El Chantaje de las Reservas Internacionales

Creo que al Presidente Chávez lo están chantajeando políticamente con el affaire de las cacareadas Reservas Internacionales, cuyo nombre por sí solo alude el carácter ajeno que pareciera tener el valor que en dólares tiene esa parte de nuestro patrimonio, esa propiedad que sobre el subsuelo asiste constitucionalmente a todos y cada uno de los venezolanos.

No en balde, a pesar de que tenemos altos índices de desempleo, en este país abunda tanto la solicitud y concesión, (arbitrarias, las más de las veces) de nacionalidades ecuménicas sin distingos de raza, profesión, religión u honorabilidad, porque para nadie es un secreto las fallas técnicas y morales que siguen privando en este país en cuanto a control cedular, a control de inmigrantes y pare de contar.

Digo que pareciera que estamos ante un chantaje de marca mayor. Ocurre que Nuestra capacidad avalista para el comercio nacional, como caso particular, está dado física y fundamentalmente por la bicoca de esos 1,5 MM de barriles diarios que desembocan en las sedientas fauces de EE UU, más que monetariamente (Bs. 112,875 Millardos/diarios, = US$ 52,5MM/d., = US$ 4,725 MM/trimestrales), y más que la divisa de Washington, que incuestionablemente sufre y cae en irreversible picado internacional.

Si alguna moneda no puede ser aval confiable y estable para nadie, ni siquiera para los propios emisores (salvedad de los falsificadores de dólares, que los hay bastante y fuera del control de la Reserva Federal de EE UU) es precisamente el dólar estadounidense.

Si el gobierno venezolano revisara una pequeña parte de su staff tradicional de asesores financieros sembrados en las raíces mismas del Banco Central de Venezuela, atornillado y esparcido en los pensa de nuestras Escuelas de Economía y afines, en nuestras embajadas internacionales, etc., entonces podría ir repensando cuál es el verdero papel financiero y comercial que tienen las Reservas Internacionales. Y, por el contrario, mientras siga amarrado a la conseja tradicional estará sujeto al reciclaje de unas recomendaciones económicas con alta probabilidad de perjuicios para el pueblo humilde.

Pero, además, podría empezar a tener un poco de luz acerca de que Venezuela es en sí misma una fuente de reserva económica y comercial para el mundo entero. Este es el caso:
Tenemos el petróleo, los propietarios lícitos de esa divisa están en su derecho a movilizarlos y reubicarlos donde mejor les convenga a sus personales intereses, habida cuenta que estaríamos hablando de apátridas, como todo capitalista e inversor burgués. Pero contradictoriamente, uno de los países y mercados más rentables y atractivo para los apátridas del dólar es justa y precisamente Venezuela.

Pero, complementariamente a esa libertad para la supuesta fuga de divisas, el Estado debe revisar a Pdvsa, para que esta revise y corrija urgentemente los tiempos de espera que vienen disfrutando los compradores e intermediarios de nuestro petróleo puesto en los tanqueros hasta sumar diariamente ese 1,5MM b/d, venta de *dólares* negros que no son cobrados de contado y que muy posiblemente estén gozando de una elástica facilidad de pago.

De manera que las amenazas de fuga de divisas, de la caída brusca en el monto de dichas reservas internacionales nos luce más bien como un chantaje que subliminalmente ejerce control sobre nuestra verdadera realidad económica, sobre todo para un gobierno que viene dando demostraciones de no tener (en apariencia, por lo menos) las mismas y entreguistas ataduras que caracterizaron todos los regímenes anteriores a la llegada del Presidente Chávez al Poder.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2555 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas