Proyecto político necrofílico

La MUD hace coro por la muerte. Se quedará muda

  Cuando murió Felipe “El hermoso”, su esposa Juana de Castilla, a quien llamaron impropiamente Juana “La Loca”, entonces reina de parte de la España aún fragmentada en pequeños reinos, recorrió por días sus dominios, buscando dónde sepultarle. Era una caravana fúnebre, lenta, que se desplazaba por veredas usualmente poco frecuentadas en horas nocturnales. De día se apartaba del camino y detenía en espacios nunca transitados, donde Juana y sus acompañantes, todos rígidamente de luto, dedicaban parte del tiempo a rendir honores funerarios. En cada parada, la reina de “Castilla”, descolgaba de su cuello una pequeña llave, abría el féretro, miraba dulcemente el cuerpo inerte, besaba y dejaba que sus lágrimas empapasen al amado muerto. Luego permitía a cortesanos hiciesen lo indicado, expresar sus sentimientos y fidelidad al fenecido.

 Comenzando la década del sesenta, un grupo de intelectuales de la izquierda encabezado por Carlos Contramaestre y Adriano González León, cobijado en “El Techo de la Ballena”, usó la figura de Juana para aquel evento sobre necrofilia  inteligente y creativamente destinado a denunciar a Betancourt, entonces dedicado a prodigar tortura, represión y muerte contra quienes se opusiesen a su célebre “Ley del Hambre” y entrega de Venezuela al capital internacional, en su plan conocido como de sustitución de importaciones. “¡Que fue una muerte anunciada!” Los de la ballena, sin cadáver ni féretro, celebraron funeral del ególatra.

 Al gobierno  y derecha de entonces, un grupo de hombres talentosos y creativos les tuvieron como símbolos necrofílicos, adoradores de la muerte. Antes, el nazifacismo había dado muestras excesivas de su vocación por lo mismo.

 En estas circunstancias es pertinente citar del poeta Víctor Valera Mora, su poema "Carta de los niños a los señores gobernantes”, el cual canta:

 En Hiroshima y Nagasaki

 Mr. Truman en 1945

 les dio una lección

 de democracia occidental

 y cultura cristiana.

 El generalísimo Francisco Franco

 cuando oye cantar un niño,

 acostumbra

 echar mano a su pistola.

 Antes de enero

 las mujeres de los patriotas cubanos,

 durante dos años consecutivos

 vistieron 20 mil veces de luto.

 En Argel los ultracolonialistas

 masacraron aldeas

 y crucificaron cuadernos escolares.

  Muerte, destrucción, deterioro, están rigurosamente asociados con las políticas de la derecha. Por eso, no es extraño que MUD se comporte como un aquelarre que rinde culto a aquellas prácticas. Por cierto, Raúl Guillermo Aveledo, circunstancial sacerdote de la MUD, asesinó al beisbol, siendo presidente de la LVBP. Mezcló política con deporte, les usó para apoyar golpe de abril y paralizó la liga.

 Ahora el mismo personaje asesora y hasta conduce un coro tenebroso que ruega a sus dioses infecundos para que la muerte les resuelva todo; ¡se lleve a Chávez, le saque del camino! ¡Porque, mamá, no puedo con él!

damas.eligio@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2021 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a130964.htmlCd0NV CAC = Y co = US