Los cerdos que gruñen y piden que le echemos margaritas

Yo vivo en una ciudad, ella no estaba en mí. Y es una ciudad poblada de fornidos chanchos que acaparan todos gruñidos; gruñen incesantemente por los restaurantes atestados de otros tantos como ellos; que colman los bancos y aeropuertos, conventos y medios…. Los cerdos de lacito en el cuello y las flores del amor en la cabeza; los que regentan comercios a lo largo de toda la Washington avenue convertida en rutilantes centros energéticos: dueños de estaciones del amor, de radio y televisión. Los Chanchos paseantes de carteles que protestan todo el día. El chancho que se muere de hambre aunque engorda; el chancho que no tiene libertad pero que maldice a diestra y siniestra; el chancho que no encuentra leche porque no la necesita; el chancho que se lleva todo de CADIVI y se mete a todos los bancos en el bolsillo y proclama que se muere porque se muere.

Todo apesta, claro. Los cerdos en medio de sus fétidos elementos hablan de inseguridad, y entre su fornida pelambre sostenien sus gafas de genio; todos son sapientísimos con su sombrerito viajero y sus pantaloncitos cortos de rayas: eternamente viajeros, una cartera al hombro. Chiiiiio chiiiiii, guiiiii, guiiiii, yuiiiii, gruñen cada vez que abren la jeta. Es muy fácil traducir lo que dicen: “-Hay mucha, mucha inseguridad, inseguridad, inseguridad… Mírenme al culo enroscado como lo tengo…“.

Otros cerditos que le acompañan, toman notas. Más y más, como gruesos lagartos del pantano gimen, que lloraban, que largan sus gruesas lagrimotas: “-Nos están matando, esto es un permanente matadero; no tenemos dónde ir… bueno sí tenemos, pero nos quitaron el Consulado…”

Dejan sus indecencias donde se meten. Y proclaman. “- Miren cómo temblamos…” con sus rosadas carnes vibradoras,… “No tenemos donde esconder nuestras cosas… Por tener y tener, tenemos miedo, el pánico nos acosa, nos devora…”

Marchan torciendo sus rabos y sus nalgas clamorosas: “-Aquí no tenemos seguridad para nada, y a los malandros los están dejando salir de cárceles; horror de horrores. Hasta que no se maten a todos los malandros, esto no tendrá solución. Nos violan todos los días: miren cómo me han violado mis derechos: miren esta panza, miren esta papada, miren estas nalgas. No sueltan a la santa Afiuni, torturan a Mazuco, no permiten soltar a los comisarios que trataron de salvar a la república el 11 de abril…”.

- Tanto engordar para morir por nada –pregonan todos los días por la radio.

Y se rascan contra los tablones de la Fiscalía, contra los tribunales. Gimen, con el olor del matadero encima, carne porcina, chicharrones y chorizos, tocinos y tocinetas… y cagan y se revuelcan en sus periódicos; con sebo y caña sacuden con furia sus programas; con cañadonga crean unidades democráticas, gargareando por la tele y proclamando solidaridades; Obama escucha tu gente; Obama escúpenos; Obama hociquéanos, grúñenos y caracoléanos. Chasquidos, chiqueros, chanchos sudorosos, presurosos, pingajos asquerosos…


jsantroz@gmail.co


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2402 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a136945.htmlCd0NV CAC = Y co = US