Las crisis son macroeconómicas, y las bancarrotas, un asunto micro

Enseñemos sobre Crisis Financiera y Bancarrota de algunos bancos

Lo que hizo  Rafael Caldera, un ex Presidente  venezolano, muy “cristiano” y de quien se asegura que no fue muy santo, pero de quien se ha silenciado uno de sus principales y “valiosos” aportes capitalistas más perversos[1], este mismo personaje, cuando auxilió a los banqueros arrastrados durante el caso del Banco Latino, sólo convalidó una bancarrota   particular de banqueros, pero no una crisis financiera en el sentido macroeconómico de la expresión.

Las crisis financieras propiamente dichas no existen mientras el capitalismo rija, se amolde a nuevas circunstancias y siga navegando  a favor del curso de las semovientes  aguas  burguesas. Lo que se conoce y pretendido cuantificar con aproximaciones matemáticas son simples ciclos  de sobreabastecimiento, estancamiento por invendibilidad y recuperación, una dinámica ínsita del propio sistema que las engendra.

En este sistema, todo comienza con un apuñado de dinero hecho capital. Este se transforma y se nos presenta como  fuerzas productivas activadas,  listas  para  el procesamiento de mercancías que llevan  la porción de  los asalariados competentes o creadores de capital y “pluscapital” (léase plusvalor).

Tales  mercancías se “truecan” luego  por dinero, por un monto que lo determina el aporte del capital inicial, consumido y “vendido”, más el regalo de “capital” fresco  que durante cada segundo de su vida laboral les entrega  el trabajador quien, luego de pocas décadas “sale del juego” cual chatarra   con bajo valor de uso, según la  limitada  vida útil para la creación de valores de cambio, misma que  se le va escapando de sus  manos  con su uso, con su explotación a favor del patrono que luego lo abandona a sus suerte.

Lo que hizo el capitalista Barak Obama durante el primer asomo de bancarrota bancaria en los principales bancos del mundo residenciados en EE UU  fue cumplir con la sagrada y legal obligación de todo Estado burgués, esto es: Servir con prioridad al grupo más poderoso  de la economía con mayor peso impositivo, que sostiene al Estado, aunque lo haga gracias a la riqueza creada y arrancada a los asalariados del mundo que incluye, al parecer,  hasta el “inhóspito” Chaco Paraguayo  ya penetrado por capitales canadienses, alemanes o lo que es igual, por la alta burguesía mundial.

DIGRESIÓN epilogar e importante: Es conveniente ir dilucidando por qué la Economía Científica conceptúa al comerciante de mercancías convencionales, y al comerciante en dinero o  banquero, como trabajadores que sólo reproducen su valor de  uso (su trabajo) sin crear ni añadir  nuevo valor alguno.

Efectivamente, el comerciante funciona con mucha e innegable utilidad dentro el proceso productivo general. Es el intermediario en las cadenas de distribución mercantil, el puente humano trazado entre la fábrica y el consumidor final. Pero esa actividad sólo lo acredita como un trabajador que podría recibir como paga justo el valor correspondiente al valor de su trabajo necesariamente invertido y consumido, término medio, y que, en consecuencia, como trabajador que es no tiene argumentos sólidos para justificar el “billetote” que le queda y lo saca de la pobreza a cambio de nada adicional, por lo que se infiere que ese comerciante y ese banquero terminan tomando algo que no les pertenece. Toman parte de la ganancia ilícita del citado “regalo” que los  asalariados les van entregando a las capitalistas fábricas adentro.





[1] Bajo su mandato se aprobó la ley que terminó prostituyendo la ya deficiente función burocrática que hemos tenido después de Juan Vicente Gómez. Efectivamente, la Ley de Inamovilidad del funcionario público, que RC rubricó muy enorgullecidamente, fue vendida y aplaudida como una gran reivindicación laboral, cuando lo cierto ha sido que ella permitió la validación de esa  pésima y ya irreversible calidad que muy promiscuamente sigue ofreciendo una administración pública en la cual sus funcionarios   están y permanecen  tan fraccionados, tan desorganizados, tan divorciados, y tan incapacitados técnicamente, como partidos diferentes han ido pasando por las Arcas Públicas nacionales (eufemismo de Miraflores).

Una administración pública en la cual todos los “jefes de personal” (RR PP) son simples formalidades corruptas de los verdaderos jefes de personal que despachan desde las sedes de las organizaciones políticas vigentes. La primera carta de admisión  y aprobación la expiden, con sellito y todo,  los secretarios de esos partidos, y los peleles de “jefes de personal” locales se limitan a refrendar tales mandatos, independientemente de que el nuevo funcionario   público, por ejemplo,  sea designado para firmar cheques bancarios aunque  no sepa distinguir, por ejemplo, entre un banco financiero y una entidad de las extintas  “Entidades de Ahorro y Préstamo”.

   También se encargó o fue encargado para que aprobara la reducción de la mayoridad etaria de los venezolanos, por conseja de Arturo Úslar Pietri, insigne literato y representante de la más pura ranciedad oligárquica nacional, con lo  cual se incrementaba la oferta proletaria económicamente activa y apta para ser explotada con toda la legalidad y parafernalias del caso.

Es que muy cristianamente, con el manto vaticanizado, se aprobó la primera devaluación oficial el bolívar fiduciario, luego de que un gobierno adeco ya lo había hecho con el “cambio de espejitos por oro” que significó la sustitución del bolívar de plata por un piche bolívar de níquel.

marmac@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1623 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: