para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Homar Garcés

Homar Garcés

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a143572.htmlCd0NV CAC = Y co = US