De cara a la integración suramericana

Las erroneas políticas monetarias venezolanas

Los Presidentes de Venezuela, Brasil y Argentina han reafirmado un pacto trilateral en Montevideo con ocasión de la asunción a la presidencia de Uruguay de Tabare Vazquez. Uno de los temas trilaterales en estudio es la creación del Banco Central del Sur que constituiría la pieza de transición a ese Banco Central Latinoamericano cuando se estructuren los acuerdos para la emisión de una futura moneda común. La constitución de un Banco Central Latinoamericano –BCL- y un Parlamento Latinoamericano consolidará la emisión de una moneda común y reglas de juego económicas aceptadas por todos los miembros. Ese Banco Central Latinoamericano tendrá afiliados a todos los Bancos Centrales de las naciones asociadas, constituyendo así un fondo de reservas internacionales (Fondo Monetario Latinoamericano) que serían la suma de las reservas de cada país y las cuales serían el respaldo de esa moneda común (duro latinoamericano o como quiera llamarse). Pero para llegar a ese estadio regional, Venezuela debe cambiar su errónea política monetarista, que ha llevado a devaluar el bolívar el 64179% desde 1961 hasta el presente, estableciendo un record mundial no superado por ninguna moneda en el mundo. El bolívar es la única moneda suramericana subvaluada 24% aproximadamente, mientras las demás monedas del área están sobrevaluadas, siendo el caso del peso mexicano la sobrevaluación mayor 450% aproximadamente. Venezuela no merece que su moneda sea tratada así, especialmente por ser la primera potencia energética petrolera del mundo, amén de contar con grandes reservas de oro y diamantes en el Banco de la Selva de Guayana en el Estado Bolívar. En este escenario la moneda venezolana luce en desventaja frente a sus pares de otros países del área, ante las arremetidas devaluacionistas que ha sufrido el bolívar en los últimos años. En efecto mientras todas las demás monedas latinoamericanas se han revaluado entre el por la caída del dólar estadounidense frente al euro, nuestro bolívar sigue devaluándose a pesar de tener Venezuela las mejores condiciones macroeconómicas de los países del área suramericana. Entre el 31-12-2002 al 21-12-2004 Chile revaluó el peso chileno en 27,43%; Colombia revaluó el peso colombiano en 21,49%; Brasil revaluó el real brasilero en 33,15%; Argentina revaluó el peso argentino en 15,19% y Canadá revaluó el dólar canadiense en 31,11%, mientras Venezuela paradójicamente devaluó el bolívar en 26% más el 12% de hace pocos días. La cultura devaluacionista venezolana de los últimos 22 años ha generado una fuente de grandes ganancias especulativas para el sector empresarial comercial, y ha sido secundada por los bancos y empresas trasnacionales que han extraído (legalmente) grandes capitales a los bancos estadounidenses y europeos. La fuga de capitales venezolanos obligaba al Ejecutivo Nacional a devaluar el bolívar para cubrir los presupuestos deficitarios de los gobiernos de la cuarta república. Tanto los sectores privados como el sector público se beneficiaron con las utilidades cambiarias al retornar esos capitales al país, pero generaron altas inflaciones que distorsionaron la economía interna que se convirtió en economía de puerto. Así las tasas bancarias llegaron a subir hasta cantidades cercanas al 100% de interés anual, ocasionando una contracción del aparato productivo con las consecuencias de cierre de empresas y desempleo. Dado que se instrumentó el control de cambio en Feb2003 para evitar la fuga de capitales durante el paro empresarial y saboteo petrolero de Dic02Feb03, todavía quedó esa tradición devaluacionista que alimentó al empresariado industrial importador y comercializador. Entonces en la actual quinta república esta práctica ha sido manejada e implantada a través de Leyes de Presupuesto que maliciosamente prepara el Ministerio de Finanzas, aprueba la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional y luego del ejecútese por el Presidente de la República, instrumenta la devaluación ya contenida en dichos presupuestos mediante acuerdos cambiarios entre el Banco Central de Venezuela y el MinFinanzas. Recientemente los sectores privados presionaron al sector público a apurar la devaluación en Feb05, dado el “retraso” del anuncio hecho por el ministro Nóbrega en Dic04 de devaluar el 12% el día de Año Nuevo de 2005. A pesar de haber sido destituido Nóbrega por ese irresponsable anuncio anticipado, y haber sentenciado Maza Zabala Director del BCV que por ahora la devaluación no se requería hacer dadas las excelentes condiciones macroeconómicas del país, el MinFinanzas Merentes madrugó a Venezuela con la devaluación que había sido diferida por lo menos hasta finales de año. Esas presiones sobre el Ejecutivo se acentuaron en Febrero pasado por los medios televisivos e impresos del sector privado, debido a que el empresariado y los bancos requerían pagar ISLR antes del 31 de Marzo del corriente año. Así la devaluación concedió a esos grandes grupos un “descuento” del 12% a sus tributos. Las concesionarias de automóviles retuvieron sus vehículos esperando la devaluación y por eso presionaron al gobierno para hacerla. Y el sector gubernamental aprobó esa devaluación innecesaria para disponer de mas dinero con la excusa de los grandes gastos extras por los daños ocasionados por la vaguada de Feb05 en todo el país. Quién sabe a cambio de qué se realizó esta devaluación prematura. Mientras tanto el pueblo venezolano se tiene que chupar los perniciosos efectos del anuncio irresponsable de Lóbrega que disparó los precios en Dic04 y ahora dispara especulativamente los precios ya ajustados en Dic04 con la excusa de la devaluación de Mar05. Los sueldos y salarios no alcanzarán, porque el ajuste del salario mínimo apenas le llega al 20% de la población en el mejor de los casos. La Asociación Civil Bolivariana Defensores del bolívar a la que pertenezco, ha emprendido una campaña por los medios de comunicación radioeléctricos e impresos para rescatar el valor adquisitivo del bolívar desde Oct03. Para ello ha denunciado oportunamente los proyectos de presupuestos de la nación de los años 2004 y 2005, en los cuales los ingresos especialmente los petroleros han sido maliciosamente subestimados para justificar endeudamientos innecesarios y devaluaciones de la moneda venezolana. Es así que se denunciaron públicamente estas prácticas maliciosas para justificar las devaluaciones, mediante con cartas abiertas al Presidente Chávez, Derechos de Palabra en la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, cartas a la Defensoría del Pueblo y peticiones directas al Presidente del BCV con los resultados infructuosos de todos conocidos. En esta lucha hemos estados solos, ni el sector gubernamental no ha oído, como tampoco el sector privado especialmente la oposición política al gobierno de Chávez. Llegamos a pensar que eramos unos Quijotes. El sector gubernamental nos ha tildado de contrarrevolucionarios, y el sector opositor nos ha ignorado. Solo ahora, después de la última devaluación de 1920 a 2150 Bs/$ instrumentada hace unos días, sorpresivamente aparecen sectores de la oposición a Chávez lamentando esa devaluación, abrogándose una lucha antidevaluacionista en la cual nunca participaron, y simultáneamente los sectores gubernamentales justifican la devaluación “porque estaba contemplada en la Ley de Presupuesto 2005” que nosotros refutamos en la AN. Es mas, el MinFinanzas Merentes dice que la devaluación “fortalecerá el bolívar” y esta devaluación obedece a un plan hasta el 2007. ¿Qué plan será ese que nos traerá más hambre por el deterioro de la moneda a todos los venezolanos? Nosotros emplazamos al Ejecutivo Nacional con un remitido en la prensa escrita de hace dos días que demuestren en cadena de radio y TV como se fortalecerá el bolívar con ese plan para el 2007. Conmemorando los 180 años de la Batalla de Ayacucho (9 de Diciembre de 1824) los mandatarios de América del Sur, fueron los artífices del nacimiento de una integración más profunda entre las naciones del Sur. Así nació la Comunidad Suramericana de Naciones, integrada por Venezuela, Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia, con mercado de 365 millones de consumidores, y con un PIB de 1.387,36 millardos de dólares. Los países suramericanos les quieren seguir los pasos a los de la Unión Europea, que tras un proceso de consolidación han logrado mejorar sus estándares económicos y sociales. La recién creada Comunidad Suramericana de Naciones es una parte del grupo de naciones latinoamericanas y del Caribe. El total de naciones latinoamericanas y del Caribe están integradas por 549 millones de personas y su PIB anual es de 1,98 millones de millones de dólares. Si lo comparamos con el PIB de EEUU y Canadá el cual es de 11,06 millones de millones de dólares anuales, observamos que el PIB de EEUU y Canadá es 5,6 veces el PIB del resto de América. Evidentemente este fuerte contraste de PIB nos obliga a los latinoamericanos a unirnos para poder negociar en bloque con los EEUU, que es la economía más fuerte del planeta. La Comunidad Suramericana de Naciones es un avance a la Comunidad Latinoamericana y del Caribe. Ojala que nuestras autoridades económicas y monetarias en Venezuela abran los ojos y no se dejen manipular por esos sectores minoritarios que presionan a la devaluación para su propio beneficio. Mientras mas fortaleza tenga nuestro bolívar, en mejores condiciones estaremos frente ala integración. Deberemos revaluar por lo menos un 4% mensual durante 18 meses para llegar así a 1548 Bs por dólar. Así tendremos una moneda fortalecida para el 2007 y no como ha dicho el ministro Merentes por los medios de comunicación. Esa fortaleza la sentirá la mayoría del pueblo venezolano cuando aumente el poder adquisitivo. (*): Ingeniero Civil, M.Sc. CIV No. 8511 – email: jairolarottas@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6206 veces.



Jairo Larotta

Ingeniero Civil UCV 1970, Magister Scientiarum Ingeniería Sismo Resistente IMME-UCV 1976, postgrado en UNAM Mexico, UC Berkeley (1974-77). Amplia experiencia en dirección, gerencia en empresas de ingeniería en el área petrolera e industrial. Consultor y asesor de 11 empresas privadas y asesor de Ministerio de la Vivienda y Ministerio del Ambiente (1988-2014), patólogo de estructuras (2005-actual). Construcción de edificios residenciales, centros comerciales, estaciones de metro, naves industriales (1979-86). Secretario Ejecutivo de FUNVISIS (1975-79). Once publicaciones científicas en congresos nacionales y mundiales sobre ingeniería sísmica (1972-77). Más de 120 artículos en Venezuela y exterior sobre monetarismo y macroeconomía (2003-actual). Orador en conferencias, foros, entrevistas por radio y TV sobre macroeconomía geoestratégica, creador del bolivar oro divisa y criptodivisa oficial asociada para venta de hidrocarburos, productos no petroleros, compra de bienes y servicios foráneos (2005-actual). Libros publicados: coautor de "Cien años de compañía", Editorial Don Bosco, Caracas 2006; autor de "El síndrome de la piñata en la idiosincrasia del venezolano", Editorial Dictus Publishing, Saarbüken, Deutschland (2014) ISBN- 978-3-8473-8853-1

 jairolarottas@gmail.com

Visite el perfil de Jairo Larotta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas