Agricultura: Quedan muchas cosas por decir...

Smurfit y su laberinto

Tratando de ser equilibrado… lo más posible por supuesto, porque a veces cuesta ser imparcial, yo creo y sé que en las escuelas de comunicación social se discute eso de la imparcialidad y opino que la imparcialidad absoluta no existe, eso es mentira, pero desde muchacho siempre me pregunté ¿qué hacían dentro de esa empresa llamada Mocarpel?, allá en Veroes, municipio pujante del estado Yaracuy, emporio otrora de la producción de caña de azúcar y que desde hace ya varios años, se ha venido notando una baja producción de caña producto de los problemas recurrentes que hay en la cadena de producción de este rubro. Pero bueno retomando el tema, nos mudamos a Portuguesa, y es que, ver la autopista General José Antonio Páez, desde Río Acarigua hasta Ospino, es un espectáculo ambiental que te roba grandes suspiros por la belleza, el aire y el fresquito que te invita a detenerte, sobre todo cuando el gran padre sol, ilumina las sabanas portugueseñas, que las caracteriza por una temperatura con altos grados de calor. Esa frescura por supuesto te la brinda los grandes bosques que tiene sembrados allí Smurfit, que es un grupo manufacturero dedicado a satisfacer las necesidades de empaques en el mercado nacional e internacional, empaques que sirven para embalar nuestros alimentos y que representan, aunque muchos dicen que no, un eslabón más en la cadena productiva nacional, porque ¿cómo preservar o distribuir nuestros productos, sin envases adecuados?, eso los hace Smurfit; que llegó a Venezuela en 1954 con sus operaciones de siembra y manejo de plantaciones forestales, la investigación y mejoramiento genético de los árboles, así como la recolección, procesamiento y reciclaje de fibras secundarias, de las cuales salen la fabricación y venta de papel, cartulinas, cartón y empaques. Hasta allí todo está bien, eso sin nombrar la grandísima campaña negativa que se tiene en contra de la siembra de eucaliptos de las cuales sale la pulpa para procesar el papel, donde particularmente pienso que sí, es cierto que consumen agua, pero el agua que consumen al menos en las variedades que están sembradas en Ospino; es relativamente comparable con otros cultivos como el maíz, la caña de azúcar es más, una hectárea de arroz consume más agua anualmente de lo que consume una hectárea de eucaliptos, al menos eso es lo que dicen los expertos que además agregan que, el eucalipto tiene una amplia fama de secar y empobrecer el suelo, no obstante, resultados de varios ensayos de investigación han permitido establecer que, bajo las condiciones adecuadas de suelo, clima (temperaturas tropicales mayores a 22°C, precipitaciones entre los 800 a 1.600 mm/año) y evitando ciclos cortos de aprovechamiento (más de 4 años); no resulta perjudicial para los suelos y la dinámica hídrica de los ríos. Ahora bien; no podemos agarrar casi 30 mil hectáreas de tierras tipo 1 para sembrar madera, eso es irracional; ¿Qué eso fue así?, es bien; fue así, pero no debe seguir siendo así. De esas 27 mil hectáreas de bosques sembrados por Smurfit, 7 mil 500 fueron confiscados por el Estado recientemente, es decir, se notificó el rescate de la Finca El Hierro; La Joya y la Yaguara del municipio Ospino, que ahora pasarán (ojalá) a producir alimentos para el pueblo. No estoy en contra de Smurfit, pero por Dios tampoco en contra del pueblo, debe haber una solución para que se siga produciendo papel, y se comience a dar otro uso a esas tierras, es decir, darle el uso correcto que es producir alimentos, unas tierras tipo 1 no pueden ni deben seguir produciendo madera, pero tampoco vamos a cortar 27 mil hectáreas y echar a la calle a más de 2700 trabajadores que tiene Smurfit en todo el país, ¿para qué?, creo que debemos planificar… ¿cómo hacemos para Smurfit siembre en otro lado, pero que no se interrumpa su producción para que siga aportando productividad al país y no se vaya?, porque no queremos que se vaya del país, lo que queremos es que se vayan a sembrar eucaliptos a otro lado, eso sí con ayuda del Estado, con condiciones que permitan salir del laberinto y aquí me detengo para hacer una crítica directa a Smurfit; muy constructiva además, conozco gente dentro de esa empresa de gran valía, de un alto sentido socialista aunque ustedes no lo crean, caso concreto el señor Arriechi, Gustavo D Hoy, Julio Linárez, y otros tantos más… se sabe que el Estado abrió las puertas y pidió mil 500 hectáreas para ponerlas a producir y ustedes dijeron que no, o sea de las 27 mil que tienen, les pidieron mil 500 y su respuesta fue negativa y aun así el gobierno ha expropiado sólo 7 mil 500. Más que crítica es reflexión para todos, para los trabajadores, para los campesinos que pretenden sembrar porque si lo que quieren es un pedazo de tierra para después andar negociándola, sería un crimen y el Estado no debe permitir eso, reflexionemos en función del país, todos… para que de esto salga algo positivo y sigamos poniendo a Venezuela en lo más alto del desarrollo latinoamericano y mundial. ¡Vamos a trabajar por el bien de todos!


(*) Militante del PSUV

@moralesjayaro

morelesjayaro@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2288 veces.



Édgar Alexánder Morales(*)

SEO / Especialista en Neuromarketing Político Acarigueño de sepa

 moralesjayaro@gmail.com      @moralesjayaro

Visite el perfil de Édgar Alexánder Morales para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Édgar Alexánder Morales

Édgar Alexánder Morales

Más artículos de este autor