Venezuela: De los fines del racional socialismo y su dialéctica industrial comercial

Eduardo Samán contra la Filosofía de la Miseria

“(…) El socialismo moderno, cualquiera que sea su tendencia, en la medida en que toma como punto de arranque la economía política burguesa, suscribe casi sin excepciones la teoría del valor de David Ricardo…”   Friedrich  Engels

                                                                                                Escrito en Londres en 1884, en el prefacio de la primera edición alemana de Miseria de la filosofía, 1847, de Karl Marx

 

Sobre Eduardo Samán el farmacéutico egresado de la Universidad central de Venezuela y político venezolano

Y no hay que ser teologal y fanáticamente dogmático, solo intentar hacer una analogía inductiva comparada, para aseverar que en el ejercicio contextual y temporal,  actuando según lo establecido en las funciones de diseño y ejecución de políticas públicas desempeñadas por Eduardo Samán,  fue siempre contraposición al aforismo anterior; además, fue contundentemente racional socialista, ajustado a las medidas previstas, en los procedimientos inspeccionados, realizados, detectándose ubicar singularidades perversas,  hasta organizaciones de estafas peculados, malversaciones, plagios, usuras, sobreprecios y acaparamiento en diversas divisas mercantiles hechas mercancías.

¿Mercancías socialistas? Una idolología del delito capitalista que hay que desmembrar, eso hacía Samán el desmembrador.

Y  de acuerdo a la teoría de David Ricardo 1,  sobre la teoría del valor, por consiguiente se desprende:

“(…) la novedad de que el valor de un bien se lo da la escasez…entonces, si la cantidad de trabajo cristalizada en los bienes determina su valor de cambio, debería, por ejemplo, aumentar el valor del bien si aumenta la cantidad de trabajo,…” 

David Ricardo 

A lo que 

Karl Marx aduce

A favor de la teoría de valor-trabajo el valor de la mercancía se determina por el trabajo incorporado, es importante aclarar que cuando hablamos de mercancías estamos hablando de trabajo social, es cuando hablamos de productos, que se producen para el uso inmediato, que podemos hablar de trabajo a secas, pero así, supeditado a la división del trabajo, nos referimos al trabajo social”
 

Con el respeto y las distancias correspondientes, Eduardo Samán, efectuó el ejerció del poder legítimamente concedido, contrario a las ideas de la fetiche usurera mercancía capitalista.  Les fija y establece regulaciones,  a tierra firme del pueblo, las trajo útil a su gestión, no se quedo a bien, como Platón, con las ideas en la realidad abstracta de la ley inteligible, entendible a comprender, para descubrir verdades certeras, ciertas, aunque, fundamentales doctrinarias e ideológicas les preceden, es la política reguladora acertada como sistema de gobierno.

Con toda la diferencia y distancia, como Aristóteles, que  usó y colocó en tierra las ideas de Platón, para su producción social eficiente, al abstraer  la  categorización universal y lógica en procedimental en; categorías, modos y figuras, al definirlas, mediante proposiciones, silogismos y enunciados, considerando contingencias y tautologías, es el interprete, como Cristo lo es de las practicas platónicas, con las excelsas ideas del bien supremo, extraídas de los diálogos platónicos y los conceptos puros del conocimiento, tratando de definir; virtudes, justicias, amores, técnica, piedad, ciencia, políticas, valor, valores, como el logos universal terrenal, una multiplicidad de virtudes, para cada adjetivo calificativo del “Ser”

Es la práctica administrativa, del  incipiente, pero significante marxismo industrial y comercial para el intercambio mercantil socialista, según los aforismos anteriores, en su buena acepción de bienestar, correcto, valido sentido de razón, por  no ser temerario, sino  científico y atrevidamente revolucionario, en el sector dialéctico ministerial que fundó con éste vital precedente.

E. Samán, nacional e internacionalmente, operando contra estafas, la usura y las malas costumbres morales, del enriquecimiento ilícito, propiciadas por ideologías esclavas de la supresión de pueblos, para la explotación y el crimen de la ecológica y su “humana humanidad” parafraseando  el armónico  verso libre,  expresado en el canto proteico de Alí Primera,  contra el encanto hambreado subliminal del ilustrado fascismo del liberalismo clásico y moderno mundial enquistado como oscuro objeto del deseo, en Venezuela. 

Él, Eduardo Samán, significó-ca, que logró sustraer, de  recoger,  de la literalidad textual, la objetividad del juicio, para su fallo, es decir, del ejercicio del poder decisivo, para la operatividad de los dispositivos de prevención, control y penalización, programadamente planificados-planteados didácticamente al desarrollo pedagógico de la nación comunal, en sano equilibrio, con los principios y fundamentos rectores de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, CRNV 1999, intentando, logró establecer mecánicamente  -no por ello sin reflexión previa--   el control de actividades reguladoras mercantiles comerciales, del juicio y fallo de las leyes, convertidas y difusas, en los intereses invisibles, de una superestructura  que detenta muy bien el poder del concreto capital financiero, internacional, económico, del país,.

Ante una acostumbrada oposición oficialista invisible, estafadora, que muchas veces no sabe a quién sirve, está tan alienada que naufraga  en las dilatorias de fallos procesales y sus juicios de sobornos existentes en el flujo de valores del ¿intercambio comercial de estatutos socialistas internos?

Tratando de implementarlos para el comercio industrioso estipulado en los sistemas emergentes; Alternativa Bolivariana para América, ALBA, la Unión de Naciones del Sur, UNASUR,  cifradas en códigos de intercambio con ¿mercancías de industrias y comercios nacionales socialistas? conjuntamente con la gran mayoría de la fuerza de los trabajadores, contra el poder de las  organizaciones   de la oligarquía aristocrática estafadora.

Gestión descongestionada, vuelta así, eficiencia socialista, de E. Samán, lo cual lo valida  legítimamente oportuno,  actuar constituido, o no, pues, él es, porque existe y labora éticamente con sus funciones en la necesaria praxis actual.

Incorporando,  su “Ser Socialista,” un “Ser,” no abstracto en lo difuso de los estatutos,  o en  el manguareo burocratizado de sus funciones, hacia objetos y objetivos socialistas en sí.

Contrario a todo ello.

Su fuero moral, es la razón social institucional de la que fue revestido, y aun le atañe, pues le toca por ciudadano, trabajador, virtuoso, no egoísta, con los precios, calidad y las ganancias para con el pueblo llano, por eso, como muchos compatriotas más, estimo  responsablemente le toca seguir desempeñándose a bien nacional.

Fue en el instituto para la defensa de las personas para el acceso a los bienes y servicios, INDEPABIS y, como ministro del poder popular de industria y comercio, MPPIC, donde ejerció su teoría-practica gerencial administrativa del comercio e industrias de inédita lógica socialista para un organizado control  como  trabajador junto a  los equipos colaboradores empleados, no de la cosa nostra, sino de la cosa pública, no del discreto encanto de la burguesía a lo Luis Buñuel, sino de la científica actitud moral, para la gestión, control y  supervisión, atenida a sus códigos socialistas, intuitivos y de la prescrita interpretación de las legislaturas  relacionadas de sus orgánicas leyes de industria y comercio, promulgadas,  y de reglamentos,  excepciones, que añoramos los trabajadores oportuna, pues rindió frutos de  orden y justicia, requerida para el objetivo constitucional, principiado de bienestar nacional avizoran vivir sin ser explotados y usureramente estafados.

Un honesto, honrado y honorable intento, por efectuar esa gestión ejemplar, de gerencia de comercio industrial socialista.

Por eso, fue execrado, por el mismo Estado.

Por no ser existencialista solamente probo, sino esencialista  además practico, en el término humano de sus funciones emprendidas; eficientes, efectivas y eficaces, solo que enfrentado con la fase superior del capitalismo financiero internacional, contra una categoría sionista siniestra, de flujo y recontra flujo, para el dominio y supresión de la condición humana de la especie mundial, a través,  y  en, la usura ecología del hábitat, ya que se creen con derecho adquirido por ser los salvadores, creen estar; más allá del bien y el mal,  Nietszche F, por lo que más se nos castiga es por nuestras virtudes” en las cortes de las estructuras de la polis nacional, extensiva,  sectorial, imaginaria  del consciente colectivo presente, del pensamiento económico político, de su doctrina, ideología y practica contemporánea como ciencias políticas y de gobierno, para un socialismo realmente concreto, objetivo, por su práctica popular, una básica  estructural del  ¿Estado Socialista venezolano actual? 

De las políticas regulatorias de la actividades  industriales  y comercio público.

Bien, por la revolucionaria,  pertinente legislación, actual en materias de trabajo, son logros estimables, a bien lograda,  gracias a la unidad política, para el formulamiento de políticas públicas, pero no basta rezar los códigos, hacen falta ejecutarlos, fallarlos en las cortes, en lo contencioso administrativo, en casación, penal, constitucional, en lo procesal civil y política,  entre otros…. en kioscos, comercios e industrias.

La perversión de no poseer una teoría sobre el comercio,  y sus industrias ontológicamente socialistas, del método con conceptualizaciones dentro de la epistemología,  es decir, conocimiento  venezolano adquirido, tras la utopía del socialismo bolivariano, es posible gradualmente, desde sus relaciones industriales comerciales, -como la emprendida por Samán, - quiero decir; actitud para la actividad del cambio de conocimientos, valores  humanos,  trabajo, mercancía, dinero, ¿comercio socialista? relaciones, modos, producción, categorías, economía política socialista, una ciencia con un método y una filosofía.

Porque una cosa son las entendibles variaciones en el mercado tendente a la baja o alza, y otra la nomenclatura apropiada, no en burocracia clientelar, sino además, en su código de comercio y contabilidad, en su código civil, y en muchos  reglamentos y ejercicios profesionales tendentes a las funciones y tareas de la  doctrina socialista

En la práctica diaria, no en teorética analítica de fina síntesis,  que ata el mundo intangible de las doctrinas-ideas y el tangiblemente sensible que captan nuestra sensibilidad, nuestro mundo aparente. La fenomenología del espíritu racionalista venezolano.

En la filosofía de la praxis, a lo que es, economía política socialista en su teoría y método, referentemente en Miseria  de la Filosofía, describe,

Solo que realidad sensible no es siempre realidad inteligible, es decir razonada, discernida desde las fuentes reales en tiempo y espacio de los eventos. La verdad sensible  contra la realidad inteligible de  E. Samán.

Del tono lírico, simbólico y profético, desde la filosofía de la miseria, manifiesto epistolar, remitido a K. Mark  por el Sr. Pierre J. Proudhon, en Alemania de 1846-47, donde  le adversa expresando a las investigaciones  sociales que Marx emprende sobre la crítica de la filosofía alemana, y hace, al mismo tiempo algunas observaciones en ideas sobre economía política.

Ideas referentes al

Sistema de las contradicciones económicas…” 

Y luego, la inédita respuesta marxista.

En su obra, miseria de la filosofía.  

Pudiéramos introducirnos en estos dos enunciados.

Filosofía de la miseria

Miseria de la filosofía

Para especular  en la causalisticamente.

Entonces la gestión Eduardo Samán y el mito de lo imposible;  nos recuerda el árbol de lluvia, el viejo samán historia, que ha sobrevivido, no por estar plantado como un saludable frondoso árbol nacional patrio, así, me estoy refiriendo al Samán de Güere, rodeado por tres piedras, utilizadas reguladoras del  símbolo del Dios Shaman, encarnado de iniciaciones con hechos históricos, sagrados por unos, primero, después, y ahora, es lo que dicta el historicismo, con su cierto conocimiento y método, como concepción  semántica  de la verdad, historia política,  economía, educación, emancipaciones como el juramento en los ámbitos geográficos del árbol bendito, Samán de Güere, 200 años después,  correlato ejemplar acaecido y suscitados por la libertad, para la justicia social, llamado el Juramento del Samán de Güere  en el que Chávez Frías, Acosta Carles y un grupo  de oficiales y suboficiales preocupados por la situación del país, deciden la organización del Movimiento Bolivariano Revolucionario 200, que como un instrumento para combatir la corrupción

“Juro por el Dios de mis padres, juro por mi patria, juro por mi honor que no daré tranquilidad a mi alma ni descanso a mi brazo hasta no ver rotas las cadenas que oprimen a mi pueblo por voluntad de los poderosos. Elección popular, tierras y hombres libres, horror a la oligarquía” Hugo R. Chávez F.

 

Sobre el Samán de Güere

Lo único  que se permitía a la sombra del samán, el árbol de lluvia, que reza la tradición, solo bajo su frondosa sombra iban las mujeres para parir los niños de la etnia arawak y,  se realizaban ceremonias y reuniones, para sellar pactos entre líderes y jefes, diplomacia verbal en función del colectivo

Son así, conocimientos junto a la moral de los pueblos, de  nacionalidad, que se remonta y actual  a la época de 1800, en tiempos de iniciales guerras étnicas en la América meridional, de ecocidios  saqueadores y muerte,  protagonizadas en la reacción de las etnias aragüeñas, contra el  expoliador invasor coloniaje de sometimiento, especulador e impuesto de los “viajeros de indias”, --y me refiero a la paráfrasis  de la obra del psiquiatra y literato Herrera Luque, así titulada, visión que recomiendo leerla, por lo de nuestra aborigénidad, como; etnicidad y eticidad y, los lastres de la invasión proyectados en los hábitos y costumbres de organizaciones sociales como comunas originarias.

Sitio donde se juraron ante la naturaleza eterna, donde la psicología de la moral representa los actos políticos, por su noble demostración y evaluación en calidad de servicio autónomo y no por ello atraídos como hombres de presa ni para la representación fetiche moralista

Procurar la felicidad es  su atributo de lucha ante innumerables cuerpos oscuros, accionando una propuesta personal-equipo de comportamiento, sujeto a ¿un código civil y de comercio socialista? que  no existe y, como no existe, no puede pensarse, según R. Descartes,.

Marx, hubiese  sugerido al respecto; debiese empezar por la objetiva, especifica conceptualidad, de las diversas categorías socialistas, surgidas significantes, univocas e inherentes a las actividades de sectores del intercambio mercantil de servicios, ideas y bienes socialistas, ya que se necesita del excedente plusvalico en el control del poder del gobierno-Estado, para   la redistribución del PIB del Estado,  para entender adecuadamente que tiene que ser ejecutado con una psicología de la moral, un docente que va corrigiendo precios al mayor y detal con una pedagogía civil, ese fue su desempeño , el ejemplo  ético salva la revolución de los conocimientos y no coloca la comuna contra el Estado.

Quise decir mercancía socialista, devenida en cesta básica, techo, vestido, comida, lo que mi amigo personal K. Marx, llama contra la usura del capitalismo, en la plusvalía del trabajo, reforzado antes por Adams Smith, en la Teoría de los sentimientos morales, donde empatías y circunstancias juntas, producen afectos y actitudes basadas en la humana emoción que nos obliga a la gestión de la lógica capitalista

Sentimientos morales, surgen necesidades producto de la transformación del mono en hombre evolucionando a través del trabajo, es el ser que tiene conciencia de lo que hace, es el homo sapiens moderno, producto final de la evolución, antropología, dotado de emociones e inteligibilidad, y la teoría de los sentimientos morales que asevera la empática contra el grado de peligrosidad enfrentado  a los que quieren una forma de democracia. 

No es,  Puro Marx, invocado, como dice J. Barreto,  pues mientras existan contradicciones y antagonismos conductuales de nuevo tipo en el sistema social de relaciones económicas para el comercio, que inciden hasta en la psicología de la moral nacional, una genealogía de la moral, a lo nietzscheano.

No, la transvaloración de la mercancía, al precio, costes, trabajo, distribución, propiedad, valores  de cambio y uso, además el interés, de capital social de producción, para el fomento y redistribución, de ¿las mercancías socialistas?  En función de la libertad de comercio regulado  así,  por la justicia social.

Los derechos económicos y sociales socialistas, a bien necesarios,  en la dialéctica del crecimiento económico venezolano actual

arteawao2003@yahoo.es

Notas

1 David Ricardo en la teoría del Valor, y Adams Smith La Riqueza de las Naciones

Bibliografía

K. Marx, Miseria de la Filosofía, ediciones en lenguas extranjeras, Moscú. S/f

El código de comercio, IV república, Venezuela.

Código civil,  IV república, Venezuela

Inventamos o Erramos, Simón Rodríguez

Teoría Económica,  de John  M. Keynes

El capital, K. Marx 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4288 veces.



Alejandro Álvarez Osuna


Visite el perfil de Alejandro Álvarez Osuna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alejandro Álvarez Osuna

Alejandro Álvarez Osuna

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a142960.htmlCd0NV CAC = Y co = US