Agarrarse de una bala

 No es aconsejable asirse de un proyectil para  reflotar una mala campaña electoral, pero la desesperación política no es precisamente buena consejera. Capriles Radonski emergió de unas millonarias y publicitadas elecciones primarias con una desventaja de casi 30 puntos frente a su adversario, algo verdaderamente insólito y, sin duda, desolador. Su triunfo MUD adentro no lo catapultó un milímetro oposición afuera. Esto es algo inédito –como se dice ahora sobre cualquier fenómeno nunca visto- en los anales de las ciencias políticas. El panorama resulta más deprimente al considerar que su rival, por ahora, está ausente. Imagínense cuando regrese.

 Los estrategas del comando “trabuco” recurrieron al explosivo recurso de la bala para ver si alzaban vuelo. Ya eso lo empleó Enrique Mendoza en los días del golpe del 11-A, cuando abandonó a los suyos a su suerte para reaparecer con una curita que le cubría alguna atroz herida de guerra. Más acá,  la precandidata del capitalismo popular denunció  que a una de sus seguidoras la impactó una bala en la cabeza, en el  23 de Enero arriba. Cuando el moderador de la tele le preguntó si llevaron a la víctima a una clínica, dijo que no  porque fue un tiro rasante, tú sabes.

 El pasado domingo 4 de marzo, en Cotiza, el flamante candidato de la Mud también amaneció de bala. Esta vez el disparo lo recibió el hijo del diputado García. Sólo se informaba que le dieron un tiro, sin precisar en qué parte del cuerpo ni cuál era su estado. Había que mantener la zozobra mediática. Después se supo que algo le rozó el brazo y, bueno, le pusieron una cura y ya. Llamó la atención que en la siguiente sesión de la Asamblea Nacional,  el diputado padre del herido ni sus compañeros denunciaron el hecho ni pidieron una investigación. Al parecer les dio pena o su objetivo, marcar la agenda mediática, lo habían logrado con el violento show que conmovió durante tres días la pantalla de Globovisión.

 El candidato opositor no sólo anda sin masas por esas calles, sino también con la íngrima y exclusiva compañía de sus co-partidarios. Pablo Pérez, con razón y recursos, se fue a un spa en Madrid. Las campañas agotan. Ramos Allup se retiró a contar posibles gobernaciones y alcaldías. Copei relame sus heridas internas. El viejo Salas, calcula. Los partidos de la cuarta, veteranos de medio siglo de guerra electoral, saben que las campañas  cuestan y generan reales.  Esperan oír las ofertas. Olvídense que sus bases se van a movilizar. Eso ocurre con todos los perdedores de todas las primarias.

 Pero hay algo peor: AD, Copei y UNT, por nombrar los más fuertes del archipiélago, apuestan in pectore a la derrota de Primero Justicia. La razón es sencilla y trágica: en el supuesto negado de que los justicieros ganen en octubre,  la muerte definitiva de esos partidos estaría cantada. No mandarán a su gente a votar por Chávez, pero no las entusiasmarán para que lo hagan por PJ. El partido socialista no necesita ese apoyo para su inexorable victoria, pero Capriles sí lo requiere para su campaña. Y por lo que usted ve, no lo tiene. A veces, el candidato se arrepiente de haberle ganado al Pablo ese.

 Esa soledad en las visitas a los barrios, tanto de masas como de partidos aliados, sólo tendrá repercusión mediática si se monta algo, como ocurrió en Cotiza, donde se hizo una pésima puesta en escena. Pero la violencia autogenerada para victimizarse tiene alas cortas. A la precandidata Machado no le dio mucho resultado, a la luz de los votos. Capriles debería pedir a sus asesores que se inventen otra, pues no será fácil agarrarse de una bala de aquí hasta octubre.

earlejh@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2319 veces.



Earle Herrera

Profesor de Comunicación Social en la UCV y diputado a la Asamblea Nacional por el PSUV. Destacado como cuentista y poeta. Galardonado en cuatro ocasiones con el Premio Nacional de Periodismo, así como el Premio Municipal de Literatura del Distrito Federal (mención Poesía) y el Premio Conac de Narrativa. Conductor del programa de TV "El Kisoco Veráz".

 earlejh@hotmail.com

Visite el perfil de Earle Herrera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Earle Herrera

Earle Herrera

Más artículos de este autor