Listas de listas

Las listas que glosaré a continuación de ninguna manera justifican las de Súmate y Tascón (en ese orden), pero refrescan la memoria y jurungan la hipocresía. AD, COPEI, MAS y Convergencia, para discriminar, preferían el expediente del carnet del partido. Si usted no lo tenía, olvídese. Julio Borges ha pedido quitarle la inmunidad parlamentaria y enjuiciar al diputado Luis Tascón, algo que sería coherente y sincero si exigiera lo mismo para los alcaldes López y Capriles, de Primero Justicia. Estos justicieros, el 12 de abril de 2002, acompañados de hordas y medios, desataron una feroz persecución contra los funcionarios del gobierno derrocado, buscándolos incluso en sedes diplomáticas. “No y que son muy machos”, chillaba López por televisión. ¡Oh manes de la historia! Van las listas.

Lista de la CIA: quienes aparecen allí no quieren que se sepa pero tampoco desean que los saquen de esa nómina. Son los que recibieron (y reciben) miles de dólares a través del Fondo para el Desarrollo de la Democracia (NED), de Estados Unidos, por conspirar, sabotear y guarimbear parejo. También se le conoce como la “Lista Gollinger”.

Lista maizina: Es la que armaron los talibanes de Fedecámaras con todos aquellos que no firmaron contra Chávez para despedirlos y discriminarlos. Es la misma de Súmate y Tascón (en ese orden) pero vista por el otro lado, por la cara opuesta.

Lista mural: la que escribieron en La Carlota, la noche del 11-A, con los nombres de los dirigentes bolivarianos que debían ser perseguidos y ajusticiados. Enloquecidos, cada quien agregaba el nombre de su chavista preferido para ser ejecutado.

Lista de los medios: apareció en revistas y periódicos del 12 de abril, con foto e identificación de líderes y funcionarios del proceso que merecían el paredón de la retaliación y la venganza. Pura objetividad periodística, puro equilibrio informativo. El Nacional debería agregarla a la historia de la persecución política que con tan calculada desmemoria y la viga en el propio ojo está recopilando.

Lista del espectáculo: la guardaban ejecutivos de la televisión y la pasaban al personal de las plantas –actores, actrices, gerentes, técnicos, hasta extras- cada vez que había una marcha. Quien no respondía “presente”, quedaba automáticamente ausente de la nómina de la empresa.

Lista de opinión: por los días del paro y sabotaje petrolero, antes o después de éste, los medios instituyeron de facto el delito de opinión. Los colaboradores y articulistas bolivarianos fueron defenestrados de sus páginas y espacios. De lo que el eufemismo llama el “diario de Puerto Escondido”, fueron volados Luis Britto García, Roberto Hernández Montoya, Roberto Malaver y este escribidor, entre otros. Puro pluralismo.

Lista de los anclas: más papistas que sus patronos, es la de locutores y conductores de programas de radio y televisión que, el 12-A, llamaban a los venezolanos a denunciar si conocían a algún chavista, su ubicación y lugar de residencia para que fueran atrapados por las hordas. Nunca jamás cayó tan bajo la profesión de comunicador

Lista digital: la elaborada en una página web, por oficio y profesión, con nombres, fotografía, cargos y “prontuarios” inventados, de todos aquellos que apoyan o tan sólo simpatizan con el proceso bolivariano. Sigue allí, sin que la “atroz dictadura” se moleste en perturbarla en lo más mínimo. Lo de “lista digital” es un eufemismo informático. Es una lista fascista. Y allí está este servidor, en lugar privilegiado, a mucha honra.

Lista invisible: la de los que firmaron el decreto dictatorial de Carmona y ahora dicen –todos- que no firmaron nada. Los pocos que aceptan haberlo hecho, dicen que firmaron un papel en blanco.

Lista gremial: la que tenían los empresarios golpistas de aquellos otros empresarios, sus colegas, que se negaron a sumarse al paro. Los tenían listos.

Lista al día: la que tenían en líneas aéreas, hoteles de lujo, clínicas, tascas, restaurantes e incluso, iglesias y cementerios, para activar las cacerolas y la agresión física contra funcionarios del gobierno y dirigentes bolivarianos. En esta lista, después del referéndum, incluyeron sin ton ni son, nada más que por la pura frustración de la derrota, al ex presidente gringo Jimmy Carter. Lo cacerolearon con furia y rencor y por poco pasan a la agresión. Con esta locura, cierro esta lista de las listas que la exquisita hipocresía del golpismo se niega a ver y leer.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2985 veces.



Earle Herrera

Profesor de Comunicación Social en la UCV y diputado a la Asamblea Nacional por el PSUV. Destacado como cuentista y poeta. Galardonado en cuatro ocasiones con el Premio Nacional de Periodismo, así como el Premio Municipal de Literatura del Distrito Federal (mención Poesía) y el Premio Conac de Narrativa. Conductor del programa de TV "El Kisoco Veráz".

 earlejh@hotmail.com

Visite el perfil de Earle Herrera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Earle Herrera

Earle Herrera

Más artículos de este autor


Notas relacionadas