El crimen como herramienta política

A lo largo de la historia se ha utilizado el asesinato como herramienta política para truncar procesos y dirimir situaciones sociales, desde Julio César hasta nuestros días esta ha sido una constante, en la mayoría de los casos se truncaron los procesos y se desvió el curso de la historia:

1.- Antonio José de Sucre, la fracción enemiga de los ideales b0olivarianos de unidad latinoamericana, veían en el Mariscal Sucre un fuerte contendiente, para sacarlo del camino contratan al Coronel Morillo, Andrés Rodriguez, Juan Gregorio Rodríguez y Juan Cuzco para llevar a cabo el vil asesinato, el cual es cometido el 4 de junio de 1830 en las selvas de Beruecos, los asesinos luego fueron todos envenenados, según la premisa antigua de que Roma no paga traidores. Los autores intelectuales de este asesinato fueron el General José María Obando y el General José Antonio Páez. Recordemos que Sucre trata de visitar a su familia en Cumaná a la cual tiene mas de 10 años que no ve, pero Páez pensando que Sucre se dirigía a conformar un movimiento Bolivariano en el interior de Venezuela le niega la entrada en San Antonio del Táchira obligándolo a tomar el camino de regreso hacia Ecuador.

2.- Ezequiel Zamora, el General del Pueblo Soberano Valiente Ciudadano, representaba a finales de 1859 un peligro para las clases dominantes, los cuales habían usufructuado la herencia de nuestros héroes independentistas y sumido a las grandes mayorías nacionales en la indigencia, para resolver esta situación las clases dominantes acuerdan con el mariscal Falcón y el 10 de enero de 1860 un soldado de los ejércitos de Falcón de nombre Domingo Morón asesina en San Carlos al General Zamora, de aquí en mas se desvaneció el sueño, todo se derrumbó y lo que prometía ser una revolución se convirtió en una mas de las tantas guerras que sacudieron nuestro país en el siglo XIX.

3.- Carlos Delgado Chalbaud, el Coronel Chalbaud era el Presidente de La junta de Gobierno que derrocó a Gallegos, integrante de esa junta lo era el coronel Marcos Evangelista Pérez Jiménez, quien era de menor antigüedad y rango que el Coronel Chalbaud, sectores cercanos a Pérez Jiménez establecen un plan con el legendario guerrillero Rafael Simón Urbina, lográndosete último secuestrar y dar muerte el 13 de noviembre de 1950 en una quinta elLa Urbanización Las Mercedes de Caracas al Coronel Chalbaud, luego los mismos socios, de Rafael Simón le dan muerte cuando herido se entrega en la Embajada de Nicaragua, siempre con la misma regla Roma no paga traidores, así terminan estas historias al asesino lo callan sus mismos socios.

4.- Profesor Alberto Lovera, a mediados de los años 60 el profesor Lovera era uno de los dirigentes mas importantes del Partido Comunista de Venezuela que en esos momentos estaba enfrentado al Betancourismo, a Lovera lo detiene efectivos de la Digepol en la Plaza Las Tres Gracias, luego es trasladado a la ofician de la Digepol ubicada en Los Chaguaramos , continuando con el periplo el 23 de octubre en entretén Planchart en Puente Mohedano y el 27 de octubre aparece su cadáver en Lecherías, Estado Anzoátegui, este cadáver fue identificado finalmente como Alberto Lovera el3 de marzo de 1966, los involucrados en este asesinato fueron J.J Patiño González, Carlos Vega Delgado y Mario Leal.

Ahora el Presidente Chávez a denunciado planes para asesinarlo y acabar con el proceso Bolivariano, no estamos de acuerdo con el planteamiento del Presidente cuando dice que si él falta las fuerzas armadas saben que hacer, recordemos que este es un cuerpo colegiado donde notados están identificados de corazón con el proceso, lo mejor para nosotros es que el Presidente conduzca el proceso hasta una etapa de no retorno, donde el pueblo pueda asumir la conducción sin ningún temor a retroceder.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3408 veces.



Jesús Borges


Visite el perfil de Jesús Borges para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Borges

Jesús Borges

Más artículos de este autor


Notas relacionadas