Mi amigo Clodosbaldo Russian

El 5 de agosto de 2005 quiso el destino, mi Dios, mis ancestros, en especial la Negra Matea Bolívar, que me tocara a mí la gloria de inaugurar el Monumento a Monte Sacro en Roma, Italia. Allí mismo, donde 200 años atrás el joven Simón José Antonio jurará dar libertad a la America. El porque me toco a mí tal honor, se los contaré en otra oportunidad.

Al llegar al inolvidable lugar, entre la multitud de romanos y venezolanos que esperaban el inicio del acto me encontré a Clodosbaldo Russian, de inconfundible estampa sucrense, sonriente y de fino humor. Era la primera vez que conversaba con el Contralor General de la República. Por supuesto, el tema principal fue la vida del joven Bolívar, para luego caerle a la historia del imperio romano. Estaban allí todos los embajadores de Venezuela en Europa, el Alcalde del Municipio, personalidades del mundo político, la gente de nuestra embajada cuyo jefe era entonces Rodrigo Chaves.

Russian pronunció un discurso sencillo, luego ambos develamos el busto del Libertador. El hombre era un enamorado de la historia Patria. Esa pasión lo llevo a publicar junto a VEA, tres tomos del libro “Tal Día como hoy”, como parte de la Colección Historia

Ya para entonces el Contralor había hecho pública varias de las inhabilitaciones políticas que afectaban tanto a políticos en el gobierno central y local, sin discriminar colores. Clodosbaldo comenzó a darle a la ante neutral Contraloría General de la República un perfil útil acorde con la Constitución Bolivariana de 1999 que creaba el Poder Moral.

En unas dos oportunidades compartí con él y su personal de confianza un desayuno tempranito en el edificio sede de la Contraloría, en la Avenida Andrés Bello. Clodosbaldo era primero en llegar a su despacho y el último en salir. En esas ocasiones me infamó sobre los procesos de automatización del ente, que entre otras cosas permite que en el mes de julio pueda hacerse vía Internet la declaración jurada.

El oposicionismo le temía a su honradez y rectitud. La de un hombre indomable ante cualquier circunstancia, incluyendo la cárcel la tortura. Su sencillez era tan grande como su moral. En varias ocasiones me lo conseguí solito con “Dios y la Virgen del Valle” en transito por aeropuertos de Europa cuando se dirigía a algún evento inherente a su alta función pública.

En nuestra última conversación abordamos el tema del Centro de Saberes Africanos, para lo cual ofreció su respaldo. Siempre nos felicitaba por la alta calidad de nuestras embajadas en África.

La última vez que lo vi, fue similar al momento en Monte Sacro, frente a Bolívar. Esta vez en Caracas, el 19 de abril de 2011. Sencillo y jovial. Tres días después sufrió el ACV, repentino.

reinaldobolivar@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3140 veces.



Reinaldo Bolívar

Investigador, fundador del Centro de Saberes Africanos, vicecanciller para África

 reibol@gmail.com      @BolivarReinaldo

Visite el perfil de Reinaldo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: