"...ni fue mi mujer, ni mi amante, ni me asaltaron... simplemente perdí una apuesta..."

Esta madrugada, cercano al Módulo de Insalud, se armo un alboroto pocas veces visto... ingresaron al mismo un "ciudadano", con signos vitales aun (bueno es decir que ahora se recupera satisfactoriamente), pero al ser revisado, y en medio de el estupor de quienes estaban esperando turno, una de las enfermeras horrorizadas, salio corriendo gritando: ¡le cortaron los testículos, le cortaron los testículos!.

Ante tal grito y desesperación de la enfermera de turno, casi el entorno del Módulo, salio a la carrera, a pesar de la hora, para ver que era lo que motivaba tanto alboroto.

Alguien, que nunca falta, siguiendo el reguero de sangre, encontró al pie de un mango de los alrededores, los que habían sido los "cojones" del personaje en cuestión... recordando episodios parecidos, cargando las partes intimas del "ciudadano", quien llevaba tan preciados elementos... gritaba a voz en cuello: ¡debe haber sido la mujer, que obstinada tomo venganza!

Al llegar a la "emergencia", los médicos consideraban la posibilidad de "pegarle" los cojones al "ciudadano"... éste que ya se había medio repuesto, balbuceando, expresó: ni fue mi mujer, ni mi amante, ni me asaltaron... simplemente perdí una apuesta... me deje llenar la cabeza con la  propaganda de "Globomojón".  

Quienes estaban alrededor del "paciente", casi al unísono exclamaron: ¿una apuesta?... el hombre respondió: ¡si! una apuesta... alguien se animó y volvió a la carga con la pregunta de rigor: ¿cual fue la apuesta?... el hombre sin lagrimas y a lo macho, pero con la arrechera que caracteriza a los "escuálidos"... dilucidó la interrogante: 
¡Aposté los testículos a que Chávez no volvía!... 

Quienes estaban condolidos pensando en otras circunstancias del hecho, se retiraron...meditando  para sus adentros;  los escuálidos no tienen remedio...  ya salidos del impacto de la "tragedia",  aprovechando el amanecer y que estaban todos juntos... recorrieron los alrededores del Modulo de Insalud, con la consiga: 

¡Volvió, Volvió, Volvió!...  ¡ Volvo, Volvió! 

Este hecho me lo contaron, no puedo dar fe de que es algo cierto... lo que sí es cierto, es que el Presidente Comandante Chávez... ¡VOLVIO!  y que ésta madrugada muchos "ciudadanos" seguramente habrán pensado en cortarse los cojones... 

El Comandante Chávez, bajo la mano de la Providencia y el amor de su Pueblo... ¡ Volvió!... realmente como p'a cortarse los cojones.

¡Patria Socialista... Venceremos!

gervasioarti@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3601 veces.



Gervasio Artigas


Visite el perfil de Gervasio Artigas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: