Los pobres de esta tierra resteados con Chávez

La enfermedad de Chávez nos debe llamar a la reflexión profunda como pueblo, no a la reflexión medida de los “sesudos analistas”, de lado y lado que colocan escenarios realmente tétricos, motivados más por construir sus espacios, favorables a la oligarquía que siempre jugará para evitar la profundización de la revolución y conspirará contra el pueblo.

Asimismo hay que tener ubicados tanto a los enemigos externos, es decir, la derecha visible, como de los sectores reformistas enquistados en el poder, enemigos también, en estos momentos es donde se quitan el disfraz e inician la aceleración hacia la reversión del proceso y también es el momento de conocer a los traidores, allí está la batalla de todos los días. La derecha aprovecha para enfilar sus baterías, generar divisiones y despertar la ambición, lanzan mensajes en ese sentido, quieren probar la unidad de los revolucionarios y también la unidad del pueblo. El pueblo no puede caer en esta trampa y está obligado a prepararse para profundizar el proceso y marchar hacia el socialismo. Solo basta revisar las páginas de los medios de la burguesía para comprender que la escalada derechista va in crescendo, creen que pueden dar el zarpazo, al menos tantean y evalúan fortalezas y debilidades. La principal fortaleza de Chávez es su pueblo, los pobres de esta tierra con sectores bastos de la clase media revolucionaria, profesionales e intelectuales, campesinos, luchadores sociales y todos los revolucionarios que de verdad creen en una nueva sociedad y lucha por ella, asimismo como la fuerza armada que es el pueblo en armas. El partido, a pesar del proceso que vive de transformarse de una maquinaria electoral en un partido de vanguardia, cosa que aún no ha logrado, pero que sin embargo, a estas alturas es mucho el avance, sobretodo en comparación con otros momentos en donde no habíamos llegado al momento histórico en que comenzáramos a hacer este tipo de análisis y lo electoral burgués nos consumía totalmente. Los movimientos sociales que construyen algo inédito y que a pesar de las fallas se hace el camino, sin orientación adecuada en muchos casos, pero con la firme convicción de la necesidad de crear la nueva estructura de poder. Es decir, las fortalezas están en el pueblo, pero para que esas fortalezas se hagan poder es necesario mucha organización y mucha consciencia.

Llegamos al punto en que necesitamos convertir a la patria en un amplio territorio donde la articulación entre las redes sociales sea algo palpable, el debate algo cotidiano y la construcción del nuevo estado algo permanente; asimismo que esta articulación vaya rompiendo con el viejo estado y la vieja cultura que fragmenta al pueblo para establecer una nueva cultura de un pueblo ejerciendo el poder orgánico. Esa debe ser la principal batalla, aun quizás haga falta madurez en algunos sectores, sin embargo, la gran masa, la inmensa mayoría está resteada con lo que propone el comandante: hacer la revolución y construir el socialismo.

Sin duda que estos momentos difíciles por los que atraviesa Chávez y con ello el proceso mismo, son propicios para los que aun estando de la boca para afuera dentro del proceso se manifiesten y comiencen a proponer cosas, con discurso baboso algunos, otros más abiertos, hablan de escenarios como si la cosa fuera tomarse un vaso de agua; es natural que se acerquen a la barda quienes no están convencidos, es parte de la batalla, de la lucha de clases, son las definiciones de quienes se han acercado al proceso solo midiendo el beneficio de personas o grupos, no obstante, en el amplio horizonte está un pueblo que madura también, aprende de sus errores, que rectifica y asume que no hay otra salida salvo la de avanzar hacia el socialismo con mayor fuerza cada día y que esto solo es posible si lo asumimos todos y en todos los espacios.

La oligarquía se desgarra las vestiduras y comienzan a proponer que si la transición, qué si se debe encargar el vicepresidente, entre otras propuestas que solo están dirigidas en función de probar las debilidades ideológicas del equipo de la revolución, por ello hoy más que nunca se requiere de una unidad monolítica del equipo dirigente en torno a la necesidad de consolidar el socialismo.

Estamos seguros que Chávez se recuperará y que este difícil trance permitirá reflexionar lo suficiente y fortalecer la tesis socialista, confiamos en ello y por eso el pueblo humilde hace muestras de su fe en esa recuperación. No obstante, los ajustes deben ir en todos los escenarios, no se puede dilatar más, se requiere para tal fin una enorme fortaleza colectiva en torno al comandante; debemos copiar de Chávez esa inmensa fuerza para enfrentar esta situación; consciente de lo que representa para los pueblos del mundo, no solo para el venezolano, el comandante asume esta batalla, sin duda es una batalla gigante y de ello tiene consciencia el mismo y nuestro pueblo también debe tenerla.

Así como Chávez lucha por su salud, todo el pueblo debe entender que en la medida que seamos capaces de organizarnos y marchar con claridad hacia los objetivos de poder la revolución avanzará, si permitimos que la derecha y los reformistas avances la revolución retrocederá y correrá el riesgo de desviarse, es decir, si el pueblo toma consciencia y tiene claridad táctica y estratégica para avanzar hacia la constitución de la nueva hegemonía tendremos el salto cualitativo que todos deseamos. El presidente en su mensaje al país nos dice cosas con meridiana claridad como: Creo que más allá de los intentos manipuladores de algunos sectores bien conocidos, esos sentimientos eran y son inevitables, y forman parte de la propia naturaleza humana, rodeada esta, además, por las circunstancias que la enmarcan y muchas veces la sacuden, como en este caso ocurre” esto nos da una idea de lo que aparece en la prensa burguesa y seguramente seguirá apareciendo, manipulaciones y más manipulaciones, afortunadamente “deseos no preñan” dicen por allí, pero también nos muestra a un revolucionario que asume con modestia la inmensa responsabilidad que tiene sobre sus hombros, es el Cristo en la cruz ¡Es nuestro Cristo que reencarna en la patria de Bolívar, le vamos a dejar solo en sus ideas! ¡Jamás, el pueblo jamás dejará solo a Chávez! Eso le preocupa más a la oligarquía que cualquier otra cosa, eso los pone nerviosos y por ello debemos demostrárselo a cada instante…digámoslo en todos los espacios ¡Viva Chávez!

Como siempre la Cuba revolucionaria, el faro de América, la patria de Fidel, de Martí, de Maceo, de Camilo, de El Che; la patria de todos los revolucionarios cobija en su seno al comandante Chávez, basta leer el mensaje enviado al pueblo de Venezuela y los pueblos del mundo una y otra vez, para entender la colosal calidad humana de un hombre que a sabiendas de su inmensa responsabilidad le habla con tal franqueza a su pueblo que a pesar de la angustia de éste durante días, a pesar de la millonaria campaña mediática de la oligarquía, el pueblo de a pie siente en sus vísceras que tendremos comandante por mucho tiempo. Tenemos su férrea voluntad, tenemos su fuerza, su convencimiento y compromiso por el camino escogido que como decía Argimiro Gabaldón “es el más duro y tortuoso, pero es el camino”; sin duda el comandante nos habla desde el fondo de su corazón y con su sinceridad de revolucionario; nos habla del abismo y es que esta lucha se trata de eso, de salir todos junto a Chávez del abismo: el abismo en que durante siglos las distintas oligarquías en las distintas épocas sumergió al pueblo; salir del abismo significa construir el socialismo, no hay otro camino y eso debemos entenderlo todos.

Pero también tengamos claridad que la oligarquía no nos va a entregar espacios, estamos obligados a conquistarlos; y cuando hablo de espacios no me refiero a solo los electorales, son espacios socialistas, hacia allá tenemos que marchar.

El mensaje de Chávez a los pueblos del mundo anunciando su estado de salud es algo que trasciende del alma, abandona el cuerpo que por lógica algún día sucumbirá y se convierte en la idea que se riega y que estamos obligados a sembrar, cuidar y garantizar que se reproduzca. Es el socialismo que trasciende lo meramente físico, eso no lo entiende la burguesía, tampoco lo entienden los reformistas que ven esto solo como un escenario electoral ¡Qué equivocados están! Una revolución no solo es lo material, es lo espiritual, es lo sublime, es elevarse por sobre todas las miserias humanas, elevarse por sobre todos los temores y hacer la revolución. Demostrémosle como pueblo al comandante que no le traicionaremos en su sueño de construir la patria de Bolívar, la patria socialista, la patria de Cristo, basada en el amor, en la solidaridad, en la hermandad; que derrote la mezquindad capitalista. Habrá miserables que están solamente pensando en los escenarios electorales, habrá timoratos que estarán evaluando el mejor momento de usar su garrocha que siempre llevan bajo el brazo. Esos cobardes tendrán que irse de este proceso revolucionario, el pueblo tiene que patear a los que están adentro y patear también y derrotar a la burguesía evidente, abierta, que nos enfrenta con sus medios, nos enceguecen con sus novelas y banalidades sembrando los antivalores capitalistas para arrastrar al pueblo mismo a la corrupción, llenarlo de complejos y temores a los cambios necesarios…esa misma burguesía que mata a nuestros jóvenes vendiendo la ilusión del consumismo capitalista hasta llevarlos a la droga y convertirlos en piltrafas humanas, con esa burguesía no podemos tener compasión. Contra ellos es la batalla y eso requiere de organización, de formación política revolucionaria constante y permanente…somos un pueblo en revolución, los oligarcas desgraciados andan contentos, demostrémosles que Chávez somos todos y que construiremos el socialismo en Venezuela.

Patria Socialista o Muerte….Con Chávez Resteados Venceremos

latojeda@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1729 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor