Diálogo telefónico entre los presidentes Bush y Chávez

En el tablero telefónico del despacho del presidente Bush en la Casa Blanca hay una línea directa para cada uno de los gobernantes del mundo. Los de botón blanco y azul están marcados con la letra S que, al parecer, quiere decir sumisos o súbditos; los señalados con la I son considerados como independientes o institucionales; pero los considerados como peligrosos o terroristas tienen botones rojos con brillo y centellantes. México y la mayoría de los países saqueados y miserables están en la primera categoría; Francia, Alemania y los países fuertes entre los segundos, y Venezuela, Cuba, Argentina, Brasil, Uruguay, así como Irak, Irán, China y Corea, entre los "terroristas" que no dejan dormir a Bush.

Hace unos días, a raíz de que el presidente venezolano Hugo Chávez expropió y declaró "tierras públicas" las 110 mil hectáreas de cuatro grandes haciendas, para entregarlas a los campesinos, los terratenientes se quejaron amargamente ante el presidente Bush, quien, enfurecido, levantó el teléfono para amenazar a Chávez. Éste se encontraba en gira por las altas zonas montañosas donde habitan las familias más miserables de la región; sin embargo al ser enterado de que debería comunicarse con el presidente Bush aceleró la visita en tierras indígenas y se dirigió al palacio presidencial. Bush se había reunido con tres de sus asesores especialistas en la zona del Caribe y Venezuela.

Chávez: "Aló presidente Bush, estoy presto para servirle". En segundos Chávez respiraba hondo mientras repasaba en la mente, a gran velocidad, asuntos pendientes a comunicar con Bush. Debo decir que el venezolano conoce perfectamente el pensamiento, los deseos y las intenciones que tiene el gobernante yanqui, sobre todo sabe que en ese gobierno gringo se ha estado preparando un complot para asesinarlo. Pero también recuerda que su íntimo amigo Fidel Castro fue amenazado por esos gobiernos en más de 50 ocasiones y, que en más de 10 veces lo han puesto en práctica, han fracasado. Pero Chávez, a pesar de las continuas amenazas, está dispuesto a perdonar y a dialogar.

Bush: Oiga presidente Chávez, tengo informes fidedignos de que usted, no contento con las agresiones que ha propinado contra los empresarios de los medios de comunicación y con la persecución que ha impuesto contra los intereses económicos de nuestros socios en el país, ahora ha comenzado la expropiación de tierras dedicadas a la ganadería y el turismo para entregárselas a sus seguidores. Eso se llama populismo y comunismo, por si usted no lo sabía, nosotros -como los resguardadores de la democracia y la libre empresa- no vamos a permitir esos ejemplo malévolos de expropiación que pueden difundirse en América Latina. Así que le pido que tenga mucho cuidado con sus medidas y actitudes..

Chávez: Con todo respeto, señor presidente. En Venezuela sólo buscamos construir un país con justicia y dignidad. En ningún momento hemos querido dañar u ofender los intereses norteamericanos. En todo este miserable y oprimido continente que está a sur del río Bravo, que hace frontera con México, amamos al pueblo norteamericano así como nos amamos a nosotros mismos. No le deseamos ningún mal ni a su pueblo ni a sus gobiernos. Pero debe entendernos -tal como lo hizo la revolución mexicana, cubana y otras más- para liberarnos de la miseria es necesario repartir las tierras y ponerlas a producir; es necesario revisar las propiedades para que no se conviertan en muros de contención.

Bush: No señor Chávez, usted está muy mal. El sólo hecho que se haya convertido en un aliado de Fidel Castro, que vea con buenos ojos los gobiernos de Brasil, Argentina, Uruguay y que de manera descarada esté financiando al líder indígenas boliviano Evo Morales, a un militar en Perú para derrocar a Toledo o que le esté dando refugio a la guerrilla de la FARC para derrocar al gobierno colombiano, lo convierte en un personaje peligroso para los intereses norteamericanos. ¿Olvidó la vieja divisa de "América para los americanos" que prohíben que una ideología extranjera -la comunista- se introduzca a nuestro continente? ¿Recuerda que Cuba fue expulsada de la OEA por ese motivo?.

Chávez: Señor presidente, con todo respeto, aunque le disguste debo recodarle que Venezuela es quizá el país más democrático de América. Después de formar en el año 1982 -200 años de la muerte del libertados Simón Bolívar- el Movimiento Bolivariano con el objeto de tomar el poder, obtuve una fulminante victoria en las elecciones de diciembre de 1998. En 1999 el 70 por ciento del electorado aprobó con su voto una Nueva Constitución. En abril de 2002, la clase empresarial, agrupada en la Fedecamara -y con el apoyo de su gobierno- sufrí un golpe de Estado y en dos días el pueblo me regresó el poder. En agosto último convoqué un referéndum que me reafirmó en el gobierno. ¿Qué le parece?

Bush: Me parece que usted, presidente Chávez, es muy impertinente. ¿No ha entendido que son los Estados Unidos quienes dicen qué es democrático y qué no? ¿Qué pueblo es consciente al votar y qué pueblo es manipulado? Venezuela sólo será democrático cuando los grandes empresarios asuman el poder y nos aseguren el control del petróleo y la plena libertad de los poderosos medios de comunicación. Cuando los 25 millones de Venezolanos sean libres para vender su fuerza de trabajo, para invertir y para consumir. Mientras usted Chávez siga llamando al pueblo a organizarse, a luchar por lo que usted llama "derechos del pueblo", seguirá formando parte del "eje del mal".

Chávez: Es una lástima, señor presidente, de que no nos podamos entender. Perdone, pero usted sigue terco tratando de imponer el Plan Colombia, el ALCA y una serie de medidas que hacen más miserables a nuestros pueblos por los permanentes saqueos de empresas norteamericanas y sus socios de Latinoamérica. Al parecer no se han dado cuenta ustedes de que los pueblos ya no aguantarán más miseria y hambre y que en muchos países están dispuestos a levantarse en armas. Aunque la CIA y el ejército norteamericano esté preparando y entrenando a miles y miles de militares antiguerrilleros del continente, no podrán contra la desesperación de millones y millones de combatientes... y no es amenaza.

Bush: Pues ni modo, señor Chávez. Nosotros estamos preparados para bombardear América Latina, si es necesario. El pueblo norteamericano votará por su seguridad, no solo la militar garantizada por su ejército, sino también por la económica que nos obliga a tener suficiente petróleo, agua, alimentos y todo lo que necesitamos y que los pueblos del mundo poseen. Para nosotros lo primero es nuestra seguridad nacional. No nos importa si en África, Asia o América Latina hay miseria, hambre o desesperación. No nos interesa esa demagogia de "salvar la tierra", la "bioseguridad" o la contaminación ambiental. Para nosotros los norteamericanos el control mundial es asunto de vida o muerte.

Chávez: Le entiendo, señor presidente Bush. Ojalá que piense mejor lo que hace y las terribles consecuencias que puede traer. Nosotros los venezolanos no tenemos ambiciones de conquista; al contrario, queremos que el mundo viva en paz, con respeto, justicia y dignidad. Sólo eso señor presidente. Hasta luego.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3558 veces.



Pedro Echeverría V.


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Echeverría

Pedro Echeverría

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a12676.htmlCd0NV CAC = Y co = US