Los que viven de la muerte no pueden llamarse vivos

Ayer, 8 de julio, cundo todos los venezolanos bien necidos estábamos de fiesta, el Sr. Rafael Poleo, superándose a sí mismo, le dió a su pasquín uno de los titulares mas miserables que se le podían haber ocurrido. Mas que informarnos con la triste noticia de que a nuestro presidente le quedan tres meses de vida, cosa que en todo caso parece no corresponderse con la realidad, expresó solamente su personal deseo de muerte para nuestro presidente. Parece que entre toda esa fauna de la que Poleo es un magnífico ejemplar, se ha desatado últimamente la necrofilia.

Mas allá de que no creo una palabra de todos los rumores agoreros que contrastan notablemente con el Chávez que podemos ver y palpar a cada momento por todos los medios, creo que hay algunas reflexiones que deberíamos hacer.

En primer término, Sr. Poleo habría que decirle a usted y a todos los bichos como usted que “los que viven de la muerte no pueden llamarse vivos“. Usted y toda su triste descendencia -me refiero a su hija, la asesina presunta de Darío Anderson que se fugó a Miami- hace mucho tiempo que, aunque no estén enterrados, están muertos porque ya no pertenecen a este mundo, a este mundo hermoso que vamos construyendo con el ejemplo y conducción de nuestro líder, el mismo que usted dice morirá dentro de tres meses. Usted no se ha enterdo y ya no podrá hacerlo nunca, que para estar vivo, humanamente vivo, no basta con esa vida biológica que bulle por todas partes y que incluye a las flores, las hormigas, las cucarachas y hasta las aberraciones genéticas como usted. Para estar vivo humanamente, hay que vivir en el amor de los otros. Para estar vivo en el sentido humano de la vida hay ademas que poder decir, como Fausto -si mi memoria no me juega una mala pasada-: “Vive como si fueras a morir mañana y muere como si fueras a vivir cien años mas“. Pero no se confunda, Sr. Poleo, no me refiero por cierto a Fausto Masó, ese es otro igualito a usted. Otro zombie cuyo mundo se derrumbó hace ya doce años y que anda por ahí como alma en pena.

Seguramente para usted, la conciencia de la propia vida solo se manifiesta cuando defeca o eruta y eso no estaría mal si no fuera porque para nuestra desgracia, usted ademas escribe pendejadas.

Pero vamos a un tema un poco mas serio. Yo no puedo evitar que usted llegue al orgasmo solo de pensar en la desaparición física de Chávez, pero si puedo señalarle que mi presidente ya tiene la inmortalidad garantizada porque vive en el corazón de su pueblo y de muchos otros pueblos del mundo y esto no es mera palabrería. Pensemos por un momento –solo por poner un ejemplo- cómo a 34 años de la desaparición física de Juan Domingo Perón, hoy todavía en Argentina, quien quiera tener la menor oportunidad de ejercer la presidencia no tiene mas remedio que declararse “peronista“. Observe la amplia diversidad de matices en que se ha desdoblado el marxismo despues de muerto Marx y no hablemos del ejemplo supremo de Jesús, aquel aparentemente modesto arameo que murió crucificado hace ya 2000 años.

En fin Sr. Poleo que habrá que decirle a usted aquello de que “los muertos que vos matasteis, gozan de cabal salud“. Y en cuanto a usted, no se agite demasiado que nunca prenderá en este mundo el “poleismo“. De usted habrá que decir parafraseando al poeta Rafael Alberti:

Mixto de cabrón y mona

Ni venezolano ni extranjero

Hijo de ninguna parte

Rodado excremento muerto

cajp391130@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1217 veces.



Pedro Calzada


Visite el perfil de Pedro Calzada para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Calzada

Pedro Calzada

Más artículos de este autor