La verdad no nos hace libres

Este es un gran continente católico en el que no pega “el opio del pueblo” quizá si con las jerarquías eclesiásticas, mas las masas están convencidas que Dios, Jesús y la virgen María, los guían, por eso el 85% de su población son bautizados en la Iglesia católica y esta masa es la que sostiene a la Iglesia corrupta y desestabilizadora de los procesos socialistas, a la par, la pobreza del pueblo alimenta constantemente las revoluciones que hasta ahora no han ganado nada.

La perspectiva histórica de las revoluciones y sus procesos de cambio es insuficiente. Se juzga con desconocimiento del futuro del país y la región en base a una proyección nada seria de motivos y desarrollo para sustituir la dominación imperialista y la época de populismos de inmediata superación. Para modificar esa historia con hechos radicales ligados con la realidad del país y del mundo se requiere cambios sustanciales profundos.

Es verdad que el capitalismo estadounidense y europeo está en crisis y eso para nuestros gobiernos no es una herramienta científica que nos permita interpretar de mejor manera nuestro crecimiento social y desarrollo económico sin llevar a cabo una revolución capaz de cambiar la metodología empobrecida de promesas a realidades salvíficas y poner de manifiesto la lógica interna de nuestro país y región.

Nuestro proceso y sus estrategias es absolutamente parcial, consideramos a los oprimidos del mundo capitalista olvidando a nuestros pobres y oprimidos, muy poco queremos mencionar nuestra realidad socialista; esa realidad la justificamos enamorados como están de la revolución así llevada diciendo que estamos en proceso. Proceso elemental, arbitrario, anárquico, siempre requiere de más tiempo… indefinido aun para los cambios más elementales ¿Cuánto tiempo necesitamos? si el camarada Castro manifestó que “se había equivocado al pretender saber cómo se construye un socialismo” entonces como buen pueblo católico recurrimos a la fe porque no podemos distinguir los diferentes tipos de marxismo, continuar con el nuestro, así interpretado, es penoso e insuficiente.

Ahmadinejad, en diciembre del 2010 comunico a su pueblo el incremento en los precios de los combustibles multiplicándolos por 5; un galón de gasolina en Irán costaba 0.340 ctvs, de dólar un decimo de lo que cuesta en los mercados europeos y estadounidense, subsidiando el contrabando, el desperdicio y beneficiando a los más ricos también así como a un parque automotor envejecido, misma historia que la nuestra.

Todo el año 2009 el gobierno de Ahmadinejad, amplió la información para crear un ambiente propicio para la reforma, el Parlamento aprobó la ley para reducir los subsidios y entregar dinero directamente a las familias pobres y de clase media; el dinero se empezó a repartir desde octubre del 2010 y en diciembre se incremento el costo de los combustibles. La población analizo el sistema como algo justo y necesario ya que todos salen ganando.

Es una estrategia ciento por ciento socialistas. Si a una familia el gobierno le da gasolina a precios inferiores al mercado internacional lo ideal sería que esa familia exporte algo de ese combustible y haga lo que quiera con el dinero restante, pero, como es imposible que las familias realicen esa operación, el gobierno se encarga de vender esa gasolina a precios internacionales y transferir a los ciudadanos y ciudadanas el dinero.

Desde octubre el 66% de la población recibe transferencias directas financiadas con los incrementos adicionales por venta de combustible beneficiando a todos limitando el desperdicio, el contrabando, reduciendo la contaminación y mejorando la distribución del ingreso país incentivando el consumo.

Sabemos que el capitalismo utiliza los medios de comunicación, la educación y la Iglesia, para convertir la función informativa, educativa y religiosa, en función domesticadora, sabemos también que el capitalismo-imperialismo usurpa los dinámicos contenidos de las palabras soberanía, libertad, revolución, para vaciarlas de su fuerza ayudados por nuestros errores e ignorancia reduciéndolas a su servicio, estancando o eliminando nuestros procesos organizando culturalmente por terceras manos misiones eclesiásticas, periodísticas y de conocimiento con el encargo de predicar que nuestra revolución es una utopía irrealizable desencantando a las masas.

Sabemos además que la esclavitud después de haber sido abolida de nombre sobrevive bajo otras formas y designaciones: marginalidad, subdesarrollo, en vías de desarrollo, ocultan otras modernas esclavitudes más refinadas, técnicas, más científicas, como la dependencia o la carrera armamentista que engendran automáticamente otras dependencias facilitando las invasiones políticas, económicas, colocando gobiernos lacayos como los de Colombia, Chile, Honduras, Costa Rica, además, sabemos que América Latina no es libre, comercialmente, económicamente y políticamente, estamos a merced de las naciones ricas y sus diferentes organismos crediticios, políticos y militares, esa es la raíz del mal que nos aqueja.

Pero, verdad es, que la incompetencia, corrupción, conformismo, de las clases políticas y económicas, la ignorancia del pueblo, no permite que el cambio se desarrolle, por supuesto que la dependencia es una realidad mundial, sin embargo, Singapur, Taiwán, Corea del Sur, China, Irán, y otros países gracias al trabajo de su gente y a la industrialización, dedicación y convicción, abandonaron el tercer mundo incrustándose en la inercia del desarrollo social-económico.

Hasta la saciedad sabemos que el imperialismo juega sucio enmascarando su posición con cortinas de humo y no tienen reparos en contradecirse por siglos clamando por la seguridad universal, han aprendido de nuestros errores llevándonos a la polémica mundial, dejan que hablemos mucho del capitalismo como el mal, del socialismo como un futuro bien, es decir, un bien socialista en teoría encerrados en nuestros ambientes, jalándonos con nuestros sofismas y con nuestras masas para seguir en la ignorancia demagógica que muy pocos países cambian.

Brasil, comparte frontera con 10 países sin mayor problema, es la quinta superficie más grande de la tierra, es la octava economía mundial y tiene la tercera bolsa de valores más grande del mundo, su política económica está diseñada para cubrir ambiciosos programas sociales, es la próxima sede del mundial de futbol 2014 y de las Olimpiadas 2016 que indiscutiblemente darán un mayor impulso a su economía y a sus relaciones internacionales, y gracias a sus éxitos sociales al reducir la pobreza en un 24% desde el 2003, 13 millones de brasileños dejaron la pobreza y 12 millones más la pobreza extrema en los últimos 7 años, es el futuro de la región. Su política con un altísimo sentido común le gana un nombre en el escenario mundial por su gran trabajo político.

Seguir con lo que hemos expuesto a la luz de la crítica política, social, económica y cultural, sin que al gobierno le interese, es una de las inconsecuencias en la que incurre nuestro gobierno y sus encubridores; merecen ser estudiados desde la psicopatología, porque, si la revolución fuese de verdad revolucionaria habría más cambios, el petróleo y el tiempo así lo ameritan, pero, nos hemos salido de lo revolucionario invadiendo campos que no le pertenecen, hemos perdido ideología básica. Hay que resumir el proyecto de Marx, Lenin, para no seguir con textos e ideologías irrelevantes y poder situarnos en la praxis política y social con hechos y resultados.

Ah sí, estamos cambiando de apoco, no es poco lo que se ha hecho, bueno…sigamos con esa verdad.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1779 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: