Las Preocupaciones gringas

Si nos olvidamos de las atrocidades que los gringos han cometido a lo largo
de la historia y aceptamos el hecho de que lanzar dos bombas atómicas en
ciudades repletas de niños, mujeres y ancianos, son pequeñeces de la guerra
y del pasado; y nos concentramos sólo en lo que han hecho en los cinco
últimos años, tanto en lo interno como en lo externo, podemos entender la
“justa preocupación” que los “defensores de la paz y la justicia mundial”
tienen respecto al gobierno del comandante Hugo Chavez.

Para que hablar de la masacre de Panamá y del golpe a Salvador Allende en
Chile, si eso ocurrió hace más de una década. Allí está la desestabilización
a la que sometieron a Haití y el secuestro cometido contra el presidente
Jeam Bertran Aristide, como demostración de lo “respetuosos” que siguen
siendo los norteamericanos del orden internacional y de la libre
determinación de los pueblos.

Tampoco creo que valga la pena que discutamos sobre las atrocidades
cometidas por soldados norteamericanos contra los presos vietnamitas. ¿Para
qué? si la pequeña demostración que nos han dado en Guantánamo y en Abu
Grahib nos basta para que tengamos claridad sobre lo que ellos llaman
respeto a los derechos humanos.

Que los negros, latinos, árabes, etc. no tenían derechos en gringolandia, es
una realidad que no vale la pena recordar. Ahora tienen una ley patriota
bajo la cual pueden arrestar al que les venga en gana; negarle el derecho a
la defensa y más recientemente, impedir que pueda ser asistido por un
funcionario del consulado de su país de origen.

Tampoco creo que tenga sentido que hablemos de las trampas a las que
recurrió Richard Nixon para ganar las elecciones presidenciales, eso pasó
hace mucho tiempo. Bush ha dado mejores demostraciones de su “amor por la
democracia y respeto a las decisiones de la mayoría” Allí están los hechos
de Florida y Ohio en las dos últimas elecciones presidenciales como muestra. A estas alturas del juego, opinar sobre el tratamiento que los inocentitos
gringos le dieron a los desechos tóxicos por décadas, tampoco tiene mucho
sentido. Hoy son más efectivos; rechazan el protocolo de Kioto y su flamante
presidente declara que la salud del mundo no puede ser más importante que la
economía norteamericana.

¡Pa´ que más! El mundo entero sabe quienes son los gringos y por ello crece
el sentimiento antinortemericano. Allí está, como demostración inocultable
de rechazo, las acciones de cada uno de los pueblos que visita George Bush.
Y cuando afirmo que el mundo sabe quienes son los gringos, no me refiero
exclusivamente a su gobierno; ya basta de esa mariquera de que el pueblo
norteamericano es un pueblo noble. Ese es un país de mierda donde la inmensa
mayoría se cree mejor que el resto del mundo y con devoción respaldan a unos
líderes con posiciones criminales e imperialistas.
Es por ese respaldo que tienen de su pueblo, de los medios y de las
instituciones, que los funcionarios del gobierno norteamericano no se
preocupan por esas “pequeñeces” que acabo de mencionar. Es ese mismo
respaldo sumado “al inmenso amor” que por años han demostrado por
Latinoamérica, lo que los mantiene preocupado ante “el mal ejemplo” que
cunde en millones, por estos lares.

Roger Noriega, por ejemplo, manifestó que está preocupadísimo porque las
políticas económicas de Chávez pueden empobrecer a nuestro país y hacerlo
menos libre y sin esperanza. Seguramente el equipo de Bush se sentiría menos
angustiado por nuestro destino, si en Miraflores pudieran instalar un
gobierno como aquellos que nunca les dieron dolores de cabeza y que según su
óptica condujeron al país por la senda de la prosperidad, la justicia social
y el desarrollo.

No hay ninguna duda de que sus preocupaciones se reducirían al mínimo, si
los venezolanos fuésemos gobernados por líderes al más puro estilo de Carlos
Andrés, Luis Herrera, Lusinchi y Caldera. Con ellos si tuvieron excelentes
relaciones y llegaron incluso a calificarlos como los líderes fundamentales
de la democracia más antigua de Latinoamérica… que tiempos tan felices
aquellos.

Pero lamentablemente para ellos, esos tiempos no volverán. Van a tener que
seguir preocupados por muchos años, pues la conciencia de pueblo despierta
en esta América nuestra v los pueblos están cada día más consientes de que
de los gringos no podemos esperar propuestas justas.

Nuestras mujeres, nuestros hombres, nuestros jóvenes siguen con atención y
esperanza a hombres como Chávez, Lula Kitchner,, Tabaré y Evo sin prestarle
atención a los temores de Bush, de que se conviertan en un peligro para la
región. Cada día es más evidente que sí son un peligro; pero un peligro para
los planes gringos de mantenernos sumidos en el atraso y la miseria. Que son enemigos de los gringos… ¡qué bueno! No en balde Bolívar fue
considerado por ellos un enemigo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2731 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas