Con el GPP llega la hora del Estado Comunal

El salto positivo que ha dado el proceso revolucionario con la insistencia y perseverancia del Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, al dar paso al Gran Polo Patriótico como elemento fundamental para el fortalecimiento del proyecto de país socialista, es una viva esperanza para quienes creemos que la única salida frente a los enemigos internos y externos de la revolución bolivariana; es la construcción del Estado Comunal, que dará al traste con toda esa vieja arquitectura capitalista que caracteriza a Venezuela y sobre las cual no podemos plantar el nuevo edificio del indosocialismo revolucionario y bolivariano.

El presidente Chávez, como líder de la revolución ha entendido que con el sectarismo partidista es poco lo que podemos hacer para activar a los ocho millones de venezolanos que comparte el ideario bolivariano, pero que en su mayoría se mantienen a la zaga, debido a las trabas y zancadillas que genera la cultura arribista de muchos que se han aferrado al tren rojo, no con la intención de darlo todo a cambio de la felicidad del colectivo, sino en busca del protagonismo para luego cobrar con los beneficios personales que le mueven.

Desafortunadamente el arribismo y el oportunismo ha infectado al proceso revolucionario y ese virus es el mayor enemigo que tiene el Estado Comunal y por eso desde algunas alcaldías y gobernaciones, cuyos titulares se dicen revolucionarios se engatuza a los dirigentes comunales para mantenerles adormecidos y bien lejos del activismo por el fortalecimiento del avance comunitario hacía el verdadero gobierno popular.

Cuando examinamos esta situación entendemos que es mucho el que está en cargos de elección popular pero que todavía no se ha desprendido del adequito o copeyanito, que lleva muy dentro de su corazoncito que no le permite pensar en colectivo, porque el “yo” está muy prendido en su conciencia y le grita que no puede permitir que le resten poder. Ese yo, le hace pensar que es ungido por divinidades y que no puede compartir su poder con nadie, más que en el discurso, pero cero práctica.

El socialismo no lo podemos construir con las alcabalas que para el desarrollo del poder popular representan las gobernaciones, alcaldías y consejos municipales. El socialismo solo es viable mediante la entrega del poder directo a las comunidades, tal como lo plantea cada día nuestro comandante presidente Hugo Rafael Chávez Frías. Los gobernadores y alcaldes, deben entrar ya en una fase de transición, donde solo deben ser facilitadores de los procesos, más no ejecutores, porque para ello están los consejos comunales, de trabajadores, de estudiantes etcetera, que son en definitiva quienes deben ejercer el poder en colectivo, sin esperar más recompensas que el reconocimiento de sus iguales por la gestión realizada para felicidad de toda la sociedad.

Ese proceso debe desmontar el aparataje burocrático que con direcciones, coordinaciones, comisionadurías, que no solucionan nada, ni atienden a nadie solo desangran al Estado a través del pago de sueldos, viáticos y otros privilegios.

El Gran Polo Patriótico está obligado a romper con los esquemas capitalistas y las prácticas del pasado para abrir los espacios donde florezca la participación popular sin la atadura del carné partidista y donde no haya más jerarquía que la que otorga la voluntad, honestidad, la disposición y esfuerzo por el trabajo creador y sobre todo el voluntario, que es este último la fragua donde se tiempla el acero popular, que no es otra cosa que la conciencia revolucionaria.

Este impulso al proceso bolivariano, está obligado a producir a cambios radicales dentro de lo que se denomina la revolución bolivariana. Aquí es indispensable aunque a muchos les provoque urticaria, aplicar las Cinco Líneas que nos dejó como tesoro el guerrillero heroico, el Ché Guevara, de cuyo asesinato se están cumpliendo 44 años, pero que su presencia, su ejemplo de revolucionario integral sigue vigente en cada uno de quienes estamos de corazón en esta avanzada de pueblo que no tiene marcha atrás.

Este reimpulso al proyecto de país en busca de la mujer y el hombre nuevos, en pos de una nueva sociedad, donde el ser sustituya al tener y el humanismo, el amor y la solidaridad sean los pilares fundamentales de su desarrollo necesariamente tiene que recibir una respuesta de todo el pueblo honesto y consciente para apuntalar y redoblar la marcha hacia el socialismo. Vamos a hacer del Gran Polo Patriótico, la palanca para catapultar al Estado Comunal.

Periodista*

CNP 2414 cd2620@gmail.com cadiz2021@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1426 veces.



Cástor Díaz*

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: