Vacío de conciencia VDC

VDC Es un estado delirante e insensato de quienes pretenden aborrecer, por implacable y objetivo, el notable poder de los datos que la realidad le incrimina. Infamia que busca desinflar y evadir el trágico sentimiento de culpa que sus actos conscientes le provocan.

El vacío pretendo llenarse de abismo y tratar de evitar las cuentas que el cruel e inevitable super yo le muestra. Es querer quedarse en la etapa infantil que hace natural el juego con los genitales e intenta desoir la voz de los instintos adultos que promueven pruebas y acusan. Buscar el vacío es querer reprimir la conciencia de lo concreto.

Así, vimos un jurisconsulto, mas apto para el juego del envite y el azar, y la gambeta, jugarse en un falso e infundado termino su reputación y su historia vital. En acto de tejemaneje, del cual hasta sus hijo se van a burlar, saca de su chistera aquel terminacho cantinflérico de: “Vacio de poder”. Esta postura no es virtud  generosa, y sí, trabajo artero, ajeno a la defensa de una honra resquebrajada, como diría Francisco Quevedo.

Pero no solo es el abogado que quiere ir al vacío, sino que ¿Pregunto? Cómo evitar, lo que esta escrito en la prensa de los días 10, 11,12 de abril, y mas.

Por ejemplo, ver la mano de Carmona levantada que jura ante el vacío, visto hoy, solo causa risa y pena su gesto, encogido, temeroso y obediente a un patrón que luego lo negaría tres veces. Farsa coreada por cuatrocientos “Carmona firmantes” que cual feria taurina, piden para el tiranuelo, “oreja y rabo”.

En ese momento de ebriedad colectiva, y sin vacíos, este se llena con un articulo de Fausto Masó: “No hay que olvidar nada”, y adice: “el borrón y cuenta nueva …. ha sido el peor error que cometieron los gobiernos” ; añade: “intentar encubrir el pasado es condenarse al fracaso político ”; para redondear su trastada llena de venganza, en suelto, lapidario, anexa: “La resurrección del Chavismo. Imposible”. “Un rio de sangre acabó con el futuro político de Chávez. Ningún por ahora, redimirá al expresidente”. La verdad del hombre empieza donde acaba su propia tontería. No olvidemos que la tontería del hombre es infinita como decía Juan de Mairena.

Hay mas, y sobre todo que quedó escrito, insurge Petkof, Tal Cual Pagina 2: “Ayer hubo otros héroes, los inesperados, tal vez, ...Ahi están los apellidos: Cisneros, Granier, Zuloaga, Camero, Petricca, Cuzcó, Ferreres, dueños y ejecutivos que entendieron que había llegado el momento”. Todo un ejercicio poético. La vida de algunos termina en accidentes que dan pena.

Otra prueba de esta clase de conciencia llena de ausencia humana, que causa tristeza por lo enrevesado de su contenido y es manantial de pavor por su “sentido del oportunismo” es la “Carta Publica a Venezuela” de FAPUCV del 12 abril, copio: “Hoy, nuevamente, los universitarios nos ponemos a la disposición de la sociedad”, oportuna e inteligente movida de alfil, o pase adelantado, considerando que ya Carmona estaba repartiendo cargos y ¿como iban ellos a quedarse ellos fuera de esa piñata?. Me molesta y ahora reclamo, por el costo de este aviso, financiado con mis aportes como profesor UCV, y, sobre cual no se me preguntó nada.

Sin duda fue Golpe armado por adoradores de Cantinflas, pero en animo fascista: sobre esta payasada no se sabe: 1. ¿Quién redactó el Decreto¿, hasta ahora solo he escuchado atrocidades de unos abogados ofendiendo a otros. Para que al final todos terminen embarrados. 2. Todavía niegan el Golpe, nadie reconoce quien(es) lo planeó, dirigió y en pobre y triste final lo entregó. 3. Hasta los gritones, “Carmona firmantes”, niegan infantilmente su presencia en el acto. 4. De pronto pareciera que se esta imponiendo la tesis de que de veraz hubo “un vacío de conciencia”, todos perdieron su cognición visual, auditiva, sensitiva y hasta parece maniobra de fumados. Meno mal que la gente que anda a pie y “todo lo sabe, se hace la desentendida”  mientras se vacila a los negadores de oficio.

Donde no hubo ni habrá posible vacío es en el alma del pueblo que sin duda sintió que había y hay democracia, sinó, de donde emergen esas dos corrientes humanas que se desplazaron con rumbos, orígenes y hambres distintas hacia un mismo centro. Sin ellos no hubiera habido ni 11 ni 13.

Menos mal que ante este bochorno conductual, hay gente concreta que en nombre de la candidatura, sin fuerza ni flores, del “hombre de la escalera”, quieren hacernos olvidar y llenarnos de vacío y dudas. Verdad, su angosta sesera, no da para mas. Ese pueblo del oeste y del este, que siente honra por su trabajo diario y está obligado a tener conciencia plena de su ser y no amamanta vacíos, sino esperanzas.

Solo queda cubrir ese vacío de la conciencia con la repetición infinita del mantra: once, once, once, para mirar al futuro sin olvidar el 11.

En fin, hay mucho para recordar del 11.

tuliomon@gmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1859 veces.



Tulio Monsalve


Visite el perfil de Tulio Monsalve para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Tulio Monsalve

Tulio Monsalve

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a142024.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO