Formación y transformación

La Revolución Bolivariana y Socialista encabezada por el Comandante Hugo Chávez es un largo proceso político, que requiere estructurales cambios en la sociedad que ha pasado por un sistema netamente opresor de los derechos humanos, como es el capitalismo, cuyo proceso de aculturización ha sido salvaje. Cuando hablo de aculturización me refiero a la transformación cultural de la cual ha sido víctima un pueblo, a través de los distintos armamentos propagandísticos de guerra sucia que se adentran en nuestro subconsciente. De esta manipulación de nuestra mente, subyace la resolución a este problema de gran índole, que es netamente cultural.

La formación integral de un ser humano debe constituirse desde sus principios de vida, que le permita asimilar la realidad, a través de distintos valores como la solidaridad, la honestidad, el cooperativismo, la hermandad, la fraternidad, la humildad, en  síntesis, la humanidad. Todos estos valores deben coexistir en la vida diaria de una persona en pleno crecimiento personal, es decir en nuestros niños, pero mas que todo, en nuestros adolescentes, quienes representamos no solo el futuro del país, sino también el presente del proceso histórico que actualmente vivimos y en el cual es necesario fungir como eje fundamental en los cambios trascendentales. Debemos formar ciudadanos íntimamente compenetrados con la sociedad, que sean copartícipes en la sucesión de cambios que se viven hoy por hoy, al contrario del capitalismo que sembró en nosotros la vaga idea de los valores como un simple sustantivo en vez de un verbo, mientras nos envenenaban diariamente con mensajes subiminales que nos incitaban a la banalidad.

De este problema de deformación cultural sembrado por el capitalismo, nace la necesidad de construir un mundo mas humano, donde nuestra sociedad ostente como principio fundamental valores que nos concienticen en alma y espíritu, para que nuestro accionar esta fundamentalmente basado en grandes ideas de convicción revolucionaria, donde revolucionemos todo nuestro ser interior, desde nuestra conciencia, hasta nuestra corazón, y así desarrollar una calidad humana que nos permita a su vez, pensar en el bien de un colectivo, en lugar del bien particular e individual, donde lo primordial sea lo humano por encima de lo material, en contraposición a los valores capitalistas donde nos enseñaron a creer en "Dios dinero"que todo lo compra y todo lo puede, con valores profundamente ligados al egoísmo, donde el ser superior en un espejo que muestra el reflejo de un personaje manipulado vilmente por la patraña de un sistema creado para dominar nuestra mente.

Nos vemos en la necesidad de crear un sistema que nos permita crear conciencia en nuestro pueblo, un sistema donde no solo existan millones de personas, sino también millones de seres humanos con la suficiente sensibilidad humana como para desarrollar y organizar acciones en función del interés colectivo.

Luego de haber entendido un poco el proceso de formación de ciudadanos integrales, ahora debemos analizar el tema de transformación de ciudadanos, que es algo mas complejo. No soy psicólogo, pero entrando un poco en el mundo de la psicología y profundizando en el tema, entendemos que el ser humano en esencia, luego de creer en una idea durante mucho tiempo, es difícil que cambie su manera pensar, ya su terquedad, por así decirlo no le permite entrar en razón en cuanto a los procesos que se viven en la actualidad, porque ha sido envenenado por un largo período, cuyo veneno ha penetrado en su estructura mental. Para convencer a estas personas que han sido víctimas de la perversa cultura banal del capitalismo, debemos primero que todo tener moral y ética, para luego accionar a través de nuestro compromiso y nuestra convicción revolucionaria.

La formación es fundamental en el socialismo, pero no menos importante es la transformación cultural, la cual conlleva  a un proceso de cambio en nuestra forma de pensar y actuar. Es nuestro deber hacer entrar en razón a los ciudadanos que aún no comprenden el proceso revolucionario, y deslastrarlos de ese nefasto sistema capitalista que nos vende la falsa imagen del capital como pilar fundamental y los valores como elementos sustantivos.

Hoy mas que nunca debemos seguir creando conciencia social y política que nos dirija a la correcta interpretación de nuestra historia y a su vez nos situe en el tiempo trascendental de cambios que vivimos en la Revolución Bolivariana. Seamos verdaderos seres humanos que sintamos en lo mas profundo de nuestro corazón, cualquier injusticia cometida a cualquiera y la adoptemos como propia, parafraseando al Che Guevara, ese insigne revolucionario. No caminemos por caminar, ni hablemos por hablar, y mucho menos amemos por amar, detengamos a analizar nuestras acciones, profundicemos nuestros ideales y nuestros sentimientos para mejorar nuestra calidad humana, y hacer de este, un mejor mundo.

luisguanipa94@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 942 veces.



Luis Fernando Guanipa Jiménez

Chavista crítico pero siempre leal. Cero medias tintas. Comentarista aficionado del Voleibol, Baloncesto, Fórmula 1 y Béisbol.

 LuisGuanipa94@gmail.com      @LuisFGJ

Visite el perfil de Luis Fernando Guanipa Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Fernando Guanipa Jiménez

Luis Fernando Guanipa Jiménez

Más artículos de este autor